LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Esther Mancera estaba caminando por la Calle Alisal Este vendiendo aretes cuando se detuvo en una mueblería local para visitar una cliente. Eso fue en el 2008. Cuando ella entró al negocio, ella vio el espacio y lo visualizó para ella. Su hija Rubí le preguntó qué es lo que le gustaría hacer con el espacio si fuera de ella, a lo que Mancera respondió “un mercadito”.

“¿Por qué un mercadito? Porque yo tenía ganas de un lugar que tuviera un poquito de todo, y luego este tenía el espacio”, dijo Mancera.

“Y un mercadito porque así iba a generar un poquito más de dinero. Una tienda iba a pagar la renta yo solita y diferentes tiendas iba a tener quien me ayudara, me apoyara, e iba a tener un poco más de ganancia. Pensé en lo económico también”.

Varios años después Esther y su esposo José se enteraron de que el espacio estaba disponible, y en el 2013 entregaron la aplicación con la ciudad para recibir el permiso. Les tomo casi dos años de espera, pero finalmente en noviembre del 2015 recibieron el permiso, y un mes después, Mercadito Alegría abrió las puertas al público.

Cuando las personas entran al Mercadito Alegría, se encuentran una gran variedad de productos, desde loncheras y sombreros para el trabajo hasta zapatos y vestidos para quinceañeras y otras fiestas.

El marcadito está decorado con papel picado de muchos colores y diseños. Música de diferentes géneros agrega a la experiencia de las compras.

Al entrar, a la derecha, las personas se encontrarán con el puesto de Rubí. Las personas que visiten la tienda de la hija de Manera se encontraran con una gran variedad de productos como maquillaje, accesorios, y artículos para el trabajo como pañoletas y termos.

Al continuar caminando por el pasillo se encontrarán con una tienda con artículos para fiestas, una tienda con artesanías mexicanas, otra con productos para hombres y mucho más.

“Aquí lo que le inyecta a este lado de salinas por ejemplo un pedacito más de México, un cachito más de lo que es México, lo que son las tradiciones mexicanas, lo que es lo mexicano”, dijo José.

“Esperemos que con el paso del tiempo vaya evolucionando y vaya ofreciendo más productos con los cuales nuestra gente se pueda identificar, pueda identificar sus raíces, su cultura, eso es lo que tenemos contemplado”.

El Mercadito Alegría cuenta con diez vendedores, que al igual que los Manceras, son dueños de negocio por primera vez.

“En su mayoría todos los que están adentro del mercadito anteriormente tenían esa inquietud, ese sueño de emprender su propio negocio y fue lo que le dije a Esther. Le vamos a dar la preferencia, la prioridad a nuestra gente que tienen ese deseo de emprender su propio negocio”, señaló José.

Esther concuerda.

“Sobre todo le dimos oportunidad a personas que tenían un sueño de tener un negocio. Le dimos la oportunidad a esas personas de crecer un poquito más y ellos también a nosotros como dueños también nos dan la oportunidad”, dijo Esther.

“Yo he mirado porque tengo la suerte que los locatarios me encargan sus negocios, tengo la fortuna de atenderlos todos y pues si hay personas que vienen y dicen ‘ay mira qué bonito que vendan artesanías mexicanas…hay detallitos que la gente se queda contenta porque es algo que no pueden encontrar en las tiendas grandes”.

Jovita Olguera es una de las personas que tiene su negocio.

La residente de Salinas es la dueña de la tienda que vende artículos para fiestas Party Supplies, y aunque dijo fue un largo camino para llegar allí, ella logró cumplir su sueño.

“Es como un sueño hecho realidad. Era un sueño desde hace mucho”, dijo Olguera.

“Si [me] costó mucho trabajo de realizar [mi] sueño. En primer lugar, lo económico. Donde conseguir las cosas. Por primera vez compras y no sabes a como le vas a dar. Buscar donde adquirir la mercancía, pero tuve muchos compañeros que me fueron guiando”.

Esther dijo que en Mercadito Alegría las personas encontraran productos que no se encuentran en otras tiendas, pero que más que nada encontraran la atención que el cliente merece.

“Por ejemplo, las piñatas no las pueden encontrar (en el centro comercial), pero sobre todo la atención. Por eso le puse el Mercadito Alegría porque yo quería un lugar en donde fueran las personas y se les tratara con respeto y con alegría y con amabilidad”, dijo Esther.

Esther y José dijeron que su objetivo es que el negocio crezca, prospere y tenga éxito para que puedan ayudar a sus familias y a la comunidad.

“La idea es que prosperen todas las tiendas dentro del mercadito que florezcan cada día más y más y así de esa manera esos propietarios de esas tiendas puedan ayudar a sus familias. La idea es de ayudarnos y multiplicarnos…el tener ese espíritu de ayudarnos y ya de esa manera poder ayudar a la comunidad más en lo que podamos”, concluyó José.

Para visitar:

Qué: Mercadito Alegría.

Dónde: Calle Alisal Este No. 727, en Salinas.

Cuándo: Todos los días, de 10 de la mañana a 7 de la tarde.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2uUvIme