LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Javier Zamora observó con orgullo sus campos llenos de flores, frutas y verduras.

“Me gusta estar ahí”, dijo. “Hace que te sientas tranquilo”.

Durante una caminata a la cresta de la colina, apuntó hacia los tomates, betabeles, perejil, cilantro, chícharos dulces, calabazas, fresas y lavanda orgánicos certificados. Su negocio de cultivos orgánicos, JSM Organics, cultiva diversas cosechas, pero se enfoca mucho en las fresas.

En cinco años, Zamora, de 43 años de edad, ha pasado de estar casi en la ruina a convertirse en un productor exitoso. Llegó a Estados Unidos proveniente de Michoacán, México, a los 20 años de edad y subió por la escalera del éxito en una corporación de restaurantes de Los Angeles. Tenía una casa grande y autos caros.

Sin embargo, la crisis de la vivienda de 2006 y 2007 hizo que su vida se fuera en picada. Él, su esposa Paola y sus dos hijas acabaron viviendo en un departamento de una recámara. La pareja decidió mudarse a Stockton, donde su esposa tiene familiares. Zamora encontró empleo y fue a la escuela para obtener su GED.

Uno de sus maestros lo motivó a ir a la universidad. Así lo hizo, y obtuvo grados asociados en ciencias de horticultura y en diseño de jardines en el Delta College de Stockton y en el Cabrillo College de Aptos.

La pareja se mudó entonces al área de Watsonville, donde Zamora trabajó para un productor de flores. Posteriormente, asistió a clases para aprender a ser productor orgánico en la Asociación de Capacitación Agrícola y del Suelo (ALBA) de Salinas. Se graduó y se independizó.

“Comencé sin nada de dinero, cero. Solo tenía mi pasión por cultivar mis propios alimentos”, informó.

Comenzó por obtener un crédito de $5,000 y arrendar un acre de tierra. Ahora arrienda varias granjas, por un total de 60 acres, en los que trabaja con la ayuda de más de 20 empleados. Recientemente, adquirió 200 acres en el área de Royal Oaks.

Aunque no comenzó siendo agricultor, Zamora creció en una familia de agricultores en México. Su padre tenía cultivos ahí, al igual que sus hermanos.

“A los 7 años, yo cultivaba con ellos en Michoacán, informó.

En la actualidad, comparte con gusto su experiencia agrícola con otros productores y estudiantes. En abril recibió honores en el complejo Deportivo de Salinas por parte del Distrito para la Conservación de Recursos del Condado de Monterey, durante la comida que organizan para celebrar la administración y la escolaridad. A Zamora le entregaron el premio al cooperador del año.

“Este es mi Oscar agrícola”, dijo Zamora, después de recibir el honor.

El premio reconoce sus operaciones agrícolas exitosas y sus contribuciones a la agricultura orgánica. Ha desarrollado contactos con el Servicio para la Conservación de Recursos Naturales del USDA (NRCS) para implementar proyectos y prácticas que permitan resolver la erosión, mejorar la salud del suelo, la calidad y conservación del agua, así como los hábitats para polinización y vida silvestre de sus ranchos.

Zamora ha compartido sus conocimientos en la conferencia EcoFarm, la Exposición Agrícola de Salinas, la Conferencia de Agricultores Latinos y en otras oportunidades. También participa en el consejo de ALBA, en el Comité Asesor para Rancheros y Granjeros Pequeños de USDA y en la Asociación para la Administración de Recursos Hidráulicos de Pajaro Valley. Incluso ha ayudado a cuatro de sus empleados a comenzar sus propias operaciones agrícolas.

La filosofía de su vida gira en torno a dar.

“Pienso que se trata de a cuánta gente puedes ayudar y qué es lo que puedes dejar detrás”, dijo. “Le agradezco a Dios y me siento realmente bendecido… Mientras estemos sanos y continuemos aquí y tengamos una actitud positiva, creo que estaremos bien”.

Tom Leyde es un reportero independiente y antiguo miembro del personal de The Californian. Vive en Salinas. Escríbale a thomasthomas9330@sbcglobal.net.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2rBelVS