LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

El ritmo de tambores y el sonido de apoyo de los cláxones de los autos llenaron el aire durante la protesta en contra del racismo que se llevó a cabo el viernes por la noche en Salinas, a raíz de los disturbios raciales que se tornaron violentos en Charlottesville, Virginia.

La protesta incluyó a más de 100 pastores, políticos, estudiantes, padres de familia y otros miembros de la comunidad local que se sintieron impulsados a expresarse debido a los recientes eventos.

El residente de Salinas Paul Aschenbrenner dijo que sintió repugnancia ante las noticias de lo que sucedió en Charlottesville, donde una manifestación de nacionalistas blancos se tornó violenta al estallar peleas en la calle, y donde un hombre estrelló su auto contra las multitudes de contramanifestantes y mató a una mujer.

“Creo por completo en la libertad de expresión, pero no en la libertad de violencia… Me manifestaré en contra del racismo y la violencia mientras existan”, agregó.

Aunque los eventos más recientes ocurrieron al otro lado del país, Salinas también tiene su propia historia de violencia y racismo, recordó. En la protesta del viernes, Aschenbrenner llevaba un botón que decía “Detengan al Klan, combatan el racismo”, el cual adquirió en una librería en la década de 1980.

“No pensé que tuviera que usarlo de nuevo”, informó.

La protesta se llevó a cabo en la esquina de la calle Maine Norte y la calle Boronda, y fue organizada por numerosos grupos comunitarios locales y regionales, asociaciones de justicia y sindicatos laborales que querían mostrar su apoyo a la paz y la solidaridad.

Esas organizaciones incluyen los capítulos locales de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), el local 521 del SEIU, el Sindicato Unido de Trabajadores del Campo, la Unión Americana de Libertades Civiles y la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP), así como el grupo local Salinas Taking a Different Direction.

Christopher Barrera, presidente de LULAC en Salinas, dijo que es la primera protesta de este tipo que se lleva a cabo desde que él se unió a la organización hace dos años.

Desde la violencia en Charlottesville, durante el fin de semana se llevaron a cabo protestas similares por la paz en ciudades cercanas que incluyen Marina, Santa Cruz y Watsonville.

La concejal de la ciudad de Salinas Gloria de la Rosa fue una de varios políticos que participaron en la protesta.

“¡Nada de odio en el Golden State. Nada de odio en esta comunidad!” repitió una y otra vez ante los autos que pasaron por ahí durante la protesta.

Agregó que los acontecimientos de Charlottesville le causaron enojo y tristeza “porque cobraron vidas inocentes en lugar de tener una marcha pacífica”, informó.

“Ya tenemos suficientes problemas en esta comunidad… Todos necesitamos trabajar juntos, sin importar de qué color seamos”, continuó. “Me da gusto que la comunidad haya salido. Están estableciendo su posición al participar. Es magnífico”.

-Amy Wu contribuyó a este artículo.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2wKrGB3