LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Cuatro homicidios en el transcurso de cuatro días han dejado orificios de balas en las cercas, manchas de sangre en la entrada de una cochera, una conmemoración desgarradora y vecinos traumatizados en Salinas.

Las autoridades lograron una detención en el primer caso, que involucró la muerte de William Henry Crabbe, de 38 años, quien iba caminando por la calle Work cuando murió atropellado por un hombre que se sospecha que iba conduciendo bajo los efectos del alcohol o las drogas, en las primeras horas del jueves. Jaime García, de 24 años, fue detenido horas después del accidente.

Sin embargo, los siguientes tres homicidios comparten los mismos detalles trágicos que la mayoría de los homicidios de Salinas: un hombre murió en lo que parece ser un tiroteo relacionado con pandillas, y casi ningún testigo se ha presentado.

El jueves por la noche, Jess Carl González, de 43 años, murió a tiros mientras se alejaba de la tienda Shop N Save en la calle Maine Norte. Una conmemoración de flores, posters, globos y juguetes que han ido dejando sus seres queridos marca el lugar donde murió.

“Con mucho amor de tus hijos. ¡Nunca te olvidaremos, querido! ... No estás solo, cariño. Nos reuniremos de nuevo”, escribió un ser querido en un póster.

“Te extraño mucho, papá. Quiero besarte y estar siempre contigo. Te amo tanto”, se lee en otro mensaje. “Tu hija Arianna, de 5 años de edad”.

Hubo un breve descanso de la violencia el viernes, pero el sábado por la noche murieron a tiros un hombre de 33 años y su primo de 31, mientras estaban bebiendo cerveza al frente de una casa de la calle Dennis.

Se hicieron casi dos docenas de disparos contra los hombres, y una de las víctimas corrió hacia el patio trasero mientras trataba de escapar del tiroteo contra la casa, la cerca y los basureros cercanos.

El hombre de 33 años murió a causa de sus heridas, mientras que el otro se encuentra en condición estable. Sus identidades aún no ha sido reveladas, pero se reportó que ambos eran trabajadores del campo sin historial de participación en pandillas.

Una mujer que vive en esa calle se mostró visiblemente afectada mientras hablaba acerca del incidente el lunes. Aunque ha vivido en Salinas durante largo tiempo, la mujer, quien no quiso ser identificada por motivos de seguridad, dijo que ahora se asusta cuando ve que algún auto disminuye la velocidad al pasar.

El domingo por la noche, Víctor Saucedo, de 28 años, murió a causa de sus heridas después de un tiroteo que se suscitó en la calle Leslie.

El comandante de la policía de Salinas Stan Cooper dijo que los cuatro homicidios han puesto a prueba a la unidad de investigaciones del departamento, mientras los detectives trabajan tiempo extra para tratar de encontrar pistas de los casos.

Aunque algunas de las víctimas no tienen relaciones conocidas con las pandillas, la forma en que se llevaron a cabo los homicidios hace que la policía piense que todos están relacionados con pandillas.

Estos cuatro homicidios recientes aumentaron a 14 el total de homicidios investigados por la policía de Salinas en lo que va del año. Hasta ahora, ha habido detenidos en dos de los casos.

“Hemos tenido años que arrancaron rápidamente y después se calmaron. En realidad no hay rima ni razón en cuanto al momento en que ocurre este tipo de cosas… Es importante que la gente se dé cuenta de que llegamos después de que ocurren los hechos, así que realmente dependemos de la información que compartan con nosotros”, dijo Cooper.

A veces la policía tiene pistas en un caso, pero no puede detener a alguien todavía hasta que el caso se refuerce lo suficiente como para ir al tribunal.

El uso del sistema localizador de disparos ShotSpotter ha ayudado a la policía a mejorar su tiempo de respuesta, agregó, ya que ha habido ocasiones en que la gente se tarda en llamar a la policía o simplemente no la llaman cuando escuchan disparos. Esto también ayuda a que la policía determine mejor el lugar del tiroteo que lo que podría calcular una persona que llama.

Mientras tanto, la policía de Salinas le pide a cualquier persona que tenga información acerca de los homicidios que se comunique con ellos. La información, sin importar lo pequeña que sea, podría ayudar a dirigir a la policía a obtener más información o testigos, dijo Cooper, y la pueden proporcionar de manera anónima.

El Buró de Investigaciones le pide a cualquier persona que haya visto los tiroteos o que tenga algún conocimiento de ellos que llame al detective Rudy Román al 831-758-7270 o a la detective Arlene Currier al 831-758-7125. Puede llamar en forma anónima a la línea de denuncia del Departamento de Policía de Salinas al 831-775-4222 o a la línea de We-Tip al 1-800-78-CRIME.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2nFJab1