1 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Charles Holifield, sospechoso de haber cometido el homicidio de una menor, se declaró inocente ante los cargos relacionados con la muerte de Christina Williams, de 13 años de edad, quien murió hace casi 20 años.

Holifield, de 56 años, y que ahora lleva el cabello largo y blanco, levantó el dedo medio ante la prensa durante su comparecencia en el Tribunal Superior del Condado de Monterrey el martes por la tarde.

La tía y el primo de Williams permanecieron sentados a unas cuantas filas de Holifield durante la audiencia de acusación formal, y Megan Ruíz-Ignacio, amiga cercana de la familia Williams, dijo que era una “sensación espeluznante estar sentada tan cerca de alguien que es responsable del secuestro y homicidio”.

“Sentí pena por él, por tan solo haber leído acerca de su crianza y su estilo de vida”, agregó. “Fue difícil, pero para él, ese simple hecho es como una patada en el estómago, especialmente saber que estamos aquí para representar a la familia, y a Christina y su voz, que no podemos escuchar porque ya no está aquí. Pero sí, fue espantoso”.

El 12 de junio de 1998, aproximadamente a las 7:30 P.M., Williams salió a caminar con el perro de la familia llamado “Greg” en un área de Fort Ord. Aproximadamente 45 minutos después, el perro regresó todavía con la correa, pero la niña nunca volvió a casa.

“Esto nunca debió haber sucedido, nunca, nunca, nunca”, dijo Ruíz-Ignacio. “Christina simplemente andaba aseando a su perro, algo de rutina. Acababa de cumplir 13 años. En un momento estaba en su casa cocinando su platillo favorito con su mamá, y una hora después Greg regresó sin ella”.

Poco después, su familia se comunicó con las fuerzas de la ley y se dio inicio a una extensa búsqueda de la niña, en la cual en cierto momento llegaron a participar 60 agentes del FBI en el área.

El caso atrajo mucho la atención de los medios, y de celebridades como Clint Eastwood y Mariah Carey, quienes se presentaron en televisión para solicitar información.

Exactamente siete meses después de que desapareció, los restos de Williams fueron encontrados en un área remota de Ft. Ord, aproximadamente a tres millas de su casa.

El FBI continuó su investigación durante años, y el caso apareció dos veces en el programa televisivo “America’s Most Wanted”. Se ofreció una recompensa de $100,000 dólares por información que llevara a la captura del culpable, y el FBI dio seguimiento a unas 7,500 pistas en la investigación inicial.

Una unidad de casos sin resolver en la que participaban múltiples dependencias analizó de nuevo el caso el año pasado, y mientras examinaban la evidencia obtuvieron un resultado de ADN, en conjunto con otras pruebas de la investigación de 19 años, que resultaron suficientes para acusar a Holifield de homicidio, anunció Dean D. Flippo, Fiscal de Distrito del Condado de Monterrey a principios de abril.

Los padres de Williams, que ahora viven en la Costa Este, nunca renunciaron a sus esperanzas, informó Ruíz-Ignacio, y agregó que Mike Williams, el padre de Christina, dijo que esperaba que el acusado se declarara inocente.

“Este es un homicidio sin sentido que nunca debió haber sucedido, y necesitamos simplemente ponerle fin a esto y esto es un grito en la oscuridad”, agregó.

Holifield había sido considerado sospechoso en el caso desde hacía largo tiempo, y también había sido interrogado anteriormente acerca del asunto. Actualmente está preso, con una condena de 25 años a cadena perpetua en prisión por secuestrar y hacer amenazas criminales contra una mujer el mismo año en que Williams desapareció.

En ese momento no había suficiente evidencia para crear un caso más allá de la duda razonable, informó la asistente del Fiscal de Distrito del Condado de Monterrey Jeanine Pacioni, quien está a cargo del caso.

Los abogados defensores Jeremy Dzubay y Michael Belter, de la Oficina de Defensores Públicos del Condado de Monterey, están a cargo del caso.

Holifield enfrenta cargos de homicidio en primer grado con alegatos especiales de secuestro y actos lascivos contra una menor, así como secuestro con el fin de cometer asalto sexual. Holifield también enfrenta agravantes que incluyen condenas anteriores por múltiples violaciones, secuestros y asaltos con la intención de cometer violaciones.

El caso volverá al mismo tribunal de la audiencia preliminar el 28 de junio.

Si lo condenan, Holifield es elegible para la pena de muerte o para una condena perpetua sin posibilidad de libertad bajo palabra. La Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Monterrey aún no ha decidido si buscarán la pena de muerte en este caso, y solicitarán la opinión de la familia para tomar esa decisión.

1 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2qbgfiE