2 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Las ventanas de vidrio permanecen estrelladas por orificios de bala, mientras que brillantes flores y velas encendidas marcan el lugar donde Marlon Joel Rodas-Sánchez, de 16 años, murió a tiros a manos de la policía hace casi dos semanas.

María Castillo vive en la casa donde murió el adolescente y dijo que ella y un primo emprendieron la espeluznante tarea de limpiar la sangre restante del piso de su cocina después de que se fue el equipo de investigadores.

El 18 de enero, aproximadamente a la 1:30 A.M., la policía respondió a informes de que había un adolescente armado que estaba blandiendo un cuchillo en la cuadra con el número 600 de la calle Terrace. El adolescente supuestamente estaba afilando el cuchillo de cocina al otro lado del terreno, y no respondió a múltiples solicitudes de que lo soltara.

Los oficiales que respondieron al llamado trataron de desarmarlo utilizando balas de hule, Tasers y una manguera de bomberos, pero nada surtió efecto, informó el asistente administrador del fiscal de distrito del condado de Monterey Ed Hazel.

Los oficiales lo persiguieron hasta una residencia donde supuestamente el adolescente se dio la vuelta y los atacó. Los oficiales de la policía de Salinas Manuel López Jr. y Jared Dominici le dispararon entonces y lo mataron.

El jueves, una cuenta de YouTube mostró un video con lo que parece ser el audio del despachador de la llamada, mismo que se publicó bajo el título “Salinas Police Officer Involved Shooting Scanner Audio 1/18/2017”.

El audio proporcionó un poco más de información acerca del incidente que está siendo investigado por la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Monterey, según la recomendación de un informe de revisión federal.

En el audio, los oficiales declaran varias veces que el adolescente iba caminando solo y que no les respondía.

Rodas-Sánchez dormía en la habitación del frente de la casa y comenzó a vivir ahí después de vivir en las calles durante algún tiempo, dijo Castillo. Había estado viviendo ahí solamente durante unos meses, y ella no tenía clara la historia acerca de su familia.

No veía que fuera a la escuela ni a trabajar, sino que cuando todos salían de la casa él veía la televisión. Castillo agregó que nunca observó que tuviera ningún problema mental ni uso de drogas, y que si las usaba, entonces lo hacía después de que todos los que vivían en la casa se iban a dormir.

Castillo dijo que no pensaba que Rodas-Sánchez fuera una persona violenta, y que deseaba que la policía hubiera tratado de lesionarlo, pero no de matarlo.

La oficina del fiscal de distrito se encuentra actualmente revisando la evidencia, las declaraciones de los testigos, el video de las cámaras corporales, los informes de toxicología y la autopsia, mientras continúan con la investigación.

Probablemente se requieran de seis a ocho semanas para que los informes de toxicología regresen, y podrían tardar de dos a tres meses para que el fiscal de distrito complete su informe, dijo Hazel.

El video de las cámaras corporales de los oficiales también se publicará, dijo Adele Fresè, jefa de la policía de Salinas.

A ambos oficiales involucrados en el tiroteo se les asignó una licencia administrativa indefinida.

Ninguno de ellos ha estado involucrado en otros tiroteos anteriormente, y todos los oficiales que estuvieron en el lugar de los hechos cuentan con capacitación sobre incidentes críticos, la cual se lleva a cabo en conjunto con el Departamento de Salud Conductual del Condado de Monterrey, agregó.

Una vez que se complete la investigación, la oficina del fiscal de distrito publicará sus hallazgos.

2 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2k5X8Az