LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Un chico mexicano de 8 años asesinado a tiros con su maestra en un aula de educación especial en San Bernardino había nacido con un trastorno genético y sobrevivido a una cirugía del corazón, dijo el martes un funcionario escolar.

Jonathan Martínez tenía el síndrome de Williams, un mal poco frecuente que se caracteriza por retraso de aprendizaje, discapacidad intelectual de leve a moderada y problemas del corazón, según Dale Marsden, supervisor del Distrito Escolar Unificado de la ciudad de San Bernardino.

Sin embargo, los menores afectados por el síndrome también tienen “talentos extraordinarios”, como pasión por la música y una personalidad extremadamente amistosa, dijo un experto.

“A decir de todos, Jonathan Martínez era un chico feliz”, dijo Marsden en conferencia de prensa.

Por su parte, el gobierno mexicano lamentó el fallecimiento del menor y su maestra en los hechos del lunes en San Bernardino. Indicó también que está en contacto directo con los padres del chico y les está brindando toda la asistencia y protección necesarias.

En un comunicado, la Secretaría de Relaciones Exteriores afirmó que “reitera su más enérgica condena a todo hecho de violencia que afecte a nuestros nacionales”.

Un compañero de clase, Jeffrey Imbriani, de 7 años, dijo que solía conversar y jugar fútbol con Jonathan.

“Lo conozco porque un día simplemente llegó caminando hasta mí y dijo ‘¿podemos ser amigos?’. Le dije ‘sí’ y hemos sido amigos desde entonces”, declaró Imbriani a The Associated Press.

Jeffrey dijo que los alumnos se levantaron de las sillas y corrieron afuera con su maestra cuando escucharon los disparos.

“Creí que eran petardos, pero después llegó la policía y entonces me di cuenta de que eran disparos”, afirmó.

Jeffrey se enteró de la muerte de Jonathan cuando llegó a casa y escuchó las noticias.

“Me sentí triste”, afirmó. “Pensaré en él como uno de mis mejores amigos”.

Jonathan falleció en un hospital después de que el esposo de su maestra, Karen Smith, lo baleara en el aula. El hombre, Cedric Anderson, había matado a tiros a la maestra, de la que estaba separado, y después se suicidó.

Otro alumno de 9 años también fue alcanzado por las balas y se encuentra estable, de buen humor y viendo caricaturas en un hospital, señaló Marsden.

Este chico, cuyo nombre no fue revelado, se recuperará, según las previsiones de los médicos.

La familia Martínez quiere honrar el recuerdo de Jonathan dando a conocer más el síndrome de Williams, señaló el supervisor.

Este mal afecta a unas 25,000 personas en Estados Unidos, según Terry Monkaba, director ejecutivo de la Asociación del Síndrome de Williams.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Read or Share this story: http://bit.ly/2ovWKhM