1 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

La oficina de la fiscalía del Condado de Monterey anunció que presentará cargos en el asesinato de Christina Williams, de 13 años, que desapareció mientras caminaba el perro de la familia en Fort Ord hace casi 20 años.

Alrededor de las 7:30 P.M. el 12 de junio de 1998, Williams se fue a pasear al perro de la familia "Greg" en un área de Fort Ord. Aproximadamente de 45 minutos más tarde, el perro regresó todavía atado a la correa, pero la niña nunca volvió a casa.

Poco después, su familia contactó a la policía y una búsqueda extensa comenzó para la niña desaparecida.

El caso fue investigado inicialmente por el Departamento de Policía Presidio de Monterrey, y días después, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) llegó a bordo para ayudar en el caso.

Cerca de 60 agentes del FBI vinieron al área durante los primeros meses de la investigación, dijo Bertram R. Fairries, agente especial auxiliar a cargo de la División de San Francisco, y el Servicio de Investigaciones Penales Navales Locales, la Oficina del Alguacil del Condado de Monterey y otras autoridades locales también se unieron a la búsqueda de la niña que tardó meses.

El caso atrajo la atención de los medios de comunicación, y celebridades como Clint Eastwood y Mariah Carey aparecieron en la televisión pidiendo información.

Exactamente siete meses después de su desaparición, los restos de Williams fueron encontrados en un área remota de Fort Ord a unas tres millas de su casa.

El FBI continuó su investigación durante años, y el caso apareció dos veces en el programa "America's Most Wanted" (los más buscados de EE.UU.). Una recompensa de $100,000 dólares fue ofrecida por información que llevara a un arresto., y Fairries dijo que el FBI siguió cerca de 7,500 pistas en la investigación inicial.

Al principio, los padres de la niña mantuvieron un sitio web sobre el caso, y en la última publicación en el sitio en 2001, uno de ellos escribió en inglés: "He hablado con el agente del FBI sobre el caso y él está trabajando en algunas cosas, sin embargo, no hay avances hasta el momento. Tengo plena fe en el FBI que están haciendo todo lo posible para resolver este caso. Una cosa que me gustaría destacar es que en mi creencia en Dios sé que si Él quiere a la(s) persona(s) capturada, que serán - en Su tiempo perfecto. Eso puede ser difícil de aceptar para algunos, pero confío totalmente en Él".

A medida que pasaba el tiempo, se formó una unidad de casos sin resolver con oficiales de varias agencias de las fuerzas del orden, así como investigadores y fiscales de la oficina de la fiscalía. La unidad comenzó a trabajar con el equipo regional de narcóticos y violencia de la Península y examinó de nuevo el caso de Christina Williams.

El año pasado, el equipo de casos sin resolver identificó posibles pistas nuevas en el asesinato y volvieron a examinar evidencia de la escena del crimen.

Todas las pruebas físicas en el caso fueron analizadas nuevamente para pruebas de ADN, y un perfil de ADN, junto con otras evidencias de la investigación de 19 años, proporcionaron pruebas suficientes para acusar a Charles Holifield, de 56 años, de asesinato, anunció el fiscal de distrito Dean D. Flippo el jueves por la tarde.

Holifield había sido considerado un sospechoso en el caso y fue interrogado en el asunto antes. Actualmente está cumpliendo condena de 25 años a vida en prisión por secuestro y hacer amenazas criminales contra una mujer el mismo año que Williams desapareció.

"Él ha sido un sospechoso casi desde el principio. Sin embargo, hubo problemas al colectar evidencia suficiente en ese momento para construir el caso más allá de una duda razonable", dijo la fiscal adjunta del Condado de Monterey, Jeanine Pacioni, quien está procesando el caso. "Con la evidencia adicional, sentimos que es algo con lo que podemos continuar ahora".

Holifield será acusado de asesinato en primer grado, que incluye acusaciones especiales de secuestro y actos lascivos en un niño, así como secuestro con fines de asalto sexual.

Holifield también se enfrentará a penalidades adicionales que incluyen convicciones anteriores por múltiples violaciones, secuestros y agresiones con intención de cometer violación.

Si es condenado, Holifield es elegible para la pena de muerte o cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. La Fiscalía del Condado de Monterey aún no ha decidido si buscará la pena de muerte en este caso y buscará comentario de la familia para tomar esa decisión.

Flippo hizo el anuncio el jueves con una larga línea de los agentes involucrados en el caso parados detrás de él, los cuales incluyen fuerzas policiales de la Península de Monterey, la oficina del fiscal de distrito y el FBI, así como fiscales que están trabajando en el caso.

Flippo señaló que el caso es un testimonio de incontables horas, entrevistas, recopilación, examinación y más examinación de pruebas, así como miles de páginas de informes escritos por investigadores.

"Este fue un esfuerzo colaborativo con muchas agencias trabajando juntas para tratar de resolver un crimen que realmente afectó a nuestra comunidad", dijo Flippo.

En particular, acreditó al Agente Especial retirado del FBI, Rick Black; al jefe adjunto de Policía de Monterrey, Bill Clark; y al capitán de la Oficina de la Fiscalía, Ryan McGuirk, por su trabajo en el caso, así como la asistencia del Departamento de Justicia.

El jueves, Fairries expresó sus condolencias a la familia y también agradecimiento a la comunidad y las agencias que trabajaron en el caso.

"El FBI tiene una memoria larga. Ni el tiempo ni la distancia nos impide resolver casos como este ... Al proteger al pueblo estadounidense, lo hacemos de muchas maneras y una de esas maneras es uniéndonos a nuestros compañeros y centrarnos en los criminales más importantes que se aprovechan de nuestra comunidad", dijo Fairries "Este individuo fue uno de esos, y eso fue lo que estuvo detrás de nuestro compromiso en resolver este caso".

El equipo de casos sin resolver incluyó un fiscal e investigador de la Fiscalía, un agente especial del FBI, oficiales del equipo regional de narcóticos y violencia de la Península, y un equipo local que incluyó oficiales de la Patrulla de Caminos de California, la oficina de investigaciones de Seguridad Nacional y también los departamentos de policía de Carmel, Marina Monterey Pacific Grove, Sand City, Seaside y la Universidad Estatal de California de la Bahía de Monterey.

"Cuando las agencias trabajan juntas para compartir información y compartir recursos, casos como este se pueden resolverse ... Seguiremos trabajando juntos para asegurar que otros casos sin resolver de homicidios sean resueltos”, dijo el comandante del equipo regional de narcóticos y violencia de la Península Ethan Andrews.

Un miembro no identificado de la familia de Christina Williams asistió a la conferencia de prensa el jueves. Los padres de las niñas ahora viven fuera del estado y recientemente fueron notificados del desarrollo del caso.

Después de que se presenten los cargos, se prevé que Holifield sea traído al área mientras el caso entra en el Tribunal Superior del Condado de Monterey durante las próximas semanas. Flippo cree que tomará "bastante tiempo" antes de que se realice la audiencia preliminar.

"Estamos hablando de 19 años de investigaciones que los abogados tendrán que examinar, y normalmente no van a estar listos hasta nuevos procedimientos hasta que revisen la evidencia", dijo Flippo.

"Creemos que estamos en una posición ética para seguir adelante, y nunca regresará a Christina Williams, pero lo menos que podemos hacer es trabajar muy, muy duro para tratar de presentar la evidencia al jurado y el jurado tomará esa decisión", agregó.

1 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2pbL96J