LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Victory Mission, uno de los refugios para indigentes y hombres en recuperación más antiguos de Salinas, tiene intenciones de ampliar sus instalaciones y sus programas.

A principios de este año, el lote adyacente a la misión quedó disponible, después de que el abandonado hotel Old Republic fue destruido en un incendio.

El consejo de Victory Mission estuvo de acuerdo en adquirir la propiedad con la visión de construir un nuevo refugio para mujeres y mejorar las instalaciones de su cocina, comedor y sala.

“La propiedad está a nuestro nombre, pero de hecho no la hemos pagado todavía”, dijo Ken Cusson,

director ejecutivo de Victory Mission desde febrero de 2016. Antes de eso, fue tenedor de libros de medio tiempo y trabajó durante 20 años en The Salvation Army.

“Existe un pagaré de $60,000 dólares que tenemos que saldar. Tenemos un poco menos de $20,000 dólares hasta ahora y hay que liquidarlo para mayo de 2018. Así que tenemos trabajo por hacer”, informó.

Cusson observó que necesitarán recaudar $40,000 dólares adicionales para contratar un arquitecto y producir bocetos de la nueva estructura.

“Me encantaría tener una imagen de lo que pensamos que será, porque entonces podremos vender la idea”, informó. “Para poder transmitir una idea o concepto, hay que tener algo concreto que la gente pueda ver”.

Contrataron a un escritor de subvenciones para determinar qué solicitudes de fondos pueden hacer.

“Pertenecemos a la Association of Gospel Rescue Missions y ellos tienen recursos con compañías financieras que pueden ayudarnos a financiar el proyecto”, dijo, “e incluso hasta perdonar parte del préstamo”.

La asociación representa aproximadamente a 500 misiones de todo el país.

Cambios administrativos y de programas

Victory Mission ha estado ubicada en este lugar durante 58 años”, dijo Cusson. “Todos los años han hecho lo mismo y han vivido exclusivamente de donaciones. Nunca han recibido fondos de ninguna fuente del gobierno, ni estatal, ni del condado, ni de la ciudad, nada”.

Cusson piensa que esa renuencia se debía a querer permanecer independientes para lograr sus metas basadas en la fe.

“Pero hay formas de mantener separados los fondos”, informó. “Durante años, The Salvation Army ha aceptado dinero (público) para proyectos que se contabilizaron de manera diferente a los fondos que apoyaban sus metas religiosas”.

“Nuestro principal ingreso proviene de las iglesias, las personas y algunos negocios”, informó. “Sin embargo, no tenemos asociación directa con ninguna iglesia”.

Los desafíos de desarrollar el proyecto no han terminado. No está claro quién debe pagar por la demolición y el retiro de la estructura que estaba ahí.

“No estamos seguros de a dónde va a ir eso”, dijo, y no quiso hacer más comentarios.

Cusson está trabajando para mejorar los datos que registra la misión.

“Tengo un voluntario que es realmente bueno con los datos y está manteniendo unas estadísticas mucho mejores”, informó. “En diciembre comenzamos a ver cuántas comidas servimos y a cuánta gente atendemos. Si no vemos las estadísticas, realmente no podemos darnos cuenta de lo que está sucediendo”.

“La otra parte de esto es qué tipo de resultados estamos obteniendo”, continuó. “Puedes mantener información acerca de las personas que pasan por el programa. Desde que he estado aquí, hemos tenido a cinco que han pasado por el programa que ofrecemos ahora. Este programa entró en vigor en noviembre”.

Cusson instituyó un programa llamado “Celebrate Recovery”, que se utiliza en 20,000 iglesias y prisiones de todo el país. “Es un programa similar al de Alcohólicos Anónimos”, agregó, “pero está basado en la fe y ha tenido éxito”.

Victory Mission acepta a hombres bajo condiciones específicas y espera que sigan las reglas. Las personas que entran al programa deben estar de acuerdo en trabajar en el refugio haciendo limpieza, cocinando y efectuando cualquier otra tarea que surja, a cambio de comidas y un lugar para dormir. Están prohibidas las drogas, el alcohol y las parrandas.

Los graduados del programa avanzan a una residencia en la que pueden obtener empleos y comenzar a ganar dinero.

“Van pagando renta en cantidades crecientes”, informó, “hasta que pueden costear lo equivalente a lo que pagaría un inquilino”.

“Un residente a quien se le permitió quedarse más tiempo”, agregó, “se acaba de graduar de Hartnell y fue aceptado en la Universidad Estatal de California en la Bahía de Monterey”.

Historia y desafíos de construcción

Victory Mission se localiza en el 32 de la calle Soledad, en el Barrio Chino del centro de Salinas; han ofrecido un programa de recuperación basado en la fe desde su fundación en 1959.

El edificio fue construido en 1907, un año después del gran terremoto de San Francisco, usando una armazón de hierro; esto lo convirtió en una de las estructuras más resistentes del vecindario, dijo Cusson. Originalmente se construyó como un hotel a una corta distancia de la estación del tren del Barrio Chino de Salinas.

Cuando Victory Mission adquirió el edificio, este había sido un salón de juegos y un burdel, agregó. A lo largo de los años se le han hecho mejoras.

La demolición del edificio vecino creó un agujero en un lado de Victory Mission, el cual se cubrió con plástico y servirá como pasaje en el diseño del nuevo edificio.

Detrás del edificio hay una estructura separada que actualmente funge como cocina, así como una cochera donde se almacenan los suministros y la ropa donada.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2hnb7FZ