CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Antes de la pandemia del coronavirus COVID-19, Héctor tenía un trabajo estable como cocinero en un restaurante italiano en la ciudad de Oakland. De repente, a mediados de marzo, una docena de trabajadores fueron despedidos, incluido él.

"Había poca clientela y el restaurante no le estaba yendo bien", dijo Héctor, quien no quiso proporcionar su apellido debido a su estatus migratorio.

Héctor, un hombre casado de 45 años, padre de tres hijos y abuelo de uno, se quedó sin poder mantener a su familia. Como es indocumentado no califica para el seguro de desempleo.

Sin embargo, muchos trabajadores indocumentados desconocen que pueden solicitar otros beneficios estatales que están disponibles para los empleados sin trabajo.

Héctor descubrió recientemente que puede calificar para los pagos del seguro por discapacidad cuando visitó una clínica de salud local para hacerse cargo de una uña enterrada que tenía en su pie y otros problemas de salud.

Desde un accidente automovilístico hace dos años, "sufro muchos dolores de cabeza, mi brazo y mi mano también me duelen mucho", dijo Héctor, un nativo de México.

La clínica le dijo que debido a sus múltiples problemas de salud, podría calificar, por lo que está en el proceso de la solicitud.

“Espero que me aprueben porque en cada cheque de pago se nos deduce una cantidad de dinero [por discapacidad] y cuando el gobierno hace eso, no nos preguntan si tenemos papeles o no”, dijo Héctor. "La pequeña cantidad de ahorro que teníamos está desapareciendo".

Muchos defensores y proveedores de servicios dicen que el coronavirus y las órdenes de quedarse en casa han tenido un impacto desproporcionadamente alto en los trabajadores indocumentados y de bajos salarios.

Los trabajadores indocumentados que perdieron su trabajo durante la pandemia porque están enfermos, en cuarentena o se les ordenó quedarse en casa debido a condiciones crónicas no califican para el desempleo. Pero pueden calificar para el seguro estatal por discapacidad, licencia familiar pagada y/o compensación laboral.

Sin embargo, existen muchos obstáculos: la única forma de completar la solicitud sin un número de Seguro Social es presentar una solicitud en papel. Además, necesitan la autorización de un médico y muchos trabajadores indocumentados no tienen seguro médico ni pueden pagar a un doctor.

Alexis M. Álvarez, abogada sénior de la organización sin fines de lucro Asistance Legal Aid at Work con sede en San Francisco, está asesorando a Héctor en su proceso de solicitud de pagos por discapacidad.

"Ambos beneficios, licencia familiar pagada y seguro de discapacidad estatal, no importa su ciudadanía y estado migratorio porque no requieren que usted pueda y esté disponible para trabajar de la misma manera que lo hace el seguro de desempleo", dijo Álvarez.

Los trabajadores indocumentados pueden calificar para el permiso familiar cuando necesitan salir del trabajo para cuidar a un miembro de la familia con una enfermedad o discapacidad. En ambos casos, la persona tiene que proporcionar una nota del médico.

California alberga a más de 2 millones de inmigrantes indocumentados, lo que representa casi 1 de cada 10 trabajadores en el estado. Alrededor de dos tercios han residido en el estado por más de 10 años, según el Instituto de Políticas Públicas de California.

Muchos son contribuyentes. En 2014, los inmigrantes indocumentados en California pagaron alrededor de $3.2 mil millones en impuestos estatales y locales. Además, al igual que a todos los trabajadores, a los empleados indocumentados se les deduce una cantidad de cada cheque para pagar el seguro por discapacidad.

Álvarez dijo que ya sea seguro de discapacidad estatal o licencia familiar, el trabajador no necesita un número de Seguro Social o un Número de Identificación de Contribuyente Individual (ITIN). Pero deben proporcionar prueba de ingresos como una forma W-2.

Los trabajadores deben presentar una solicitud en papel y dejar el espacio en blanco donde pide el número de Seguro Social. Álvarez dijo que la respuesta de aprobación lleva de dos a tres semanas.

La solicitud se puede obtener del Departamento de Desarrollo de Empleo (EDD) a través de su sitio web. "Otros lugares donde sé que la gente puede obtener copias, si las hay, es a través de organizaciones comunitarias, consultorios médicos u otras organizaciones sin fines de lucro como la nuestra que mantienen copias en papel en sus oficinas", dijo Álvarez.

Sin embargo, con el distanciamiento social, muchos de estos lugares están cerrados al público, dejando a los empleados afectados con pocas opciones.

Además, los problemas del idioma o la falta de experiencia en el uso de una computadora son otras barreras que impiden la aplicación de los trabajadores indocumentados.

Compensación al trabajador también disponible

El Comisionado de Seguros de California, Ricardo Lara, anunció recientemente que todos los trabajadores enfermos por COVID-19 son elegibles para beneficios de compensación para trabajadores, independientemente de su estado migratorio. Esto incluye a los empleados que trabajan en ocupaciones de primera línea, como atención médica, servicios de emergencia, producción de alimentos, ventas y entregas, entre otros.

"Esta pandemia sin precedentes ha suscitado preguntas y preocupaciones entre los trabajadores esenciales de la comunidad inmigrante que se presentan a trabajar todos los días y nos traen bienes y servicios vitales", dijo Lara en un comunicado. "Los californianos trabajadores que están expuestos al COVID-19 tienen derecho a beneficios de compensación para trabajadores si caen enfermos, independientemente de su estado migratorio".

Pero la realidad es que la mayoría de los trabajadores afectados por la crisis no son elegibles porque los fondos son para personas enfermas, dijo Kim Oulliete, abogada de Legal Aid at Work.

"Y la gran mayoría de las personas en este momento acaba de ser despedida", dijo. "Y donde el estado ha estado dirigiendo a la mayoría de las personas para recibir asistencia es el seguro de desempleo, pero los indocumentados no pueden solicitarlo".

Abogar por los más vulnerables

Legal Aid at Work se unió a una coalición de más de 100 organizaciones para instar al gobernador Gavin Newsom mediante una carta a crear un "Fondo de ayuda en casos de desastre" para los inmigrantes indocumentados hasta que se levante la proclamación de emergencia del estado y la gente regrese a trabajar.

"Los inmigrantes indocumentados ya viven precariamente: más de la mitad vive al 150% o menos del nivel de pobreza", dice la carta. "En consecuencia, es imperativo que el estado satisfaga las necesidades básicas de estos trabajadores para que puedan cumplir con la orden de permanecer en casa sin temor a que no puedan alimentar y alojar a sus familias".

Los miembros del Caucus Legislativo Latino del estado han pedido a Newsom que extienda el Crédito Tributario por Ingreso del Trabajo de California a los trabajadores indocumentados que presenten impuestos con un número ITIN y brinden beneficios de Medi-Cal a todos los adultos indocumentados de bajos ingresos.

Newsom recientemente señaló que la legislatura está trabajando en un paquete de ayuda para inmigrantes indocumentados, pero no proporcionó detalles sobre el plan.

"California se preocupa profundamente por los residentes indocumentados en este estado", dijo Newsom.

María Hernández, una limpiadora de casas de 44 años, no ha tenido trabajo desde que el Área de la Bahía implementó la primera orden de permanecer en casa a mediados de marzo.

"No puedo solicitar muchos recursos y esto me da mucha ansiedad", dijo Hernández. “Somos solo una familia y hay toneladas de familias que están sufriendo en ese momento por ser indocumentados, y hay mucho miedo de pedir ayuda por miedo a ser deportados, a perder la vivienda. Mi comunidad es muy vulnerable".

A medida que aumenta la presión sobre los funcionarios estatales y federales para apoyar a la fuerza laboral indocumentada que paga impuestos, están surgiendo nuevos recursos locales para ayudar a las personas.

En el Área de la Bahía, han surgido programas de asistencia financiera para trabajadores indocumentados afectados por la pérdida de empleos relacionados con COVID-19 en San Francisco, el condado de Sonoma y Oakland. En los condados de Santa Clara, San Mateo, Contra Costa, Marín, San Francisco y Alameda, se lanzó un fondo de ayuda para jóvenes migrantes locales afectados por la orden de refugio en el lugar del estado, pero ya no acepta solicitudes.

"Tan pronto como el Área de la Bahía emitió sus órdenes de permanecer en el hogar, comenzamos a recibir llamadas de personas que estaban perdiendo su trabajo o preguntándonos si tenían que ir a trabajar porque de repente todo se sentía muy inseguro", dijo Derek Schoonmaker, abogado del Centro Legal de la Raza con sede en Oakland, que recientemente lanzó un fondo de ayuda para trabajadores indocumentados de Oakland que han perdido empleos o ingresos.

“Los clientes con los que trabajamos a menudo viven de cheque en cheque. Dependen del sueldo de su semana para cubrir necesidades básicas como el alquiler y la comida, por lo que recibir un golpe en sus ingresos puede significar una verdadera lucha para satisfacer sus necesidades".

En las últimas semanas, el fondo ha recaudado aproximadamente $330,000, principalmente de una subvención de la Ciudad de Oakland, fundaciones y donantes individuales, y ha recibido más de 1,500 solicitudes de trabajadores indocumentados, dijo Schoonmaker. El fondo distribuirá subvenciones de $500 a cada solicitante, pero hasta ahora no puede ayudar a todos los que presentaron una solicitud debido al volumen de solicitudes.

Sin embargo, algunos de los grupos que administran subvenciones dicen que sus esfuerzos tendrán un impacto limitado sin cambios de política más amplios.

En todo Estados Unidos, los grupos de derechos de los inmigrantes, las organizaciones laborales y algunos legisladores están pidiendo a los funcionarios nacionales que brinden ayuda a los trabajadores indocumentados que no son elegibles para recibir alimentos y otros beneficios de redes de seguridad y que quedan fuera de los controles de estímulo de coronavirus del gobierno federal, con un enfoque particular en esos trabajadores que presentan impuestos con sus ITIN.

"Los cheques de ayuda ignoran la contribución de las familias inmigrantes y la contribución esencial que están haciendo ahora, y se pierden el hecho de que son familias que han estado pagando en el sistema y contribuyendo de manera formal a nuestra economía", dijo Erin Quinn, abogado sénior en el Centro de Recursos Legales para Inmigrantes del Área de la Bahía.

El congresista Lou Correa (D-CA) presentó la Ley “Leave No Taxpayer Behind Act” (No dejar a los contribuyentes atrás), que garantizaría que los inmigrantes que presentaron impuestos con números ITIN sean elegibles para el cheque de alivio de coronavirus de $1,200 del gobierno.

Este artículo es parte de The California Divide, una colaboración entre las salas de redacción que examina la desigualdad de ingresos y la supervivencia económica en California.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/deportes/2020/04/16/trabajadores-indocumentados-pueden-calificar-para-algunos-beneficios-durante-la-pandemia/2990843001/