LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Desde que me mudé a Salinas proveniente de East Bay hace siete años, he aprendido a apreciar a la gente de esta ciudad y de la Costa Central.

En realidad es un lugar hermoso.

Pero también es un lugar de contradicciones, algunas de las cuales tienen una naturaleza grave.

Por ejemplo, la Costa Central es donde viven algunas de las personas más ricas de este planeta. También es el hogar de algunas de las personas más pobres y con mayor inseguridad alimenticia. En efecto, esa es una ironía, sobre todo si consideramos que tantos de ellos son trabajadores del campo.

Existen diversas dependencias y organizaciones sin fines de lucro dedicadas a ayudar a estas personas, pero tienen dificultades y escasez de financiamiento. Una de las más grandes, la que tiene mayor impacto en la vida diaria de la gente, es el Banco de Alimentos del Condado de Monterey, dirigido por la increíble Melissa Kendrick, su directora ejecutiva.

Hace algunos años, cuando un idiota trató de incendiar el edificio existente del Banco de Alimentos en la calle Market Oeste, tuve la oportunidad de trabajar brevemente al lado de Melissa para congregarlos a ustedes, los lectores de The Californian y de El Sol, para que metieran la mano en sus bolsillos y donaran lo que pudieran para reparar el edificio.

En ese proceso, aprendí lo generoso que puede ser un pueblo agrícola pobre como Salinas. Muchos de ustedes donaron $5, $10 o $20 dólares para nuestra colecta, sabiendo que más adelante esa semana el presupuesto de la familia resultaría afectado. Tengo que admitir que ha habido momentos en que me he emocionado profundamente por su desinteresada generosidad.

Al final de esa colecta nosotros, incluidos algunos de nuestros líderes empresariales y agrícolas tan generosos, recolectamos bastante más de $200,000 dólares para el Banco de Alimentos y ayudamos a que volviera a funcionar después del incendio.

¿Pues adivine qué…?

Hoy vuelvo a dirigirme a usted para anunciar que The Californian y El Sol dirigirán de nuevo los esfuerzos para ayudar al Banco de Alimentos. En esta ocasión, trataremos de ayudar a esta importante institución que distribuye más de 7 millones de libras de alimentos al año a los residentes de Salinas y del condado de Monterey, para construir un centro de distribución y almacén nuevos que les permitan mantenerse al paso de la demanda y ayudar a aún más personas necesitadas.

El proyecto ya arrancó. El Banco de Alimentos ya adquirió un hermoso terreno con valor de $2 millones de dólares en la calle Rossi Oeste aquí en Salinas, donde construirá las nuevas instalaciones

Lo difícil, sin embargo, será el costo del edificio que se calcula que tendrá un valor de unos $8 millones de dólares ya terminado y equipado con todos los refrigeradores, estantes y otro equipo de almacenamiento necesario.

Así que, durante las próximas semanas, todos pueden contar con que les diré cómo pueden ayudar a recaudar este dinero. No va a ser fácil, pero no cabe duda de que necesitamos de esta organización, ahora más que nunca. Por desgracia, el hambre en Salinas y en todo el condado está aumentando en lugar de disminuir.

Sin embargo, antes de que avancemos mucho por este camino, de entrada necesito hacer algunas solicitudes especiales al alcalde de Salinas Joe Gunter, al ayuntamiento de la ciudad, al condado de Monterey y a la Dependencia del Transporte del Condado de Monterey (TAMC).

Mi solicitud es que renuncien a todas sus “cuotas de urbanización” de este proyecto.

Cada una de esas dependencias del gobierno local cobra cuotas para contrarrestar y solventar el impacto de la infraestructura de cualquier edificio nuevo. Por supuesto que estoy pidiendo mucho.

Verá, se planea que el nuevo edificio tenga unos 62,500 pies cuadrados de construcción, y las cuotas de urbanización de una estructura de ese tipo son, digamos, considerables.

De acuerdo con los documentos de la ciudad que he obtenido, los funcionarios de Salinas le están pidiendo al Banco de Alimentos que pague un gran total de $366,953 dólares en cuotas de urbanización (hasta la fecha).

Entiendo por completo el propósito de la existencia de las cuotas de urbanización. Lo ideal es que la ciudad y el condado no tengan que tomar dinero de los fondos de los impuestos públicos para pagar los impactos en la infraestructura porque una tienda grande amenaza con reubicarse a otro lugar. En muchos casos, estos tratos con el sector privado terminan siendo tan solo regalos de fondos públicos, lo cual representa tema para otra columna más adelante.

Pero seguramente, al hablar de los detalles de lo que es verdaderamente importante en la vida de nuestra comunidad, combatir el hambre tiene que ser la principal prioridad. Es una verdadera vergüenza que uno de cada cuatro niños locales tenga hambre en forma regular.

En serio, estamos en California, el Estado de Oro. Se supone que somos la sexta potencia económica más grande del mundo. Tenemos una economía agrícola de $9,000 millones de dólares en el Valle de Salinas. Señores, podemos y debemos hacer algo mejor por nuestra gente y sí, ellos deben ser primero.

Así que espero que el alcalde Gunter, el ayuntamiento de la ciudad de Salinas, el condado de Monterey y TAMC entiendan la increíble oportunidad humanitaria que representa este proyecto y muestren un verdadero liderazgo al renunciar a estas onerosas cuotas de urbanización.

Simplemente, se trata de hacer lo correcto.

¿ESTÁ DESESPERADO POR AYUDAR?

Si desea contribuir a la campaña para el nuevo edificio del Banco de Alimentos, hágalo escribiendo un generoso cheque a Food Bank for Monterey County y envíelo por correo a 815 W Market St # 5, Salinas, CA 93901. Mencione a The Californian en el espacio del Memo. También puede hacer una donación en línea visitando este sitio web: www.foodbankformonte­reycounty.org ¡Gracias!

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2ovX0x5