LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Se espera que un proyecto para una nueva correccional para menores con valor de 58 millones de dólares, que lleva casi 15 años en proceso, aparezca por fin en el horizonte con una ceremonia de inicio de obras que se llevará a cabo durante el próximo mes.

La Correccional para Menores Wellington M. Smith, Jr. que se utiliza en la actualidad fue construida en 1959, y no cumple con las necesidades de los jóvenes delincuentes que se alojan ahí en la actualidad.

“Queremos que salgan de ahí, queremos que programen”, dijo Marcia Parsons, oficial en jefe de libertad condicional del condado de Monterey. “Queremos que hagan actividades recreativas y positivas, pero simplemente no tenemos el espacio para hacer eso ahora”.

La correccional para menores, que se localiza en el 1420 de la calle Natividad, utiliza un anticuado diseño de pasillos lineales con celdas a ambos lados, lo cual reduce la visibilidad de los jóvenes y por lo tanto dificulta la tarea del personal para controlar con seguridad.

Hay poco espacio para los programas, y con frecuencia el personal debe encontrar soluciones creativas cuando múltiples grupos necesitan hacer programación al mismo tiempo.

El edificio también muestra mucho desgaste debido a los casi 60 años de uso que ha tenido, con pintura descascarada, pisos incompletos, plomería descompuesta y demás.

No hay un área segura para recoger o dejar gente en las instalaciones, y tampoco hay cocina, lo cual significa que las comidas deben traerse diariamente desde el centro juvenil cercano.

Una de las pocas salas de visita es de hecho una antigua lavandería; durante las visitas, los abogados, los terapeutas y las familias con frecuencia se quejan por el sonido del agua que proviene de las tuberías expuestas en la sala.

La nueva correccional para menores será una diferencia “de la noche a la mañana” en comparación con la antigua, dijo Parsons.

Tendrá un “ambiente como de campus” con cuatro unidades modernizadas y separadas que contendrán 30 camas cada una, lo cual permitirá aumentar la visibilidad y seguridad del personal y de los jóvenes.

La correccional para menores utilizará más luz natural y un diseño de espacio abierto, y también contará con un centro educativo para clases y un gimnasio, un campo recreativo al aire libre, una cocina y comedor, un área segura para recoger y dejar personas, varias salas de visita y múltiples espacios para programación.

El proyecto se topó con varios obstáculos políticos y presupuestales a lo largo de los años, pero ahora ya se encuentra en la etapa de aprobación. Una vez que el estado dé la notificación de que se puede avanzar, lo cual se espera que ocurra más adelante este mes, el proyecto podrá iniciar su construcción.

Se calcula que quedará terminado para septiembre de 2019.

A principios de la década de 2000, se identificó la necesidad de una correccional para menores después de que los problemas estructurales y de seguridad causados por un terremoto provocaron que todos los jóvenes fueran reubicados al ala de rehabilitación de la Cárcel del Condado de Monterey, y a Paso Robles y Santa Clara durante unos 18 meses.

El edificio existente se adaptó con columnas, así como un cielo falso y conexiones eléctricas, pero se trató de un remedio temporal para el problema.

En 2010, el condado de Monterey recibió una subvención estatal de $35 millones de dólares a través del proyecto de ley 81 del Senado para la construcción de la correccional para menores, y el condado contribuyó con $17.8 millones de dólares para el proyecto.

El condado llevó a cabo varias juntas con la comunidad mientras consideraba posibles sitios para la nueva correccional para menores, pero la comunidad rechazó las áreas propuestas.

En lugar de ello, el proyecto volvió al punto inicial, en el que la correccional para menores se construiría en etapas en el lugar existente, mientras continuaba funcionando. La construcción se llevará a cabo al mismo tiempo que el proyecto de expansión de la Cárcel del Condado de Monterey.

El proyecto de la correccional para menores tardó casi un año en salir de la etapa de licitación, y cuando terminó, el presupuesto más bajo estaba $8 millones de dólares por encima del límite. El proyecto se modificó y se volvió a licitar.

En esa ocasión volvió con $6 millones de dólares por encima del presupuesto y el 28 de marzo, el Consejo de Supervisores del Condado de Monterey aprobó el aumento de los $6 millones de dólares para el proyecto.

La mayor parte de los jóvenes que llegan a la correccional para menores solo permanecen ahí durante algunos días o hasta un par de semanas mientras pasan por el proceso del tribunal juvenil, informó el director de la Correccional para Menores del Condado de Monterey José Ramírez.

Sin embargo, muchos de ellos provienen de hogares donde no tienen ni siquiera los elementos más básicos de alimentación o una cama.

“Para algunos de los jóvenes que llegan aquí, este es el ambiente más agradable en el que han estado jamás”, dijo Ramírez. “Son jóvenes de nuestra propia comunidad”.

Aunque la correccional para menores se construyó originalmente para alojar a delincuentes por delitos como ausentismo o por huir de su casa, “ahora tenemos una población muy diferente. Ahora llegan por actos mucho más violentos”, dijo Parsons. “La institución no se construyó para alojar al tipo de jóvenes que tenemos ahí ahora”.

Durante los últimos años, el condado de Monterey se ha clasificado como uno de los condados con los índices más altos de violencia juvenil del estado.

Aunque la mayoría llega por ofensas menos graves, algunos de los jóvenes de la correccional para menores ya se identifican como pandilleros y están acusados de actos violentos graves, lo cual significa que se requieren medidas de seguridad más sofisticadas para alojarlos con seguridad.

La mayoría de los jóvenes llegan a la correccional para menores una vez y nunca se les vuelve a ver ahí de nuevo. Sin embargo, algunos llegan en un momento crítico en el que, o encuentran formas de resolver sus problemas de una manera saludable, o desarrollan un estilo de vida criminal de adultos.

“Los jóvenes que vemos son mucho más maleables”, dijo Parsons. “También son más vulnerables, así que es un equilibrio delicado y tratamos de usar herramientas y prácticas que las investigaciones ha demostrado que funcionan.

Agregó que el proyecto será el más grande de su carrera profesional de casi 30 años en el Departamento de Libertad Condicional del Condado de Monterrey, y el personal está entusiasmado de ver que por fin se va a poner en práctica.

“Tenemos que alojar a los jóvenes que hayan cometido delitos muy serios, vamos a alojarlos en la forma más segura y sana posible, y esta nueva correccional para menores nos va a proporcionar ese ambiente”, informó.

“Queremos que la comunidad sepa que estos son nuestros jóvenes”, agregó. “No provienen de otro lado. Provienen del condado de Monterey y se trata del hijo de su vecino o de la hija de su pariente. No son jóvenes extraños. Son jóvenes que han cometido errores, pero son tan solo jóvenes”.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2p5da38