LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Grupos pequeños de manifestantes bloquearon el lunes algunas vialidades y estaciones gasolineras en México en protesta por la liberación del precio de los combustibles, lo que hizo que aumentaran hasta un 20% con la entrada del Año Nuevo.

Un grupo de inconformes obstruyó el acceso a una gasolinera privada en la principal avenida de la Ciudad de México mientras gritaba: “¡El pueblo unido, jamás será vencido!”

En una transitada carretera que conduce a la capital desde el oeste, otro grupo cerró el paso y sostenía una pancarta que decía: “Ya basta”.

Reportes publicados en redes sociales y periódicos locales indicaban que había pequeñas protestas intermitentes en otra media docena de lugares del país.

El gobierno mexicano dijo que la liberación de los precios de los combustibles estaba planeada desde hace mucho tiempo, pero que desafortunadamente coincidió con un alza en los precios internacionales del petróleo.

La desregulación tiene como fin acabar con los subsidios que, según el gobierno, benefician sobre todo a los mexicanos adinerados, y atraer la participación del sector privado al recién abierto mercado de combustibles.

“Desafortunadamente coincide con un incremento relevante en los precios internacionales del petróleo”, dijo Miguel Messmacher, subsecretario de Ingresos. Eso, y una devaluación del peso mexicano frente al dólar en 2016, probablemente hubieran resultado en un aumento en los precios de los combustibles el año pasado, pero el gobierno aún fijaba los precios en ese entonces.

México importa gran parte de la gasolina que consume, aun cuando exporta petróleo crudo.

“El que nosotros estuviéramos limitando de alguna manera estos movimientos (de precios), lo que hizo fue concentrar todo este ajuste… tan grande”, dijo Messmacher.

“Estas cosas siempre generan malestar”, agregó. “Es muy claro, es muy comprensible. Nos queda claro que esta es evidentemente una medida impopular”.

El fin de semana, cuando entró en efecto la medida el 1 de enero, algunos manifestantes bloquearon el tránsito en una de las principales autopistas del país que lleva de norte a sur.

La oferta de gasolina comenzó a estabilizarse después de que se agotara en algunos lugares debido —según las autoridades— a compras de pánico, mayor demanda por la temporada y demoras imprevistas en la distribución, así como daños a oleoductos que las autoridades atribuyen a un aumento en el robo de combustibles.

Las autoridades no han explicado por qué aumentó el robo de combustibles en oleoductos a principios de diciembre, pero el gobierno se vio obligado a incrementar los patrullajes militares 60% para combatirlo.

La delincuencia en México roba cada año combustibles por un equivalente a 1,400 millones de dólares de oleoductos de la empresa petrolera estatal Pemex, según cálculos oficiales.

La liberación de los precios en 2017 es parte de una amplia reforma en el sector energético de México que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto aprobó hace dos años para permitir la inversión privada y poner fin a más de siete décadas de monopolio estatal sobre el petróleo.

En una segunda fase que será puesta en marcha este año, otras compañías estarán autorizadas a importar y distribuir gasolina en lugar de que Pemex se encargue de toda la cadena de distribución.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Read or Share this story: http://bit.ly/2hPEo9J