LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Si el senador estatal Bill Monning logra su objetivo, la próxima vez que compre una botella de su bebida deportiva favorita, esta contendrá una importante etiqueta de advertencia para la salud similar a las etiquetas de los cigarrillos y los productos de tabaco.

El lunes, Monning (demócrata por Carmel) introdujo el proyecto de ley del Senado número 300, que requerirá que los fabricantes de bebidas endulzadas con azúcar incluyan una advertencia acerca de que consumir dicha bebida puede provocar obesidad, prediabetes, diabetes y otras enfermedades crónicas.

Se propone que la etiqueta diga lo siguiente:

“ADVERTENCIA DE SALUD DEL ESTADO DE CALIFORNIA: El consumo de bebidas con azúcar agregada contribuye a la obesidad, la diabetes tipo 2 y las caries dentales.

Monning informó que, si tiene éxito, las etiquetas serán obligatorias en las bebidas que tengan endulzantes agregados de más de 75 calorías por cada 12 onzas.

“Estoy haciendo esto para que los consumidores reciban más información que les ayude a tomar decisiones más saludables”, dijo Monning, quien ha sido un participante importante en la exitosa lucha por prohibir la venta de refrescos en las escuelas del estado.

Sin embargo, como muchos de esos mismos fabricantes cambiaron a bebidas de tipo refrescante relacionadas con los deportes, la presencia de las bebidas azucaradas continúa en muchas escuelas.

“La obesidad y la diabetes tipo 2 siguen en aumento entre los residentes del estado de California, y esto ocurre cada vez a más temprana edad”, dijo Monning. “Existe evidencia científica sólida y convincente que muestra claramente que el consumo de refrescos, bebidas deportivas y otras bebidas azucaradas aumenta el riesgo de enfermedades crónicas que se pueden prevenir”.

Consumir bebidas azucaradas es mucho más dañino que consumir la misma cantidad de azúcar en los alimentos, debido al efecto dañino que tienen en el metabolismo, el hígado y el páncreas. Al forzar al cuerpo a absorber rápidamente el azúcar en forma líquida, los niveles de azúcar en la sangre aumentan rápidamente, el hígado se vuelve graso y el cuerpo adquiere resistencia a la insulina; todos estos son factores de riesgo importantes para el desarrollo de la diabetes tipo 2 y las enfermedades del corazón.

El Dr. Robert Lustig, profesor de pediatría de la División de Endocrinología de la Universidad de California en San Francisco (UCSF), dijo que apoya por completo el proyecto de ley. En una declaración, Lustig dijo que sus investigaciones muestran que “el azúcar es el alcohol de los niños” y que no es sorprendente que se estén enfermando de diabetes tipo II y que padezcan de hígado graso.

“Tenemos etiquetas de advertencia para el alcohol. Por la misma razón, necesitamos tenerlas para el azúcar”, informó Lustig, quien también es director del Programa de Evaluación del Peso de Niños y Adolescentes de UCSF.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., al describir recientemente la inminente epidemia de prediabetes y diabetes tipo II del país, dijo que sería equivalente a un tsunami.

Monning informó el lunes que el primer paso para la aprobación del proyecto de ley será presentarse ante el Comité de Salud del Senado, y que se espera que esa audiencia sea a finales de marzo o principios de abril.

No fue posible localizar el lunes a los representantes de la Asociación Americana de Bebidas, un grupo que representa a la industria de las bebidas, para obtener sus comentarios.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2lsAlTc