LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Hombres armados que utilizaron a residentes locales como escudo humano abrieron fuego contra una patrulla del ejército mexicano que investigaba el robo de combustible, dando muerte a dos soldados e hiriendo a un tercero, informó el jueves el ejército.

Horas más tarde, los hombres armados atacaron a la patrulla con autos blindados y fusiles de alto poder, dejando otros dos soldados muertos y nueve heridos. Tres de los agresores murieron en el enfrentamiento, detalló el ejército.

La confrontación de la noche del lunes en el estado de Puebla, en el centro del País, representa un incremento en los recientes conflictos en los que ladrones de combustibles se han apoderado de la mayor parte de algunos pueblos en el llamado “triángulo rojo” al este de la Ciudad de México.

La Secretaría de la Defensa Nacional dijo que se envió una patrulla a la localidad de Palmarito para investigar reportes de explotación ilegal de un oleoducto. Una vez que los soldados llegaron, fueron recibidos a balazos por los agresores, que se refugiaron detrás de un grupo de mujeres y niños.

“Ante este hecho, el personal militar decidió no responder la agresión, en virtud de que las mujeres y los menores fueron empleados como escudo por los agresores”, indicó la dependencia en un comunicado.

El segundo ataque se realizó desde cinco vehículos, tres de ellos blindados, según el ejército que informó que detuvo a 12 de los atacantes.

Los molestos residentes de Palmarito instalaron barricadas el jueves a manera de protesta por la intervención del ejército.

El ejército encuentra cada vez mayor resistencia civil a sus patrullajes en la lucha contra el tráfico de drogas, y en meses recientes mujeres y niños intentaron impedir el paso de los soldados a los campos de opio en el estado de Oaxaca, en el sur del país.

Pero en esta ocasión se trata de robo de oleoductos — cada año se presentan miles de casos de acceso ilegal a los oleoductos del gobierno — en donde se reclutan de manera masiva a los habitantes locales por parte de grupos que a menudo distribuyen drogas, roban gasolina y diésel y realizan extorsiones y secuestros. En México son conocidos como “huachicoleros”, un término que refiere a quienes venden de manera ilegal el combustible, a un menor costo y a un costado de la carretera.

Algunos habitantes de Puebla y otros estados han basado gran parte de su economía en el robo de combustible, en ocasiones recolectando la gasolina y el diésel en baldes cuando se registra una fuga que se sale de control.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2pPFruK