4 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Padres empujando a sus niños en carriolas, niños oleando banderas y gritando “Si Se Puede”, adultos sosteniendo letreros con mensajes en apoyo a los inmigrantes, y líderes y organizaciones locales fueron algunos de los cientos de participantes en la marcha para conmemorar el Día Internacional de los Trabajadores.

El 1° de mayo es un día importante para trabajadores en todo el mundo ya que es un recordatorio de los derechos que los trabajadores tienen y de la lucha que existe para lograr condiciones óptimas y justas para todos. Pero este año, residentes de Salinas vieron el día como una oportunidad para protestar la administración actual y sus políticas antiinmigrantes.

“Vamos a unirnos a marchas en todo el mundo para existir derechos. En los Estados Unidos tenemos una Casa Blanca que no apoya a los inmigrantes y tenemos que mostrarle a él (Donald Trump) de lo que está hecha la comunidad”, dijo Cesar Lara, director ejecutivo del Consejo de Trabajo Central de la Bahía de Monterey.

Lara dijo que el mensaje que querían mandar es que “las políticas que la Casa Blanca está aplicando no son buenas para la comunidad” y lo que se necesita es un camino para legalizar a los millones de indocumentados que viven en el país.

“Lo que necesitamos es una reforma comprensiva de inmigración. Allí es donde la dirección debe de estar, y necesitamos respetar a los trabajadores que son la espina dorsal de cualquier economía en esta comunidad, son los trabajadores inmigrantes”, agregó Lara.

El supervisor del distrito 3 del Condado de Monterey Simón Salinas hizo eco al mensaje de Lara y dijo a la multitud que él estaba marchado en honor a su padre quien fue indocumentado y bracero en los años 50 y 60.

“Este mensaje es claro a Trump: es un mentiroso, es un racista, es antiinmigrante y le vamos a dar el mensaje y jamás dejaremos de marchar y resistir sus políticas antimexicanas, antiinmigrantes”.

La asambleísta Anna Caballero y la concejala del distrito 4 de Salinas Gloria De La Rosa también se dirigieron a la multitud y reiteraron su apoyo.

“Yo estoy aquí por dos razones, o pueden ser por mil razones, pero primeramente dos razones”, dijo Caballero.

“Primeramente porque hoy es el Día de los Trabajadores. Son los trabajadores que han luchado, que han servido y que han ganado tantos éxitos aquí en este país, pero también estamos aquí por los inmigrantes. Sabemos que sin los inmigrantes no tenemos trabajadores y no tenemos lechuga, no tenemos la economía fuerte”.

De La Rosa agradeció a los organizadores de la marcha y a las personas que asistieron para participar y dijo que Salinas sería una ciudad santuario.

“Mis palabras son que nosotros los apoyamos, y esta ciudad con mi voto y con el voto de otros políticos va a ser santuario”.

Los organizadores de la marcha– que incluyen a Teamsters 890, el Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU) 521, Consejo de Trabajo Central de la Bahía de Monterey, el Sindicato de Trabajadores Campesinos (UFW), MILPA, UFWC 5, y Construyendo Comunidades Saludables entre otros – y los residentes se reunieron en el Parque Comunitario César Chávez ubicado en la Avenida Madeira Norte.

Como muestra de apoyo, algunos padres que asistieron a la marcha decidieron no mandar a sus hijos a la escuela y ausentarse del trabajo para mostrar el impacto que los inmigrantes tienen en la economía y otros sectores, como la educación.

Una de esas personas fue la señora Marciana Lázaro.

La residente de Salinas asistió a la marcha con su esposo e hijos. Ella dijo que quería que su voz y la voz de la comunidad se escuchara hasta la Casa Blanca. Lázaro agregó que estaba marchando por los inmigrantes y el impacto que tienen en el país y la economía.

“Los ilegales no vienen a quitar trabajo a nadie, ellos solo buscan mejores futuros para sus hijos y para el estudio de sus hijos”.

Durante la trayectoria de la marcha por la Calle Market Este, la calle Sanborn Norte y la Calle Alisal Este, se veían muchos negocios con letreros en las puertas y ventanas diciendo que estaban cerrados como muestra de solidaridad por el Día de los Trabajadores y apoyo a los inmigrantes.

Al recorrer un perímetro de aproximadamente dos millas, las personas que estaban marchando regresaron al parque en donde un muro de papel los estaba esperando para ser derribado como símbolo de resistencia y desacuerdo con el plan de Donald Trump de construir un muro en la frontera sur entre los EE.UU. y México.

“No fuimos a trabajar por el día de hoy porque es un día muy importante para participar en esta marcha para que vea Donald Trump que nosotros estamos trabajando un trabajo duro y él no valora nuestro trabajo”, dijo Octavio Morales, residente de Salinas.

“Tenemos la familia y queremos sacar a la familia adelante…Queremos la oportunidad de trabajar bien, que nos dejen libres y dejen las redadas de las personas porque las personas están trabajando. No somos criminales”.

4 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2pq5NCY