LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos recomienda que las personas tomen las precauciones necesarias con sus alimentos cuando hay una pérdida de electricidad. La siguiente información se encuentra en el portal en línea del Depto. de Agricultura de los EE.UU.:

Pérdida de electricidad e inocuidad de los alimentos

PLANIFIQUE CON TIEMPO

  • Mantenga un termómetro de enseres electrodoméstico tanto en el refrigerador como en el congelador. Asegúrese que la temperatura del refrigerador esté a 40 °F (4.4 °C) o menos y la del congelador esté a 0 °F (-17.8 °C) o menos.
  • Agrupe los alimentos, tanto en el refrigerador como en el congelador. Esto ayudará a mantenerlos fríos por más tiempo.
  • Mantenga el congelador lleno. Llene los espacios vacíos con envases plásticos llenos de agua, bolsas de hielo o paquetes de gel congelado.
  • Congele alimentos refrigerados que no vaya a utilizar de inmediato, tales como sobrantes, leche y carnes y aves crudas. Esto ayudará mantenerlos a una temperatura adecuada por más tiempo.
  • Tenga disponible una neverita portátil grande con material aislante y paquete de gel congelados. Los alimentos perecederos pueden estar inocuos en el refrigerador sólo 4 horas.
  • Averigüe dónde puede comprar hielo seco o en bloque.

DURANTE LA PÉRDIDA DE ELECTRICIDAD

  • Mantenga cerradas las puertas del refrigerador y el congelador.
  • El refrigerador puede mantener los alimentos inocuos hasta 4 horas. Si la pérdida de electricidad se extiende, usted puede transferir los alimentos a una nevera portátil llena con hielo o paquetes de gel congelados. Asegúrese que haya suficiente hielo para mantener los alimentos en la nevera portátil a 40ºF (4.4 ºC) ó menos. Añada más hielo a la neverita conforme éste se vaya derritiendo.
  • Un congelador lleno a capacidad puede retener la temperatura por aproximadamente 48 horas (24 horas si está a medio llenar).
  • Obtenga hielo seco o un bloque de hielo si la pérdida de electricidad durará por un tiempo prolongado. Cincuenta libras de hielo seco pueden sustentar por 2 días un congelador de 18 pies cúbicos. ( Precaución: No toque el hielo seco directamente con las manos, sin protección, ni lo coloque en contacto directo con los alimentos).
  • En los congeladores, los alimentos que estuvieron guardados en la parte del frente, en la puerta o en empaques pequeños o angostos se descongelarán más rápidamente que aquellos de mayor tamaño, gruesos o que estuvieron guardados en la parte más baja de la unidad.
  • Durante una tormenta de nieve, no coloque los alimentos perecederos afuera en la nieve. Las temperaturas exteriores están sujetas a cambios y podrían exponer los alimentos a condiciones antihigiénicas y a animales. En cambio, haga hielo. Llene con agua cubos, envases de leche vacíos y latas vacías, y déjelos congelar afuera. Utilice el hielo producido en el hogar para el refrigerador, congelador o neveras portátiles.

DESPUES DE LA PÉRDIDA DE ENERGIA

  • Nunca pruebe los alimentos para determinar si están sanos.
  • ¡Si tiene duda, tírelo a la basura!

ALIMENTOS REFRIGERADOS

Alimentos que no están sanos para el consumo

  • Descarte lo siguiente si su refrigerador ha estado sin electricidad por más de 4 horas:

*Carnes, aves, pescados, huevos y sustitutos de huevo; crudos, cocidos o en sobras.

*Embutidos y salchichas Hot dogs;

*Cazuelas, sopas, guisos y pizza;

*Ensaladas mixtas (ej.: pollo, tuna, macarrones o pasta, papas);

*Salsas de carne y rellenos;\

*Leche, crema, yogurt, crema agria y quesos suaves;

*Frutas y verduras cortadas (frescas);

*Verduras cocidas;

*Jugos de frutas y verduras (abiertos);

*Aderezos cremosos, para ensaladas en crema;

*Masa cruda y batidos crudos (ej.: batidos para panqueques, masa cruda para galletas);

*Natillas, chifón o pasteles de queso;

*Pasteles rellenos de crema; y

*Ajo almacenado en aceite;

  • Descarte envases de mayonesa, salsa tártara y rábanos picantes, que estén abiertos, si han estado expuestos a temperaturas sobre los 50 ºF (10 ºC) por más de 8 horas.
  • Descarte cualquier alimento, como pan ó ensaladas verdes, que pudieran haberse contaminado a causa de los jugos que gotean de carnes, aves o pescados crudos.
  • En general, descarte cualquier alimento que tenga un olor, color o textura inusual.

ALIMENTOS SANOS PARA COMER

  • Alimentos altos en acidez, como la mostaza, catsup, salsa roja con pepinillos, pepinillos encurtidos, aderezos no cremosos, jamones, y jaleas; sin embargo, éstos se pueden deteriorar más rápidamente.
  • Alimentos que no requieren refrigeración. Estos alimentos pueden utilizarse a menos que tengan hongos o un olor inusual:

*Frutas y verduras enteras (frescas);

*Frutas y jugos de verduras (sin abrir);

*Frutas secas y coco;

*Productos horneados, como tartas de frutas, panes, rollos, panecillos y bizcochos (excepto aquellos con glaseado de queso crema o rellenos de crema);

*Quesos duros o procesados;

*Mantequilla o margarina;

*Hierbas y especias frescas;

*Harina; y

*Nueces

ALIMENTOS CONGELADOS

Alimentos sanos para comer

  • Alimentos descongelados pero que aún contiene cristales de hielo.
  • Alimentos que han permanecido a temperaturas de refrigerador (40 ºF (4.4 ºC) o menos). Estos pueden ser recongelados adecuadamente. Sin embargo, su calidad puede afectarse.
  • Alimentos que realmente no requieren congelación. Estos alimentos podrían usarse adecuadamente, a menos que contengan hongo o tengan mal olor inusual:

*Frutas y coco, seco

*Productos horneados de panadería tales como tartas de frutas, pan, bollos, panecillos y pasteles o bizcochos (excepto aquéllos que tengan un glaseado de queso crema o estén rellenos con crema)

*Quesos duros o procesados;

*Mantequilla o margarina;

*Jugos de frutas; y

*Nueces

  • Nunca pruebe alimentos para determinar su inocuidad

REMOVER OLORES DE REFRIGERADORES Y CONGELADORES

Los siguientes pasos podrían tener que repetirse varias veces:

  • Deseche cualquier alimento dañado o cuestionable.
  • Remueva repisas, tablillas y bandejas de hielo. Lávelas completamente con agua caliente y detergente. Enjuáguelas con una solución desinfectante de 1 cucharada de blanqueador de cloro líquido, sin olor, por galón de agua potable.
  • Lave el interior del refrigerador y el congelador, incluyendo las puertas y las juntas de gomas de las puertas, con agua caliente y bicarbonato de soda. Enjuague con la solución desinfectante (refiérase al párrafo anterior).
  • Deje la puerta abierta por aproximadamente 15 minutos.

Si el mal olor persiste, trate alguna o todas las siguientes:

  • Limpie el interior de la unidad con partes iguales de vinagre y agua para destruir el hongo.
  • Deje la puerta abierta para permitir la circulación de aire por varios días.
  • Rellene el refrigerador y el congelador con periódicos enrollados. Mantenga la puerta cerrada por varios días. Remueva el papel periódico y limpie con vinagre y agua.
  • Esparza granos de café o bicarbonato de sodio, sobre una bandeja poco profunda colocada en lo más bajo de la unidad.
  • Coloque un algodón humedecido en extracto de vainilla dentro del congelador. Mantenga las puertas cerradas por 24 horas.
  • Utilice un producto comercial disponible en las ferreterías o en tiendas de artículos del hogar. Siga las recomendaciones del fabricante.

Nota: Si los malos olores persisten, la unidad podría tener que ser descartada.

INUNDACIONES E INOCUIDAD DE ALIMENTOS

Planifique con anticipación

  • Si es posible, eleve los refrigeradores y congeladores del suelo, colocando bloques de cemento en cada una de sus esquinas.
  • Mueva a una mayor altura los artículos enlatados u otros alimentos que normalmente almacena en el sótano ó repisas y gabinetes inferiores.

Después de una inundación

  • Utilice agua embotellada que no haya estado en contacto con aguas de inundación.
  • No ingiera ningún alimento que haya estado en contacto con aguas inundadas.
  • Descarte cualquier alimento que no haya estado en envases resistentes al agua si es que existe la posibilidad de haber estado en contacto con aguas inundadas. Los envases de alimentos no resistentes al agua incluyen aquéllos con tapas de rosca, tapas que abren con un jalón o tirón, tapas que abren con un golpe o a presión y tapas quebradizas.
  • También descarte cajas ó cartones de jugo, leche o fórmula de bebé y alimentos envasados en el hogar si han estado en contacto con aguas inundadas, debido a que los mismos no se pueden limpiar y desinfectar con efectividad.
  • Verifique los alimentos enlatados y descarte cualquier alimento en latas dañadas. Las latas dañadas son aquéllas que están abultadas, goteando, perforadas o con agujeros (o grietas), con excesiva corrosión o están severamente aplastadas o abolladas que no pueden mantenerse derechas una encima de la otra o no pueden abrirse usando un abridor de latas manual.
  • Descarte tablas de cortar de madera, utensilios plásticos, mamaderas de botellas y chupetes de bebé, que pudieran haber estado en contacto con aguas inundadas. No existe forma alguna de limpiarlos adecuadamente.
  • Lave bien las ollas de metal, vajilla de cerámica, utensilios (incluyendo los abridores de latas) con jabón y agua (agua caliente si hay disponible). Enjuáguelos y luego desinféctelos, sumergiéndolos en agua hirviente ó sumergiéndolos por 15 minutos en una solución de 1 cucharada de blanqueador, de cloro líquido, sin olor, por galón de agua potable.
  • Lave bien los mostradores con jabón y agua (agua caliente si hay disponible). Enjuáguelos y desinféctelos usando una solución de 1 cucharada de blanqueador de cloro líquido, sin olor, por galón de agua potable. Permita que se sequen al aire libre.

Nota: Si su refrigerador o congelador fue inundado con aguas inundadas aún cuando haya sido parcialmente, esto representa un riesgo para la salud y debe ser descartado. Asegure las puertas de las unidades para prevenir que niños puedan quedar atrapados en su interior.

Cómo recuperar latas enteramente de metal y bolsas termo moldeadas

Los alimentos preparados comercialmente, preparados en latas de metal o bolsas termo moldeables, y que no se hayan dañado pueden salvarse si usted sigue las siguientes recomendaciones:

  • Si es posible, remueva las etiquetas porque éstas pueden retener tierra y bacterias.
  • Lave bien con agua y jabón, usando agua caliente si es posible, las latas y bolsas termo moldeadas.
  • Remueva el lodo o tierra con un paño o cepillo.
  • Rocíe las latas y bolsas termo moldeadas con agua potable (si hay disponible). El sucio o residuos de jabón pueden reducir la efectividad del cloro para desinfectar.
  • Luego desinféctelas, sumergiéndolas en una de las siguientes maneras:

*Colóquelas en agua y permita que el agua hierva por 2 minutos, o

*Colóquelas en una solución, recién preparada, de 1 cucharada de blanqueador cloro líquido, sin olor, por galón de agua potable (o el agua más limpia y cristalina posible) por 15 minutos.

  • Permita que se sequen por al menos una hora antes de abrirlas o guardarlas.
  • Vuelva a rotular las latas o bolsas termo-moldeadas con un marcador para identificarlas. Incluya la fecha de expiración (si está disponible).
  • Utilice los alimentos de estas latas y bolsas termo moldeadas recondicionadas lo más pronto posible.
  • Cualquier fórmula concentrada de bebé en envases re-acondicionados de metal deben ser diluidos con agua limpia, potable.

Incendios e Inocuidad Alimentaria

  • Descarte todo alimento que haya estado cerca de un fuego. Los alimentos expuestos al fuego pueden haberse dañado por el calor del fuego, por los gases del humo o por los químicos asociados a la extinción del fuego. Estos gases y químicos no pueden eliminarse de los alimentos. Los alimentos a descartar incluyen:

*Alimentos almacenados fuera del refrigerador, tales como pan, frutas y verduras.

*Alimentos crudos o alimentos empacados dentro de algún material permeable (cartón corrugado, envolturas plásticas, etc.)

*Todo alimento dentro de latas, botellas y jarros. Aunque pueden lucir en buen estado, el calor del incendio puede haber dañado los envases o puede haber activado bacterias de putrefacción en éstos.

*Alimentos almacenados en refrigeradores o congeladores. Las puertas de éstos no están selladas herméticamente y los gases pueden penetrar.

  • Desinfecte los utensilios de cocina expuestos a los compuestos químicos usados para la extinción de incendios, lavándolos con jabón y agua caliente. Luego, sumérjalos por 15 minutos en una solución compuesta de 1 cucharada de blanqueador cloro líquido, sin olor, por galón de agua potable.
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2lsPAZY