1 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Durante su campaña, el presidente Trump les hizo a las familias trabajadoras muchas promesas que sonaban grandiosas. Pero al cumplir los primeros 100 días de la presidencia de Trump, es importante hacer un inventario de lo que el presidente ha hecho hasta ahora.

Desafortunadamente, no es mucho.

Desde que asumió la presidencia, Trump ha roto muchas de las promesas que hizo durante la campaña – y ahora los trabajadores estadounidenses están pagando el precio.

Durante su campaña, el presidente se presentó como un populista que estaba en contra de la clase política - demócrata y republicana - aseguró que “los trabajadores estadounidenses finalmente tendrían a un presidente que los protegería y lucharía por ellos”. Sonaba como un republicano diferente quien tal vez estaría dispuesto a negociar con los demócratas. En temas como infraestructura y comercio, los demócratas estábamos de acuerdo con lo que él decía.

Pero el presidente Trump hizo un cambio radical, cambió su populismo por plutocracia, gobernando desde la ultraderecha a favor de las corporaciones poderosas y de los intereses especiales a los que antes había atacado. Hay cuatro áreas en las que no ha cumplido sus promesas: empleos y la economía, “drenar el pantano”, la salud y el presupuesto.

Empleos y Economía

El presidente hizo campaña como un astuto hombre de negocios que crearía empleos y que haría crecer la economía más rápido de lo que los expertos predecían. Pero en 100 días, su partido no ha presentado una sola propuesta de ley importante.

A pesar de sus promesas de reparar nuestra deficiente infraestructura y crear millones de empleos bien pagados para los estadounidenses, hasta el momento, no hemos visto ninguna propuesta por parte del presidente. En enero, los demócratas presentamos un plan de un billón de dólares para mejorar la infraestructura, esperando que el presidente apoyara la iniciativa basándonos en sus promesas de campaña. Pero no hemos oído nada de la Casa Blanca. De hecho, lo único que hemos visto por parte del presidente Trump son sus propuestas de miles de millones de dólares en recortes a importantes programas de transporte y a la creación de empleos en infraestructura en su presupuesto.

En el importante tema de la sustitución de empleos estadounidenses por empleos extranjeros, el presidente firmó una orden ejecutiva para eliminar medidas que prevenían la evasión de impuestos y la sustitución de empleos por parte de las corporaciones.

A pesar de su política “Compra Estadounidense, Contrata Estadounidenses”, el presidente se ha negado a exigir que nuestros sistemas de tuberías e infraestructura hidráulica sean fabricados con acero estadounidense. Y mientras que hemos escuchado al presidente Trump hablar muchas veces sobre responsabilizar a China por sus prácticas desleales de comercio, el presidente se ha negado a calificar a China como un país manipulador de divisas y ha indicado que dejará de aplicar las reglas de comercio con China en el corto plazo.

“Drenar el Pantano”

El Presidente Trump amaba decir que una vez que llegara a Washington “drenaría el pantano”. Pero ha llenado su gabinete con multimillonarios, banqueros y personas llenas de conflictos de interés. También se rehusó a hacer pública la lista de visitantes de la Casa Blanca, mientras emitía excepciones en secreto para que las personas que practicaban cabildeo trabajen en su administración en los temas en los que anteriormente habían tratado de influenciar. En lugar de “drenar el pantano” el presidente lo está llenando hasta el borde.

Salud

El presidente aseguró durante su campaña que revocaría y reemplazaría la Ley del Cuidado de Salud. Prometió que crearía un mejor sistema de salud, reduciría los costos, seguro médico para todos, que Medicare no sufriría cambios. Pero una vez en la presidencia, rompió cada una de estas promesas con Trumpcare.

La promesa del presidente Trump de “seguro médico para todos”, rápidamente se transformó en un informe que confirmaba que 24 millones de estadounidenses perderían su cobertura. La promesa del presidente de una cobertura médica que sería “menos costosa y mejor” se transformó en primas altas para adultos mayores, altos costos para la clase media y descuentos fiscales para los más ricos. En cuanto a Medicare, su plan hubiera hecho recortes por 100 mil de millones de dólares.

Presupuesto

Quizá nada resume mejor los primeros 100 días del presidente Trump que su propuesta de presupuesto. A pesar de que ha llamado a la educación “el tema equivalente a la lucha por derechos civiles de nuestro tiempo”, su presupuesto eliminaría programas importantes. A pesar de que hizo un llamado para un “nuevo programa nacional de reconstrucción”, recortó fondos para la infraestructura que benefician a comunidades en todo el país. Y a pesar de decir que “la cura para enfermedades que siempre hemos padecido no es mucho pedir”, propuso un recorte a la investigación científica de los Institutos Nacionales de la Salud y la Fundación Nacional para la Ciencia. El presupuesto que el presidente Trump presentó es una puñalada al corazón de la clase media y comprueba que él hace promesas que no puede cumplir.

El presidente Trump pudo haber pasado sus primeros 100 días trabajando con los demócratas y tratando de lograr un consenso en estos temas. Pero él ha abandonado su campaña populista a beneficio de la ultraderecha, de una agenda política guiada por los intereses especiales que lastima a las familias trabajadoras y que lo dejan con pocos resultados que mostrar durante su mandato.

Incapaz de presentar legislación importante, los logros del presidente únicamente consisten en órdenes ejecutivas – algo que él condenó como una forma poco efectiva de gobernar – y algunas iniciativas de ley que fueron aprobadas utilizando una norma legislativa que los republicanos utilizaron para anular las regulaciones durante la presidencia de Obama. Pero no se deje engañar, estos no son logros importantes. Muchas de estas órdenes ejecutivas simplemente piden a las agencias federales “estudiar” temas, y muchas de estas leyes solo benefician a los intereses especiales.

Nosotros los demócratas estamos preparados para trabajar con el presidente Trump para ayudar a la clase media estadounidense, pero el presidente tiene que encontrarnos a medio camino. Al menos que el presidente cambie de enfoque, los próximos 100 días serán igual a los primeros: una serie de promesas rotas y pocos logros para las familias estadounidenses trabajadoras.

El Senador Charles E. Schumer, D-N.Y., es el líder demócrata en el Senado de los Estados Unidos.

1 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2pef40M