LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Las denuncias de violaciones sexuales y violencia intrafamiliar por parte de residentes latinos han disminuido debido al temor de que los inmigrantes que están en Estados Unidos sin permiso puedan ser deportados si interactúan con la policía, dijo el martes el jefe del departamento de policía de Los Ángeles, Charlie Beck.

Las denuncias de violación sexual han caído 25% y las de violencia doméstica han bajado 10% entre la población latina de la ciudad desde el inicio del año, señaló Beck. El jefe policiaco agregó que no se registraron disminuciones similares en otros grupos étnicos.

“Imaginen a su hermana, a su madre, que no haga una denuncia de abuso sexual por temor a que se desintegre su familia”, declaró Beck.

Los esfuerzos del presidente Donald Trump para actuar con dureza contra los cerca de 11 millones de inmigrantes que viven ilegalmente en Estados Unidos, han causado temor y ansiedad en todo el país, lo que provoca que muchas personas intenten evadir cualquier tipo de contacto con las agencias de la ley.

Beck dijo que existía una “fuerte correlación” entre la caída en las denuncias y las preocupaciones respecto a la intensificación de medidas contra la inmigración ilegal.

Josh Rubenstein, portavoz de la policía de Los Ángeles, dijo que los números eran “preocupantes” y que el departamento seguirá revisando “cualquier elemento que contribuya al descenso de las denuncias”.

Los activistas afirman que la preocupación entre los inmigrantes está obligando a las víctimas de delitos violentos a mantenerse calladas.

“Vemos a familias de inmigrantes que, potencialmente, tienen tanto miedo del castigo final, en este caso la deportación, que pueden dejar pasar su oportunidad de hacer justicia”, dijo Jorge Mario Cabrera, del grupo de defensa de inmigrantes CHIRLA. “No queremos estar en una situación en la que las víctimas de delitos permanezcan en silencio porque tienen miedo de ser deportadas. Eso es algo horrible e impensable”.

Jim McDonnell, sheriff del condado Los Ángeles, dijo a The Associated Press que las pandillas también están aprovechando el temor entre la población a la aplicación de las leyes de inmigración para evitar que las víctimas reporten crímenes.

“Sin duda los delincuentes en nuestra comunidad están utilizando eso como un arma en contra de la gente trabajadora, haciéndoles creer que si se presentan como testigos o víctimas ante la policía, se exponen a ser deportados”, dijo McDonnell. “Ese no es el caso”.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Read or Share this story: http://bit.ly/2n0NNuE