1 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

El estacionamiento en toldos, familias que viven en cobertizos y cocheras, vehículos abandonados, jardines llenos de maleza, hacinamiento y campamentos de indigentes son tan solo algunas de las muchas violaciones que continúan afectando a ciertos vecindarios de Salinas.

Las violaciones continúan siendo constantes y las quejas y multas por aplicación del código continúan aumentando, dijo Lorenzo Sánchez, el principal funcionario de aplicación del código de la ciudad, en una presentación que dio el martes durante la junta del ayuntamiento. Sánchez mantuvo cautivo a su público mientras compartía las últimas tendencias en violaciones del código en las áreas residenciales y comerciales.

Las cantidades provenientes de las multas casi se duplicaron, de $35,155 en 2013-2014 a $78,935 en 2015-2016. En un período de seis meses, la cantidad recaudada por multas ya ascendía a $72,064 para el año fiscal 2016-2017, en el período de julio al 31 de diciembre. La mayoría de los ingresos proviene de las multas, y un porcentaje pequeño proviene de cuotas de inspección.

Las quejas aumentaron de 1,199 en 2015-2016 a 1,069 en lo que va del año.

En 2015-2016, el 32% de las quejas estuvo relacionado con seguridad de incendios y vidas, dijo Sánchez. Por ejemplo, 817 casos estuvieron relacionados con la zonificación y 132 con la ocupación ilegal.

En el año fiscal 2015-2016, los casos abiertos disminuyeron de 1,199 a 1,023, y la cantidad de casos cerrados aumentó de 1,258 a 1,090, aunque aún faltan seis meses para terminar el año.

La división de aplicación del código de la ciudad, que ahora cuenta con su dotación completa de personal consistente en siete oficiales (quienes recibieron un reconocimiento del personal de la ciudad durante la junta del martes) está procesando la enorme montaña de casos que tenía.

Existen varias razones por las cuales las quejas están aumentando.

“Tenemos más oficiales y el público está más interesado”, dijo Sánchez, al citar un aumento en el financiamiento y en la mano de obra como las razones del cambio.

Hace siete años, la división de aplicación del código completó su dotación de personal, Sánchez se integró en marzo pasado, y además obtuvieron financiamiento de la medida G.

La medida G, que representa el ingreso por el impuesto a las ventas aprobado por el ayuntamiento en noviembre de 2014, ha generado $22 millones para la ciudad a la fecha.

“Nos gustaría darles (al departamento de aplicación de código) incluso más dinero”, dijo el residente de Salinas Al Espíndola, quien participa en el comité supervisor de la medida G.

Espíndola dijo que las quejas están correlacionadas con el continuo “problema de vivienda” de la ciudad.

“Es peor porque las rentas están tan altas”, agregó.

Salinas, la ciudad más grande del Condado de Monterey con una población de 161,000 habitantes, enfrenta una severa escasez de vivienda costeable.

“Esto duele”, dijo el residente de Salinas Bill Carruthers al comentar acerca del impacto que esto tiene en los residentes de clase trabajadora que tienen dificultades para encontrar vivienda.

El residente de Salinas Joey Martínez, quien vive en el lado sur de la ciudad, observó el problema de la gente de fuera que acapara las propiedades para después rentarlas.

La brecha entre el ingreso y el costo de la vivienda y las rentas continúa creciendo, y resulta afectada por el aumento indiscriminado en los precios de los bienes raíces en el Área de la Bahía y el Valle del Silicio, así como la construcción insuficiente de vivienda en Salinas.

Un análisis de las soluciones

Durante el año pasado, la división, administrada por el Departamento de Desarrollo de la Comunidad, ha enfrentado las violaciones con nuevas iniciativas que incluyen una aplicación móvil llamada “my Salinas”, la cual permite que los residentes presenten quejas.

En junio, la ciudad también implementó una ordenanza contra anfitriones sociales para resolver el problema de los fuegos artificiales ilegales. La división ha combatido los campamentos de indigentes, y recientemente cerró un caso en el que desmantelaron un campamento donde unos 15 ocupantes vivían en “condiciones de no cumplían con los requisitos de habitabilidad”, dijo Sánchez.

Ahora se cuenta con aplicación del código durante los fines de semana, donde con frecuencia se combate a los vendedores móviles, las ventas de garaje y el deterioro.

Como su personal está completo, Sánchez dijo que el tiempo de respuesta ha disminuido de cuatro a seis semanas a 72 horas.

Para el año fiscal 2016-2017, los planes incluyen un programa piloto para vehículos abandonados, así como un informe de factibilidad para el registro e inspección de las propiedades de renta. Además, la división está aumentando sus esfuerzos educativos y de acercamiento al público respecto a lo que está y no está permitido.

El concejal de la ciudad Scott Davis, un asistente del alguacil para el condado, se mostró preocupado acerca de que las multas podrían convertirse en una “línea de ingresos para la ciudad”. Las multas pueden variar desde $100 hasta más de $1,000 dólares, y a las propiedades multadas se les asigna una probatoria de tres años.

Sánchez habló de las preocupaciones de Davis y dijo que la ciudad está enfocada en la educación y la prevención, y que prefieren evitar las multas.

Agregó que la ciudad podría beneficiarse con algunos oficiales adicionales.

“Tenemos una reactividad del 80 al 90 por ciento, y una proactividad del 15 por ciento”, informó. “Tenemos un enorme retraso, pero es algo que estamos resolviendo… Definitivamente podríamos beneficiarnos con esa ayuda”.

Salinas dista mucho de encontrarse sola, dijo Sánchez, y agregó que vio casos similares en Soledad y Santa Cruz, donde trabajó anteriormente.

En diciembre, la ciudad aprobó una ordenanza en seguimiento a las leyes estatales, que disminuye el costo y los reglamentos acerca de las “granny units” en las viviendas unifamiliares. Esto significa que los dueños de las propiedades tendrán que realizar un proceso adecuado de obtención de permisos al construir una estructura separada.

“Aún es demasiado pronto para determinarlo”, dijo Sánchez acerca del impacto de la ordenanza en las multas y las quejas.

Buzón informativo

Para obtener más información acerca de la aplicación del código en Salinas, o para presentar una queja:

Descargue la aplicación móvil “mySalinas”.

Llame a la línea directa al 831-758-7157.

Acuda al centro de permisos que se encuentra en 65 W. Alisal St. en Salinas.

1 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2ivoKk4