Skip to main content
https://www.gannett-cdn.com/indepth-static-assets/uploads/master/6044754002/cb297627-b2c5-4a94-97b7-078b44f3c7a9-desktop-topper-5.jpg

“Creen que los trabajadores somos perros.” Cómo ejecutivos de una planta de carne ignoraron la seguridad por codicia.

Nuestra investigación encontró que oficiales permitieron que Triumph Foods permaneciera abierta a pesar de cientos de contagios y cuatro muertes.

Read in English

Traducido al español por Javier Arce

Esta historia es parte de una iniciativa de informes colaborativos entre USA TODAY y el Midwest Center for Investigative Reporting, y cuenta con el apoyo del Pulitzer Center on Crisis Reporting. 

Bernardo Serpa trabajaba cortando piernas de cerdo ocho horas al día, seis días a la semana.

Hizo el mismo corte aproximadamente 12,000 veces por turno, empuñando un cuchillo afilado como trabajador de la línea de producción en la segunda planta de procesamiento de carne de cerdo más grande del país. 

Fue entonces que se vino la pandemia del coronavirus. En una semana, decenas de sus colegas en la planta Triumph Foods en St. Joseph, Missouri, se enfermaron.  

Eso obligó a la compañía a realizarle pruebas COVID-19 a todos sus 2,800 empleados. A finales de Abril, aparecieron grandes carpas blancas en el exterior. 

Cuando le tocó el turno a Serpa, le introdujeron un hisopo por la nariz como parte de la prueba COVID-19. Luego regresó al interior de la planta donde estuvo trabajando codo con codo, hombro con hombro, con docenas de otros empleados potencialmente infectados para esperar los resultados. 

Su prueba resultó negativa, pero su alivio duró poco. Una semana después, el inmigrante cubano estaba entre los cientos de sus compañeros de trabajo que contrajeron el coronavirus en lo que se convertiría en uno de los brotes de contagios en plantas empacadoras de carne más grandes del país. 

Serpa pasaría casi cuatro meses en el hospital, gran parte en coma. 

El 16 de Octubre murió. 

USA TODAY y el Midwest Center for Investigative Reporting pasaron cinco meses reconstruyendo los momentos cruciales del brote de Triumph Foods, entrevistando a más de una docena de trabajadores y ex trabajadores, y examinando miles de páginas de registros gubernamentales. 

El informe encontró que Triumph Foods no respondió con medidas efectivas durante un período crucial desde mediados de Marzo hasta mediados de Abril que podría haber contenido la propagación del COVID-19.  

Y los funcionarios de salud locales, que recibieron quejas de los empleados y sus familiares, perdieron varias oportunidades para investigar. En cambio, le tomaron la palabra a la empresa de que estaba haciendo todo lo posible para proteger a sus trabajadores. 

A medida que los brotes se extendían por las plantas empacadoras de carne de todo el país, algunos expertos advirtieron que Triumph y otros en la industria de carnes elegirían la producción antes que la seguridad de los trabajadores. Desde entonces, los trabajadores y sus sindicatos han acusado a las empresas de hacer lo mínimo para proteger al personal, encontrando una y otra vez formas de mantener sus líneas en funcionamiento. 

Al comienzo de la pandemia, los empleados de Triumph Foods trabajaban hasta 10 horas al día, abarrotados uno al lado del otro. Incluso después de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. recomendaran que el público en general usara mascarillas, la compañía no las requirió durante semanas.  

Inicialmente no examinó a los empleados enfermos e implementó un programa de bonificación que recompensaba a los trabajadores por no faltar a trabajar, incluso cuando se quejaban y se  enfermaban. 

El 19 de Abril, el día antes del primer caso positivo de la planta, el presidente de la junta de Triumph, Glenn Stolt, compartió un video de la teoría de la conspiración del coronavirus en su página de Facebook que afirma que las torres celulares 5G eran las culpables de las enfermedades, que el virus es menos mortal que la gripe estacional. y que la recomendación de los CDC sobre el distanciamiento social de 6 pies era “desinformación". 

Semanas más tarde, casi 500 empleados de Triumph, aproximadamente una quinta parte de su fuerza laboral, dieron positivo. Cuatro trabajadores, incluido Serpa, han muerto desde entonces. 

Los ejecutivos de Triumph Foods sabían durante semanas que las plantas empacadoras de carne eran particularmente susceptibles al COVID-19. Para finales de abril, miles de trabajadores de plantas de carne en todo el país estaban enfermos. Al menos 30 habían muerto. 

Las fábricas en muchas industrias, incluidas al menos 33 plantas empacadoras de carne, habían cerrado temporalmente, enviando trabajadores a casa para protegerlos de infecciones. Triumph nunca lo hizo. 

En cambio, la compañía trabajó tras bastidores para presionar a los funcionarios estatales y federales para que rechazaran las recomendaciones de seguridad y mantuvieran abierta su planta. 

Mientras tanto, los funcionarios de salud estatales nunca usaron su autoridad para cerrar la planta. Los funcionarios económicos y agrícolas de Missouri abogaron por mantener abierta la planta Triumph. Con el aporte de Triumph, los representantes locales de EE. UU. presionaron a los CDC y a la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA por sus siglas en inglés) a mediados de Mayo para obtener una relajación de las pautas de COVID-19, como las que recomiendan que los trabajadores se mantengan separados por al menos 6 pies.  

Haz lo mejor que puedas, les dijeron los CDC. 

Después de que el alcance del brote de Triumph quedó claro en mayo, la compañía retuvo información sobre el número total de casos y alentó a las agencias estatales a hacer lo mismo, según los correos electrónicos de la compañía y entrevistas con los trabajadores. Los departamentos de salud estatales y locales dijeron que los informes semanales al sindicato se detuvieron. Los casos de la planta se extendieron a Kansas City y a ocho condados de Missouri y Kansas. 

El Departamento de Salud y Servicios para Personas Mayores de Missouri hizo todo lo posible para ayudar a Triumph, sus empleados y la comunidad, escribió Lisa Cox, portavoz de la agencia. Eso incluyó pruebas y rastreo de contactos diseñados para limitar la exposición adicional. Según los resultados, dijo, el director de salud estatal, Randall Williams, "determinó que el cierre no era necesario”. 

Una portavoz defendió que la participación del departamento de agricultura ayudaba a Triumph a garantizar el suministro de carne de cerdo. "Si teníamos alguna preocupación más allá de la protección de los trabajadores de alimentos", escribió la portavoz Sami Jo Freeman, "era por nuestras familias de Missouri que se dirigían a la tienda de comestibles”. 

Triumph se negó a que sus principales ejecutivos estuvieran disponibles para entrevistas y no respondió directamente a una larga lista de preguntas. En cambio, Triumph proporcionó declaraciones que señalaban los esfuerzos que realizó en respuesta al coronavirus, incluido el suministro de equipo de protección personal a los empleados, la instalación de barreras de plástico en espacios de trabajo reducidos y el pago de dos semanas para quienes tuvieran que aislarse. Esos esfuerzos cuestan casi $7 millones, dijo la compañía. 

“Debido a nuestra respuesta temprana, exhaustiva y proactiva al COVID-19”, dijo el CEO de Triumph, Mark Campbell, en el comunicado, “Triumph Foods se convirtió en uno de los líderes de la industria en los Estados Unidos por su respuesta a la pandemia y lo sigue siendo hoy. “ 

La compañía enfatizó que sus acciones deben entenderse en el contexto de operar durante una pandemia en evolución y que “fue más allá” de los mandatos gubernamentales. De hecho, el gobierno ordenó poco porque Triumph y otros ejecutivos empacadores de carne inmediatamente rechazaron una serie de recomendaciones que les habrían costado tiempo y dinero. 

Triumph promocionó su esfuerzo preventivo para poner a prueba a toda su fuerza laboral. Sin él, dijo la compañía, habría mantenido a los trabajadores enfermos en la planta y habría garantizado una mayor propagación. 

Pero Triumph mantuvo a los trabajadores enfermos en la planta durante días mientras esperaban los resultados de las pruebas. Las pruebas eran un paso inusual para la industria en ese momento, pero también lo era mantener la planta abierta después de registrar cientos de casos. 

Después de que les aplicaran las pruebas nasales en el estacionamiento a fines de Abril, Serpa y sus colegas volvieron a trabajar con personas que las pruebas confirmarían más tarde que habían estado infectadas y que probablemente habían propagado el virus durante días. 

"Me trajeron de vuelta al trabajo, ¿para qué?" Serpa dijo en una entrevista telefónica desde su cama de hospital en julio, tres meses antes de su muerte. "¿Para que yo muriera allí?” 

13 de Marzo 

13 de Marzo 

Un cielo nublado opacó el exterior del extenso campus de Triumph el viernes por la tarde a mediados de Marzo cuando el presidente Donald Trump declaró que el coronavirus era una emergencia nacional. 

Los trabajadores del segundo turno se detuvieron en el estacionamiento cuando Trump ingresó al Rose Garden de la Casa Blanca para anunciar medidas que pronto conducirían al cierre masivo de escuelas, restaurantes y otros negocios en todo el país. 

En ese momento, más de 1,500 estadounidenses habían contraído el coronavirus y al menos 40 habían muerto a causa de él. 

Allí mismo en el jardín de la Casa Blanca, Trump y un grupo de funcionarios públicos instaron a las personas a tomarse la pandemia en serio y practicar una buena higiene para mantenerse a sí mismos y a los demás seguros. 

“Lávese las manos”, dijo en ese momento el secretario de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., Alex Azar. “Manténgase alejado de la gente. Y si estás cerca de alguien enfermo, mantente alejado de él “. 

Pero para los trabajadores que ingresaron a la planta esa tarde, todo siguió como de costumbre. 

Cientos de ellos se registraron al comienzo del turno. Se aglomeraron en los vestidores para ponerse sus batas blancas de laboratorio, cascos y botas de goma. Muchos se pararon a 3 pies de distancia a lo largo de cintas transportadoras que serpenteaban a través de la instalación donde sacrifican, deshuesan, cortan y empaquetan hasta 21,500 cerdos cada día. 

"Tan pronto como entré allí, la gente se hablaba a la cara", dijo Biyanka Akur, de 22 años, que trabajó en el turno de la tarde recortando la grasa de los lomos de los cerdos hasta que renunció durante el verano. “Tienes gente que está como a un hombro de distancia de ti. Simplemente estás en riesgo “. 

En ese momento, las plantas empacadoras de carne del país aún no habían sufrido un brote importante. Pero Tyson Foods ya estaba buscando más de 100 termómetros infrarrojos frontales para evaluar a sus 5,600 empleados en varias plantas de Missouri, según los correos electrónicos del departamento de agricultura. 

Triumph no exigiría controles de temperatura a los empleados durante varias semanas más, una demora que significaba que la empresa podía perder de vista a los trabajadores potencialmente enfermos al ingresar a la planta. 

En una publicación de Facebook del 19 de Marzo, Triumph describió las medidas que estaba implementando, incluida una mayor limpieza de la planta y cambios temporales en las políticas de empleo y beneficios. Fomentaba el distanciamiento social en las áreas comunes, la buena higiene y una medida de quedarse en casa cuando un trabajador enfermaba.  

Pero los empleados se estaban poniendo nerviosos. Empezaron a bombardear la página de Facebook de la empresa con sus preocupaciones. 

“A todos se les debe tomar la temperatura cuando ingresan por las puertas", escribió uno. 

“Necesitan hacer algo con la cafetería, hacer que se respete la distancia entre uno y otro”, sugirió otro. 

Uno más escribió en español: "Solo unos pocos usan el gel antibacterial y ya no se siente seguro el lugar, pero tenemos que estar ahi” 

9 de Abril 

9 de Abril 

Desde que abrió en 2006, Triumph se ha convertido en el segundo empleador más grande de St. Joseph, Missouri. Los trabajos comienzan en $16.25 la hora, un buen salario para los inmigrantes que, como Serpa, hablan poco inglés. 

Al igual que en otras comunidades empacadoras de carne en todo el país, las oportunidades atraen a una fuerza laboral diversa, en particular inmigrantes y refugiados latinos, del sudeste asiático y africanos. Al menos la mitad de los empleados de la planta son inmigrantes. 

Ahora, esos trabajadores observaron con creciente temor cómo el coronavirus se extendía por todo Estados Unidos. 

Para el 9 de Abril, había infectado a más de 450,000 estadounidenses y había matado a casi 17,000. También comenzó a infiltrarse en la industria de la producción carne, enfermando a docenas de trabajadores en plantas en Alabama, Georgia, Luisiana, Misisipi, Delaware, Pensilvania, Nebraska, Iowa y Dakota del Sur. Varios de ellos ya habían cerrado. 

En la siguiente semana, dos trabajadores de una planta de carne de cerdo de Tyson Foods en Iowa murieron después de dar positivo por el coronavirus. 

Triumph todavía no exigía máscaras faciales en ese momento. No estaba imponiendo el distanciamiento social en la planta. Y si bien les dijo a los empleados enfermos que se fueran a casa, incluso relajando las políticas que de otra manera los penalizaban por faltar al trabajo, también ofreció un bono semanal de $100 por asistencia perfecta, una medida a la que los CDC se opusieron más tarde porque podría alentar a los trabajadores enfermos a presentarse. 

Triumph y sus propietarios, una coalición de granjeros industriales porcinos, sufrirían un golpe en dos puntos de la cadena de suministro si la planta cerraba o la producción se desaceleraba. Los granjeros podrían verse obligados a deshacerse de cerdos sin ningún lugar para procesarlos, y Triumph perdería la venta de la carne de cerdo. Los costos de un cierre podrían ascender rápidamente a millones de doláres. 

A medida que cerraban otras plantas en todo el país, Christensen Farms, la mayor propietaria de Triumph, presentó un caso económico para permanecer abierta a los directores de agricultura de Missouri a mediados de Abril. 

El director de agricultura de Missouri, Chris Chinn, ofreció ayuda para encontrar mascarillas y algo de tranquilidad. “Nuestro gobernador sabe lo importante que es que estas plantas de procesamiento sigan funcionando”, escribió en un correo electrónico, “él mismo es un productor de ganado”. 

Los trabajadores vieron los brotes en otras plantas y se preocuparon. 

"Cuando comenzó el coronavirus no se lo tomaron lo suficientemente en serio", dijo Rodney Green, un ex operador de montacargas que dejó Triumph en agosto cuando consiguió un trabajo mejor pagado. “No hay forma de contenerlo. Es imposible, imposible practicar el distanciamiento social en el trabajo “. 

Frustrados por la falta de acción de Triumph, empleados y miembros de sus familias llamaron y enviaron un correo electrónico a la directora de salud de la ciudad, Debra Bradley. Le dijeron que la empresa requería que las personas trabajaran incluso después de haber estado expuestas al coronavirus, que estaban parados “codo con codo en la fila de la cafetería” y que los trabajadores “venían al trabajo con fiebre, tosiendo entre sí y sobre el empaque. “ 

Bradley no pudo cerrar Triumph. El director de salud estatal ya había eliminado la autoridad de las agencias de salud pública locales como la suya para cerrar un negocio en la cadena de suministro de alimentos. 

Recibió las quejas, pero Bradley no visitó la planta para verificar las condiciones ella misma. En cambio, envió las preocupaciones al director de comunicaciones de Triumph, Chris Clark, quien prometió investigar las denuncias antes de finalmente desestimarlas. 

"Ya sabes cómo comienzan los rumores y rumores, especialmente en este lugar", escribió Clark. 

Bradley dijo que ella tomó la palabra de Triumph. "Nos aseguraron que estaban haciendo lo necesario para proteger a nuestros trabajadores", dijo. 

Para el 9 de Abril, al menos tres empleados que luego darían positivo en la prueba del virus comenzaron a mostrar síntomas, determinó más tarde un epidemiólogo estatal. 

Clark se acercó a Bradley ese día para informarle de un "rumor falso" que un empleado publicó en Facebook de que la planta tenía dos casos. Triumph no tenía ninguno, le aseguró, y dijo que el empleado estaba "siendo tratado". 

En cambio, Triumph tenía un problema con la faringitis estreptocócica (infección de garganta), le dijo Clark a Bradley. 

"Estamos viendo un pequeño repunte en eso", escribió. “Extraño”. 

20 de Abril 

20 de Abril 

Once días después, Triumph se enteró de sus dos primeros casos. 

Arturo Chávez Valencia aún no lo sabía, pero sería el siguiente. 

Chávez trabajó en el último turno deshuesando hombros de cerdo. Su esposa Gabriela Ramirez trabajaba en el turno anterior cortando jamón. Se cruzaban entre turnos, a menudo seis días a la semana, trabajando en equipo y cuidando a sus tres hijos. 

A medida que se propagaba la pandemia de coronavirus, a la pareja le preocupaba la exposición, especialmente a Chávez, quien a los 44 años tenía una enfermedad cardíaca y diabetes. Antes de que aparecieran los primeros casos, Triumph todavía no había exigido máscaras, ni había separado a los trabajadores, ni instalado barreras de plástico en la línea. 

Renunciar al trabajo no era una opción; necesitaban el dinero. Así que la pareja hizo lo mejor que podía hacer, usar mascarillas en el trabajo incluso antes de que fuera necesario. 

“Nos protegemos”, dijo Ramírez en español. 

No fue suficiente. 

Chávez trabajó en la misma línea que uno de los dos primeros empleados infectados. Y ambos trabajadores infectados vivían en Brittany Village, un complejo de apartamentos que alberga aproximadamente a una décima parte de la fuerza laboral de la empresa, unos 250 trabajadores. 

Los ejecutivos de Triumph estaban preocupados, indicaron correos electrónicos entre funcionarios estatales. Un brote en Brittany Village podría cerrar la planta. En cambio, pronto se darían cuenta que el brote fue en Triumph. 

A las pocas horas de enterarse de las primeras pruebas positivas en Triumph, Williams, el director de salud estatal, estaba hablando por teléfono con el gerente de planta de Triumph. Esa noche, ordenó 38 pruebas para trabajadores en esas líneas. 

Dos días después, Chávez recibió el suyo, resultó positivo, lo que lo convirtió en uno de los primeros 16 empleados en enterarse que estaba infectado. 

This is the first alt text from the config Second Alt Text

La compañía les dijo a todos que se aislaran por dos semanas con paga. 

Ramírez puso a Chávez en uno de los dormitorios de la familia y aisló a sus hijos en otro. No quería que los niños se enfermaran. Llevaba comida a sus habitaciones, usaba mascarilla y guantes para entrar y fregaba las superficies que tocaba con Lysol o cloro al salir. 

De vuelta en la planta, el estado de ánimo cambió. La pandemia había llegado. Los trabajadores se sentían en riesgo. 

Sus colegas infectados "recorrieron toda la planta, usaron la cafetería, tocaron puertas, usaron los baños", dijo un empleado en un correo electrónico a Bradley. “Los trabajadores tienen miedo, pero también temen las represalias que la planta pueda tomar contra ellos. ¿Puede el gobierno tomar medidas al respecto para la protección de los trabajadores y la ciudad?” 

En lugar de actuar, la ciudad confió en Triumph para tomar las decisiones. Bradley dijo que le pidió al director ejecutivo de la empresa que cerrara una línea donde trabajaban empleados enfermos y le dijeron que su solicitud no era razonable. 

“Dije: 'Bueno, este virus se propaga rápida y fácilmente, y existe un riesgo para las personas en su planta'”, dijo Bradley en una entrevista. "Ellos estaban conscientes, conocían el riesgo y querían probar otras opciones". 

Eso no fue lo suficientemente fuerte para el alcalde de St. Joseph, Bill McMurray. 

"Ciérrala", le escribió al fiscal de la ciudad el 22 de Abril. 

Pero solo el estado podía cerrar la planta, y Williams quería más resultados de pruebas primero. Con la ayuda del estado, Triumph consiguió 2,800 kits de prueba -suficientes para cada uno de sus empleados- y el 26 de Abril ultimó los planes para aplicarle las pruebas a los trabajadores en la semana entrante. 

Ese mismo día, los CDC y OSHA publicaron las pautas para las plantas empacadoras de carne. Triumph ya había adoptado algunas de ellos, lo que incluía el preguntarle a los trabajadores todos los días si tenían síntomas, proporcionar desinfectante y realizar limpieza más frecuente de las instalaciones. 

Pero las pautas para la industria hicieron poco para abordar las condiciones de hacinamiento en las plantas. El gobierno federal les dijo a los empacadores de carne que espaciaran a los trabajadores a seis pies de distancia, "si es posible". Triumph no lo hizo. 

Nueve trabajadores actuales o anteriores dijeron a los periodistas que Triumph nunca ha asegurado el distanciamiento social en su planta. Muchos hablaron bajo condición de anonimato, por temor a perder sus trabajos o dañar futuras oportunidades laborales. 

Mientras tanto, aumentaba el número de casos en la planta. Al final de la semana, decenas de empleados más habían dado positivo, incluido Ramírez. Lo que comenzó como un par de casos ahora se situó en 46. 

Estaba a punto de empeorar. 

28 de Abril 

28 de Abril 

El presidente Donald Trump entregó un regalo a las plantas empacadoras de carne el martes 28 de Abril, firmando una orden ejecutiva que las declara "infraestructura crítica". No llegó a ordenar que las plantas permanecieran abiertas, pero las empresas y los funcionarios del gobierno lo tomaron como un pase. 

Casi 1,000 de los trabajadores de Triumph hicieron fila afuera de la planta ese mismo día, espaciados a 8 pies de distancia, avanzando a través de carpas blancas durante el segundo de los cinco días de pruebas de coronavirus. 

Más tarde, la empresa descubriría más casos con las pruebas nasales de ese día que en cualquier otro. En lugar de esperar los resultados, Triumph envió a los trabajadores potencialmente contagiosos de regreso a la planta inmediatamente después de la prueba. 

Esa misma semana, un trabajador de limpieza se fue a casa sintiéndose enfermo el mismo día que le hicieron la prueba. Pero trabajó el miércoles y parte del jueves antes de que un supervisor lo encontrara en la cafetería y lo sacara. Su prueba fue positiva, le dijo el supervisor, y tenía que irse a casa. 

Pasó casi una semana en cama, agotado. 

"Estoy bastante seguro de que lo tuve un par de días antes de que me hicieran la prueba", dijo, "y toqué cada parte de ese edificio y cada parte de ese lugar". 

Bernardo Serpa también fue probado esta semana. Sus resultados fueron negativos, por lo que Triumph lo mantuvo en la línea. Pronto culparía a la empresa por esa decisión. 

Martín Rosas, presidente del Local 2 de United Food and Commercial Workers, dice que más trabajadores se enfermaron durante los días que estuvieron en la planta con sus compañeros de trabajo infectados. 

A lo largo de la pandemia, los CDC han dicho que los trabajadores de infraestructura crítica expuestos al COVID-19 podrían regresar al trabajo siempre que no tengan síntomas y tomen precauciones. Entre ellos se incluyen el uso de mascarillas, que según los trabajadores no se aplicaba sistemáticamente en Triumph en ese momento, y el distanciamiento social, que aún no ocurre. 

Los empleados de Triumph sabían que eso era un problema. 

Los trabajadores pidieron a Triumph que cerrara la planta durante al menos una semana para limpiarla y ponerla en cuarentena después de las pruebas. La esposa de un trabajador inició una petición en change.org pidiendo el cierre. A principios de Mayo, lo firmaron más de 1,000 personas. 

“Les habría dado a las personas que dieron negativo la oportunidad de asegurarse de que estaban a salvo”, dijo un trabajador. "Regresamos allí y trabajamos durante dos o tres días junto a una persona que dio positivo”. 

Lynelle Phillips, vicepresidenta de la Asociación de Salud Pública de Missouri, dijo que como respuesta de precaución Triumph debería haber puesto en cuarentena a todos los trabajadores durante dos semanas. 

En defensa de su decisión de permanecer abierta, Triumph señaló la orden de Trump y una recomendación del director de salud estatal. 

Pero la industria de empacado de carne influyó en la orden ejecutiva que la compañía ahora utiliza para justificar sus acciones. Una semana antes de que Trump firmara su orden, el Instituto de la Carne de América del Norte, donde el CEO de Triumph es miembro de la junta, compartió un borrador que contenía un lenguaje similar con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos. 

La recomendación del director de salud estatal Triumph Touts se produjo antes de que nadie supiera el alcance total del brote. 

Maritza Drake
Ellos sabían que estaba contaminada la fábrica y no la cerraron nunca. Tenian muchos casos y no cerraron.

Los trabajadores todavía hacían fila para tomar muestras nasales el 30 de Abril cuando el director Randall Williams se unió al gobernador de Missouri, Mike Parson, para una conferencia de prensa sobre el COVID-19. Williams dijo a los periodistas que sabía de 132 casos positivos en ese momento. Cuando se le preguntó si recomendaría el cierre de la planta, respondió: “Yo no lo haría”. 

En cuestión de días, el número de casos confirmados se triplicaría. 

En un video dirigido a los empleados que Triumph publicó después del brote, el director ejecutivo Mark Campbell dijo que el 90% de esos casos eran asintomáticos. Pero eso no era cierto. Los registros estatales muestran que muchos más trabajadores tenían síntomas en el momento de la prueba. 

Los funcionarios de salud de Missouri entrevistaron a 266 de los empleados de Triumph que dieron positivo y encontraron que la mitad tenía antecedentes de síntomas. Al menos 81 dijeron que se sentían mal antes de que comenzaran las pruebas masivas. 

En lugar de ser un virus sigiloso que se propagaba sin ser detectado entre los trabajadores que no presentaban síntomas, las señales estaban ahí para que Triumph las detectara. 

6 de Mayo 

6 de Mayo 

Después de dos semanas en cuarentena, Chávez habló con su esposa sobre regresar a Triumph. Se sentía débil, pero se recuperó lo suficiente como para comer más que la sopa con la que había vivido durante dos semanas. 

Pero esa tarde, temprano, se desplomó en la sala de su casa empapado en sudor. Su visión estaba borrosa, le dijo. Mientras lo ayudaba a caminar, Ramírez le pidió a su hijo mayor, Brian, que llamara al 911. 

Los paramédicos encontraron a Chávez inconsciente en la cama de su pareja. Durante 30 minutos intentaron reanimarlo, electrocutando su corazón y desplegando un dispositivo robótico de compresión torácica. 

A la 1:15 p.m. lo declararon muerto. 

En ese momento, los ejecutivos de Triumph estaban hablando por teléfono con los asistentes de dos de los representantes del Congreso de Missouri, los republicanos Vicky Hartzler y Sam Graves. 

Triumph está en el distrito de Graves y Hartzler forma parte del comité de agricultura de la Cámara. 

Los ejecutivos asistieron a esa reunión con una lista de seis pautas emitidas por los CDC y OSHA referentes a las empacadoras de carne, que ellos cuestionaban. Una de sus principales preocupaciones era que espaciar a los trabajadores más de 6 pies tomaría meses y requeriría “una interrupción significativa y una reingeniería de nuestras instalaciones”. 

A la mañana siguiente, los representantes redactaron una carta con las preocupaciones de la empresa. Antes de enviarlo a los CDC y OSHA, el personal de Hartzler envió una copia a Triumph para su revisión. 

En su respuesta a esa carta en junio, el director de los CDC, Robert Redfield, repitió que la guía era solo eso, una recomendación. Las plantas empacadoras de carne "deberían" espaciar a los trabajadores a seis pies de distancia "siempre que sea posible”. 

Triumph todavía no lo ha hecho. 

Cinco días después de esa reunión, un control de temperatura reveló que Serpa padecía de fiebre al llegar a la planta para iniciar su turno. A los 64 años, su edad, peso, presión arterial alta y diabetes lo ponían en alto riesgo. 

Se fue a casa preocupado. Esa tarde, se apoyó en el personal del hospital Mosaic Life Care mientras cruzaba las puertas tambaleándose. Pronto estaría en coma durante un mes, pasando su 65 y último cumpleaños solo en la unidad de cuidados intensivos. 

“Ellos lo sabían que estaba contaminada la fábrica y no la cerraron nunca”, dijo la esposa de Serpa, Maritza Drake, en español. “Tenian muchos casos y no cerraron la fábrica”. 

Ramírez continúa trabajando allí, hacinado con otros trabajadores de Triumph. Dijo que no culpa a Triumph por la muerte de su esposo y que estuvo atento durante su enfermedad. 

Ramírez se tomó un tiempo libre para llevarse los restos de su esposo a México. 

Luego volvió a trabajar en Triumph. Chávez solía llevar a sus hijos a la escuela por la mañana. Ahora lo hace un amigo para que Ramírez pueda presentarse en la planta a las 6 a.m. 

“Sigo trabajando allí porque necesito trabajar. Tengo tres hijos. Evidentemente, hay otros trabajos. Entiendo que hay otros trabajos ”, dijo Ramírez. “Pero este es el único que veo donde puedo trabajar horas extras. Y quiero trabajar horas extras para ganar más dinero y tener una vida mejor para mis hijos “. 

15 de Mayo 

15 de Mayo 

El brote dejó a Triumph con poco personal. Cientos se quedaron en casa para ponerlos en cuarentena. Otros renunciaron, no dispuestos a arriesgarse a sufrir una enfermedad potencialmente mortal por su sueldo. 

Dentro de la planta, Triumph movió a sus trabajadores para mantener las líneas en funcionamiento. Algunas tuvieron que cerrar. Sin el personal suficiente para hacer los cortes finos y convertir la panza del cerdo en tocino, utilizó esa parte del animal para la elaboración de comida para perros y biodiesel, dijo el presidente del sindicato. 

“Hicimos bastante”, “Trabajaremos hasta que no haya suficientes personas para hacer el trabajo'”, recordó un trabajador. 

Bernardo Serpa
Ellos piensan que los trabajadores son como perros que trabajan porque ellos les dan con el látigo. Y si no trabajas, te boto, y si no pongo a otros.

La producción cayó de 21,000 cerdos por día a 8,000, dijo un trabajador. La calidad también sufrió, y los inspectores del USDA notaron que durante este tiempo hubo quejas de alambre, astillas de madera y un clavo encontradas en la carne de cerdo. 

El director de operaciones de Triumph lamentó los resultados de las pruebas porque dejaron la planta con poco personal. 

“Si no hubiéramos realizado pruebas exhaustivas, hubiéramos tenido 370 personas trabajando”, escribió Matt England a Williams mientras los resultados de las pruebas continuaban rodando. "Sin embargo, hacer pruebas para ser más precisos en nuestra respuesta ahora da como resultado algo sustancialmente diferente”. 

Desde el brote, la compañía se ha resistido a divulgar información sobre casos en la planta. 

El 15 de Mayo, después de las pruebas masivas, el estado informó que 490 trabajadores de la planta habían dado positivo por coronavirus. Desde entonces, Triumph no ha publicado nuevos números y Bradley le dijo a un periodista en Agosto que no sabía el último total. 

El 24 de Agosto, el departamento de salud de Kansas City compartió comunicaciones de la agencia estatal que mostraban que el total era de 622. Lisa Cox, la portavoz del departamento de salud del estado, repitió esa cifra a los periodistas este mes. 

En un correo electrónico enviado a principios de Junio, England dijo a los funcionarios estatales que a los trabajadores y contratistas se les negó atención médica y servicios en las empresas debido al brote. En un caso, England dijo que a una empleada que regresó al trabajo con la nariz ensangrentada después de un altercado con su esposo se le había negado albergue en un refugio de violencia doméstica. 

Por eso, argumentó, el estado debería "minimizar el uso" de nombres de empresas con casos. 

A finales de junio, England dijo que la compañía había "aprendido las lecciones por las malas sobre los avisos al público en general con respecto a COVID-19”. 

En el mismo correo electrónico, England ofreció una actualización optimista sobre la compañía, escribiendo: "Las noticias siguen siendo buenas en Triumph Foods”. 

Pero con una semana de diferencia a principios de Julio, dos trabajadores más murieron a causa de COVID-19. Uno era un trabajador de mantenimiento de unos 50 años que se enfermó a principios de Junio; el otro, un hombre de unos 60 años que dio positivo a principios de Mayo. Los familiares de ambos hombres se negaron a hablar con los periodistas. 

Desde que comenzó la pandemia, OSHA ha abierto cuatro investigaciones en Triumph, cada una a raíz de una muerte relacionada con el coronavirus. La agencia le envió a Ramírez cartas en inglés, cuyo idioma no habla, diciendo que está investigando la muerte de su esposo. 

En el caso de Serpa, la agencia ha determinado que su muerte no tuvo relación con el trabajo ni fue causada por el COVID-19, pero Drake dijo que los daños que el virus causó en su cuerpo llevaron a su muerte. OSHA no ha sentenciado en los otros casos.

A mediados de Junio, Triumph anunció que "casi todos" los empleados se habían recuperado y señaló que unas 50 personas seguían enfermas. “Nuestro volumen de producción continúa mejorando debido a la estabilización de nuestra fuerza laboral”, afirmó. 

Los trabajadores dicen que las condiciones en la planta han mejorado, pero que no se abordan todos los problemas. Desde el brote, separadores de plástico dividen a los trabajadores en la línea y tienen desinfectante disponible. Los trabajadores con síntomas de coronavirus son enviados a casa. Los nuevos empleados deben dar negativo en la prueba del coronavirus antes de comenzar a laborar. 

El sindicato dice que los trabajadores todavía no pueden distanciarse unos de otros. Los cambios de turno están particularmente abarrotados. Los líderes sindicales continúan abogando por licencias por enfermedad y subsidios por condiciones de vida adicionales pagadas. Algunos trabajadores dicen que ahora se aplica el uso de mascarillas, mientras que otros dicen que es inconsistente. 

“Trato de tener cuidado. Lavarme las manos ”, dijo un trabajador, quien describió encuentros frecuentes con compañeros de trabajo sin mascarilla. “Sigo las reglas, pero a veces me siento como el loco”. 

Triumph ha cambiado su política sobre pruebas, dijeron los trabajadores. Ahora los trabajadores que se someten a la prueba son enviados a casa hasta que conozcan los resultados. 

Era demasiado tarde para ayudar a Bernardo Serpa, que no podía caminar y dependía de oxígeno suplementario cuando regresó a casa del hospital y rehabilitación a fines de agosto. 

Maritza Drake, su esposa durante 26 años, tuvo que bañarlo y ayudarlo a subir las escaleras hasta su casa. 

Ella estaba junto a su cama del hospital cuando murió en las primeras horas de la mañana del 16 de octubre. Los médicos le dijeron a Drake que sus riñones y pulmones fallaron. Ahora espera la oportunidad de llevarse las cenizas de su esposo a Cuba. 

Al otro lado de la carretera, Triumph sigue produciendo carne de cerdo. 

“Ellos piensan que los trabajadores son como perros que trabajan porque ellos les dan con el látigo”, le había dicho Serpa a un periodista desde su cama de hospital en julio. “Y si no trabajas te boto, y si no pongo a otros”. 

El equipo detrás de la investigación

El equipo detrás de la investigación

REPORTING: Rachel Axon, Kyle Bagenstose, Kevin Crowe and Erin Mansfield/USA TODAY; Sky Chadde and Frank Hernandez, Midwest Center for Investigative Reporting

EDITING: Doug Caruso, Emily Le Coz, Chris Davis, USA TODAY; Pamela Dempsey, Midwest Center for Investigative Reporting

COPY EDITING: Melissa Galbraith

TRANSLATION: Javier Arce

GRAPHICS AND ILLUSTRATIONS: Veronica Bravo, Jennifer Borresen, Javier Zarracina/USA TODAY; Shane Keyser, Midwest Center for Investigative Reporting

DIGITAL PRODUCTION AND DEVELOPMENT: Veronica Bravo, Mara Corbett

SOCIAL MEDIA, ENGAGEMENT AND PROMOTION: Nicole Gill, Mary Bowerman