LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

La Unión de Trabajadores Campesinos (UFW, por sus siglas en inglés) perdió una demanda entablada por ex empleados del sindicato, y han sido ordenados a pagar $1.2 millones de dólares en salarios y horas extra no pagadas y otras penalidades.

El lunes, un juez de la corte superior del Condado de Monterey falló a favor de la demanda entablada por cerca de 160 trabajadores de la UFW en California, los cuales reclamaban que no recibieron compensación por horas extras trabajadas y descansos que se les debía.

La demanda fue entablada en el 2014 por el ex empleado de la UFW Francisco Cerritos y después otros 21 organizadores internos se unieron.

La demanda de $1.2 millones de dólares incluye $65,000 para Cerritos, y $600, 000 dólares para los otros organizadores en compensación por las horas extra. Además $119,000 dólares fueron destinados para 74 miembros de la demanda colectiva por violaciones en los talones de cheque y $235,000 dólares para el fiscal general privado para penalidades del código laboral de California.

“Yo creo que (la victoria es) justicia para las personas que fueron parte de la demanda que trabajaron allí, los que siguen trabajando que van a ser respetados, y un mensaje que la ley es para todos ningún empleador es más que los trabajadores”, dijo Cerritos.

“Es histórico porque se está haciendo justicia. Que mala onda de un sindicato que dicen que respeten las leyes y ellos no lo hacen”.

Aproximadamente 64 empleados decidieron no ser parte de la demanda colectiva, dijo Lindsey Berg-James una de las abogadas en Noland, Hamerly, Etienne & Hoss, un bufete de abogados con base en Salinas que representó a Cerritos y a empleados de la UFW. Al menos un tercio de los organizadores son de la Costa Central, muchos de ellos del Valle de Salinas.

La UFW planea apelar la decisión que Giev Kashkooli, el 2do vicepresidente, describió como” injusta”.

“Vamos a apelar esta decisión injusta y tenemos confianza que una corte superior va a anular el veredicto (del lunes)”, escribió Kashkooli en respuesta en un correo electrónico. “La Unión de Trabajadores Campesinos están en total desacuerdo con la decisión tomada por la corte de Monterey el lunes”. La UFW argumenta que “personas externas pagaron a los demandantes para que interrumpiera los esfuerzos de la UFW en mejorar la vida de los trabajadores agrícolas. Estamos decepcionados que el juez no pidió a los que estaban recibiendo pago de fuentes externas a que identificaran cuál era el origen de los pagos en los descubrimientos antes del juicio”.

Kashkooli dijo que “los demandantes son representados por abogados que apoyan a agricultores incluyendo un ex asesor jurídico general de Western Grower Association; el bufete de abogados también representa a agricultores que tienen conflictos legales en el presente con la UFW”.

Al momento de redactar la nota, no se habían respondido las llamadas o correos electrónicos hechos a Thomas Lynch abogado en Martinez Aguilasocho & Lynch quien representa a la UFW.

La UFW fue fundada por el activista y líder campesino César Chávez en 1962, y es el sindicato de trabajadores campesinos más grande en el país. En Salinas, la UFW ha asistido a las recientes reuniones del Ayuntamiento de Salinas sobre el polémico tema de las ciudades santuarios. El 2 de abril, la UFW en Salinas estará llevando a cabo la marcha anual César Chávez.

Berg-James dijo que "el aspecto más singular de esto es que es un empleador sindical para proteger a los trabajadores agrícolas, y aprendimos que estaban cometiendo estas violaciones con sus propios empleados".

“Perdieron toda la visión que César (Chávez) había creado. Ellos son una compañía que reciben dinero…ellos solo están pensando en el dinero. César (Chávez) no ganaba dinero”, dijo Cerritos.

La reportera de El Sol Susana Vázquez contribuyó a este despacho.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2nJgy2i