LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Las calles en Salinas se veían diferente el jueves. Las escuelas lucían vacías, y muchos de los negocios cerraron para mostrar su solidaridad con la comunidad inmigrante del país.

“Un día sin inmigrantes” se llevó a cabo en todo el país para destacar la influencia y las contribuciones de la comunidad inmigrantes a la economía y la cultura del país.

Esto como respuesta a la retórica antiinmigrante y las órdenes ejecutivas sobre inmigración que Donald Trump ha tomado.

El 27 de enero Trump firmó una orden ejecutiva en la que se prohíbe la entrada al país de personas de países con mayoría musulmana como Irak, Siria, Irán, Libia, Somalia, Sudán y Yemen. Varios abogados llevaron ante la corte esta orden y un juez ordenó que se detuviera el veto de los nacionales de los siete países.

Trump además ha prometió que se construiría un muro entre la frontera de México y EE.UU., que reforzaría el control de inmigración, contrataría a más agentes de inmigración para acelerar el proceso de deportación de personas indocumentadas que tengan antecedentes criminales, entre otras cosas.

La respuesta a esta causa fue positiva en Salinas.

Muchos negocios en el este de la ciudad cerraron para que se haga sentir el impacto que negocios de inmigrantes tiene en la economía de todo el país.

Y muchos mandaron un claro mensaje “Apoyamos a los inmigrantes”, decía un letrero en la puerta cerrada de la pizzería Mountain Mike’s en el este de la Calle Alisal.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2lsAjdX