LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

La probabilidad de que los niños de Salinas se vean expuestos a los pesticidas que se rocían en los campos cerca de sus escuelas disminuirá a partir del 1° de enero, gracias a los nuevos reglamentos adoptados esta semana por el Departamento para la Regulación de Pesticidas de California.

De conformidad con el nuevo reglamento, se prohibirá la aplicación de pesticidas con aviones, pulverizadores por chorro de aire, aspersores y fumigantes durante el horario de las escuelas, de lunes a viernes entre las 6:00 A.M. y las 6:00 P.M., a una distancia de menos de un cuarto de milla de las escuelas públicas de preescolar a 12° grado, así como de las guarderías con licencia.

Las aplicaciones de productos químicos pulverizados, incluido el azufre, también estarán prohibidas durante este horario.

Maria Godoy tiene un niño que asiste a la secundaria Gavilan View, la cual se encuentra ubicada justamente enseguida de los campos agrícolas de la calle Russell, y dijo que los pesticidas son algo en lo que piensa ocasionalmente.

“Es algo que en el condado, o quien sea responsable de garantizar la seguridad de nuestros hijos, necesitan entender que la escuela está en una zona en la que hay pesticidas para que tomen precauciones de seguridad por ellos”, agregó. “Hay viento y hay de todo; la gente podría decir que esto no afecta a los niños, pero a final de cuentas creo que sí les afecta”.

El distrito escolar Santa Rita de Salinas tiene muchas escuelas cerca de los campos, pero la superintendente Shelly Morr dijo que muy pocos padres están preocupados por el trabajo agrícola que se lleva a cabo en las cercanías y que el distrito trabaja con los agricultores para lograr la meta principal de seguridad de los alumnos.

“Somos buenos vecinos de nuestros agricultores y trabajamos bien juntos”, agregó. “Ellos obedecen la ley y nosotros tenemos toda la confianza de que continuaremos trabajando juntos para asegurarnos de que nuestros niños estén a salvo”.

Se calcula que 300 personas asistieron a las audiencias públicas de Salinas el año pasado, mientras el estado reunía las opiniones del público acerca de los reglamentos.

Norm Groot, director ejecutivo del Buró Agrícola del Condado de Monterey, dijo que estos nuevos reglamentos no afectarán mucho a los agricultores y que la aplicación de pesticidas cerca de las escuelas está muy contenida.

“La forma en que vemos esto es que las cosas no van a cambiar mucho porque la mayoría de estas aplicaciones se llevan a cabo cuando los niños no se encuentran en la escuela”, informó. “Hay que ver los reglamentos de seguridad, que de hecho ya son los más estrictos del país”.

El nuevo reglamento también significa que los productores de California necesitan notificar anualmente a los comisionados agrícolas del condado, así como a las escuelas públicas de preescolar a 12° grado y a las guarderías con licencia, acerca de cualquier pesticida que planeen usar a menos de un cuarto de milla de esas instalaciones durante ese año.

Mark Weller, codirector de Californianos en Favor de la Reforma de Pesticidas, dijo que la nueva zona de amortiguación de un cuarto de milla representa una gran mejora en comparación con la zona actual de 500 pies.

Sin embargo, agregó que el nuevo reglamento sigue sin resolver un problema importante.

“Aquí se perdió una oportunidad importante porque no han creado una política que resuelva la exposición a largo plazo”, agregó. “La exposición a largo plazo, incluso en cantidades minúsculas, puede causar cáncer, daño cerebral y daño reproductivo.

Weller se refirió al Estudio de Evaluación de Madres e Hijos de Salinas (CHAMACOS) que lleva a cabo el Centro para la Evaluación de la Salud de la Universidad de California en Berkeley; este es un estudio continuo y a largo plazo de la exposición a los pesticidas entre las mujeres y los niños de la comunidad agrícola del Valle de Salinas.

De acuerdo con Weller, en el estudio se descubrió que las mujeres embarazadas que viven cerca de estos campos tienen más probabilidades de tener hijos con problemas de salud como daños en los nervios, problemas reproductivos y disminución en la función pulmonar.

El departamento de salud pública emitió un estudio en 2014 en el que se determinó que los estudiantes latinos del condado de Monterey tenían una probabilidad 320 por ciento más alta de asistir a las escuelas que están en proximidad con estos campos, en comparación con otros estudiantes, informó.

“Han estado produciendo estos estudios durante los últimos 18 años”, agregó. “Estas personas a cargo de regular los pesticidas han sabido acerca de estos estudios y casi no han hecho nada por reconocerlos”.

A pesar de los estudios, no se refleja lo que se está utilizando en la actualidad, dijo Groot.

“Es necesario analizar la duración de esos estudios”, agregó. “Desde entonces, las aplicaciones han disminuido en comparación con lo que se midió en esos niños en los primeros años”.

Groot resaltó el hecho de que estas aplicaciones no se hacen de manera aislada y que las personas que trabajan en los campos están conscientes de lo que se está usando.

“Muchos de los agricultores que están aplicando esos químicos viven en el mismo lugar y están conscientes de estas aplicaciones”, informó. “Sus hijos van a estas escuelas, así que no van a hacer algo que los ponga en peligro a ellos y a otros niños”.

Los nuevos reglamentos surgieron como resultado de la creciente población, debido a la cual se ha generado preocupación acerca de la posible exposición accidental de las granjas a las escuelas, según el comunicado de prensa que la dependencia emitió acerca del reglamento.

Antes de estos nuevos reglamentos, no existían reglas uniformes acerca de la aplicación de pesticidas en el estado, y los condados de California adoptaban solo reglamentos locales, según la información del comunicado de prensa del Departamento para la Regulación de Pesticidas.

Se espera que con los reglamentos aumente la comunicación entre los productores y las escuelas o las guarderías con licencia, para que se preparen mejor en caso de posibles incidentes y preocupación de los padres.

Se espera que aproximadamente 2,500 productores de California, así como 4,100 escuelas de preescolar a 12° grado y guarderías con licencia resulten afectados por estos reglamentos, según el comunicado de prensa.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2hFFyrd