6 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

El martes por la noche, docenas de indigentes y sus defensores permanecieron afuera del ayuntamiento esperando el resultado de la votación acerca de una controversial ordenanza. Esa noche hubo una pausa en la colocación de las usuales tiendas de campaña.

Después de una prolongada y animada discusión entre el personal de la ciudad, los funcionarios electos y el público, el ayuntamiento de la ciudad de Salinas votó 6-1 en favor de aprobar una versión modificada de la ordenanza que prohíbe los campamentos, la vagancia y hacer necesidades en espacios públicos. La ordenanza entrará en vigor el 1° de octubre.

Al hacerlo, afectará a los cientos de indigentes y a sus defensores, ya que no se les permitirá continuar acampando afuera del ayuntamiento o en espacios públicos. Ahora se eliminará la cláusula de la ordenanza actual que permite acampar de las 6:00 P.M. a las 6:00 A.M., con lo cual se les proporcionaba una opción a los indigentes que no permanecían en refugios.

Los indigentes y sus defensores han estado acampando afuera del ayuntamiento desde finales de marzo, fecha en que la ciudad comenzó a limpiar los campamentos de indigentes en el Barrio Chino. A la fecha, la ciudad ha eliminado 132 toneladas de basura y artículos con la limpieza, y desde el 1° de julio han gastado $130,000 dólares en costos asociados con la misma.

La ordenanza se aprobó con una enmienda sugerida por la concejal Kimbley Craig y secundada por la concejal Jyl Lutes, para que la ciudad trabaje de cerca con los servicios para indigentes, las organizaciones sin fines de lucro y la comunidad en la búsqueda de soluciones.

La ordenanza se aprobó como una “medida de emergencia”, lo cual significa que requirió un voto de 6-1, y se habría promulgado de inmediato si se hubiera aprobado. De conformidad con la ordenanza modificada, se requiere que la ciudad participe en el asunto con las organizaciones sin fines de lucro y la comunidad.

El único voto en contra provino del concejal José Castañeda, quien salió de la junta después de la votación para dirigirse a los campistas que estaban afuera del ayuntamiento.

El jefe de la policía de Salinas Kelly McMillin también apoya la ordenanza, y dijo que en la actualidad no existe una ordenanza similar.

“Es un equilibrio difícil, encontrar la seguridad para nuestra población de indigentes, pero también garantizar la seguridad de los empleados y residentes de nuestra ciudad”, dijo Craig. “Ellos merecen usar las instalaciones públicas sin sentirse acosados. Esperamos que este sea un compromiso satisfactorio”.

El abogado de la ciudad Chris Callihan propuso la ordenanza para combatir lo que tanto él como la ciudad han denominado repetidamente un problema público de seguridad e higiene. Específicamente, el personal de la ciudad y algunos residentes se habían quejado de que la “ciudad de tiendas de campaña” frente al ayuntamiento era un peligro para la seguridad y la higiene del público.

Esto incluye el olor a orina o heces frente al ayuntamiento, el área alrededor de la biblioteca John Steinbeck, el centro de permisos de la ciudad y las calles adyacentes, así como el personal que ha sido víctima de acoso verbal.

Ordenanza controversial

La ordenanza es controversial porque se relaciona directamente con el creciente problema de la indigencia en la ciudad, así como con la limpieza de los campamentos de indigentes en el Barrio Chino por parte de la ciudad.

La cámara del ayuntamiento lucía repleta el martes por la noche, y en ciertos momentos no hubo asientos disponibles. Los residentes e indigentes formaron una larga fila para compartir sus preocupaciones acerca de la ordenanza.

La mayoría de ellos urgieron a la ciudad a reconsiderar la ordenanza, permitir más tiempo para recibir información de los proveedores de servicios para indigentes y tiempo para encontrar refugios para los campistas.

Los defensores de los indigentes argumentaron que no hay suficientes refugios para los indigentes en Salinas; actualmente, solo Dorothy’s Place y Victory Mission en el Barrio Chino ofrecen refugio. Desde que la ciudad comenzó a limpiar el Barrio Chino, los campamentos se han esparcido por toda la ciudad, informaron los residentes.

En años recientes, la ciudad operó un refugio contra el frío que abría a partir de noviembre; el personal de la ciudad informó que el refugio nunca estaba completamente lleno.

En la junta del martes, los representantes de los proveedores de los refugios para indigentes como Dorothy’s Place y la Coalición de Proveedores de Servicios a las Personas sin Hogar dijeron que no están en favor de aprobar de inmediato la ordenanza.

“Estamos muy preocupados acerca de esto”, dijo Daniel Griffee, un abogado de Salinas que acudió en representación de Dorothy’s Kitchen. Griffee dijo que hay 333 camas en refugios de emergencia y 575 camas en refugios de emergencia en el Condado de Monterrey, pero tan sólo en Salinas hay 634 indigentes sin refugio.

De conformidad con la ordenanza, “al no tener refugio, uno se convierte en un criminal”, agregó. “Este no es momento de producir ordenanzas para criminalizar a los indigentes”.

Katharine Thoeni, directora ejecutiva de la Coalición de Proveedores de Servicios a las Personas sin Hogar, dijo que a la organización no se le dio suficiente aviso acerca de la ordenanza propuesta.

“Lo menos que podían haber hecho era sentarse a la mesa y hablar acerca de esto”, agregó. “No tenemos suficientes camas para indigentes para dar cabida a todos los de Salinas”.

“¿A dónde van a ir estas personas?”, se preguntó Mary Margaret García, residente de Salinas que antes fue indigente. “Encuentren un lugar para esta gente”.

Los defensores de la ordenanza incluyen a Larry Hirahara, expresidente y miembro del templo budista de Salinas que se localiza en el Barrio Chino, y que también apoya la limpieza.

“Esta ordenanza es uno de los pasos necesarios a lo largo del camino”, dijo Hirahara acerca de la limpieza de la ciudad. Hirahara también participa en el largamente esperado Plan de Revitalización del Barrio Chino.

Avances

El personal de la ciudad informó que están trabajando para combatir el problema de los indigentes en proyectos que incluyen la construcción de vivienda costeable, pero que necesitan la ayuda del condado que ofrece servicios sociales.

“Nosotros (la ciudad) no somos los proveedores de servicio; el condado lo es”, dijeron. “¿Por qué la ciudad no ha enviado a servicios sociales para enlazarlos (a los indigentes) con los servicios, por qué nos están culpando?” preguntó la concejal Gloria de la Rosa, quien trabaja como enfermera en el Departamento de Salud del Condado de Monterrey. En la junta, al parecer no hubo ningún representante del condado.

Este año, el condado tendrá a su cargo la operación del refugio contra el frío, el cual está programado para abrir en octubre. El 3 de octubre abrirán también las instalaciones de baños y regaderas, en una sociedad conjunta entre Dorothy’s Place y la ciudad. Después de la votación, algunos defensores de los indigentes dijeron que aunque no están contentos con la ordenanza, la enmienda parece ser prometedora como una forma de que la ciudad trabaje con la comunidad.

Muchos residentes pensaron que la ordenanza con la enmienda era un buen compromiso.

“Pienso que es justa”, dijo el residente de Salinas Al Espíndola.

6 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2dqMNzu