LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

¿Continúa planeando el asambleísta Luis Alejo (demócrata por Salinas) postularse para el Senado en 2018?

En entrevistas anteriores, Alejo ha dicho repetidamente que está enfocado solamente en el puesto por el distrito 1 del Consejo de Supervisores del Condado de Monterey, el cual ocupará a principios de 2017, y en ayudar a su esposa Karina Cervantez Alejo en su campaña para la Asamblea Estatal 30.

Alejo ganó las elecciones primarias el 7 de junio con el 50.19% de los votos, lo cual le permitió evitar una segunda ronda de elecciones en noviembre, siendo su competidor más cercano el titular Fernando Armenta.

“No tengo ningún otro plan además de servir como nuevo supervisor del condado”, escribió Alejo en respuesta a las preguntas sobre si se postularía para el Senado.

Cuando un panelista de los medios le preguntó durante un foro político patrocinado por The Salinas Californian si se comprometería a permanecer durante todo el período, Alejo respondió: “Sí”.

Sin embargo, un análisis de las finanzas de campaña de Alejo muestra que el comité “Luis Alejo para el Senado en 2018” permanece abierto y que recibió aproximadamente $5,000 dólares en contribuciones entre el 22 de mayo y el 30 de junio de 2016.

Las contribuciones incluyeron $1,000 dólares de Sempra Energy, una empresa de gas natural con sede en San Diego que está incluida en la lista del Fortune 500 y que ha desarrollado actividades de fracturación hidráulica, y $400 dólares del Partido Demócrata de California.

El 3 de agosto, Alejo y su esposa, quien se está postulando para el puesto al que él ya no puede reelegirse, organizaron una recepción para recaudar fondos para la campaña de Luis Alejo para el Senado en 2018 o para la cuenta de Alejo como titular del cargo en la Asamblea de 2014 y para la postulación de Cervantez Alejo para la Asamblea.

La recepción, de $1,000 dólares por boleto o $2,500 dólares para los patrocinadores, se llevó a cabo en Chops, un restaurante de carnes y mariscos que se encuentra en el centro de Sacramento. El evento estuvo coordinado por Sandino Consulting, una firma con sede en Sacramento que se especializa en la recaudación de fondos para fines políticos.

Cuando se le preguntó por qué había organizado el evento, Alejo dijo que solo estaba recaudando fondos para su cuenta como titular del cargo en la Asamblea de 2014.

“Hubo un error en este folleto, debió haber dicho que era solo para mi cuenta como titular del cargo en la Asamblea”, escribió Alejo, y agregó que no sabía cuánto se había recaudado.

La cuestión de las ambiciones políticas de Alejo es crítica para los votantes, ya que afecta su credibilidad, transparencia y el mantenimiento de un liderazgo continuo en el distrito 1 durante los cuatro años del período. Una gran parte del distrito 1, aproximadamente un 65%, incluye la ciudad de Salinas.

Cuando se le preguntó en mayo, Alejo dijo que tenía planes para cerrar pronto la cuenta. Cuando se le preguntó el martes por qué no la había cerrado y si lo haría, Alejo respondió que no podía hacerlo porque “aun tenía algunos cheques pendientes de abril y mayo”.

Agregó que como había ganado las elecciones primarias, no necesitaba transferir el dinero a la cuenta de “Alejo para supervisor en 2016”, ya que había ganado la contienda en forma indiscutida.

“Si hubiera habido una segunda ronda de elecciones en noviembre en mi contienda, habría transferido la cantidad completa”, informó. “Ya no tengo que transferirla a mi cuenta de supervisor porque esa campaña ya terminó”.

Alejo agregó que no podía mover los fondos a su cuenta como titular del cargo porque esas cuentas tienen un máximo de recaudación de $58,000 dólares al año.

Desde el primero del año hasta el 30 de junio, el comité recibió $29,625 dólares en contribuciones, y hasta el 30 de junio el fondo contenía un saldo en efectivo de $86,014 dólares.

Algunos votantes cuestionaron el compromiso de Alejo como supervisor del condado.

“Creo que es un problema importante”, dijo el presidente de Salinas Manuel Valencia III acerca de la cuenta abierta de Alejo para el Senado. “Nuestra ciudad y el distrito enfrentan muchos desafíos, y se va a requerir a alguien que esté comprometido con el área. Si está con un pie fuera de la puerta, esto te pone a pensar en qué tan eficaz va a ser esa persona.

Valencia, quien votó por el concejal de Salinas Tony Barrera, dijo que le preocupa que Alejo esté utilizando el puesto de supervisor del condado como un escalón para el Senado.

Valencia piensa que “al cerrarla (la cuenta) realmente cerraría la puerta y demostraría que está comprometido con su puesto actual. Se trata básicamente de darle seguimiento a las palabras con hechos”.

Aquí en Salinas, el partidario de Alejo Sergio Sánchez, quien anteriormente fue concejal de la ciudad de Salinas, dijo que no estaba enterado de ningún evento de recaudación de fondos y agregó que Alejo no ha hablado de planes para postularse para el Senado.

Ernesto G. González Sr., quien apoyó a Alejo para el distrito 1 y también a Cervantez Alejo para la Asamblea, dijo que Alejo está enfocado en hacer que su esposa gane las elecciones.

Alejo parece particularmente interesado en ayudar a su esposa a derrotar a Caballero, una experimentada política con casi 30 años de experiencia en el servicio público, tanto a nivel estatal como local. Hasta noviembre pasado, estuvo a cargo de la Dependencia de Servicios al Consumidor del estado. Trabajó durante dos períodos como miembro de la Asamblea por el distrito 28, y fue la primera alcaldesa de Salinas de 1998 a 2006.

En las elecciones primarias del 7 de junio, Cervantez Alejo obtuvo un distante segundo lugar con el 25.9% del total de los votos, mientras que Caballero obtuvo el 45.5% de los votos.

Alejo ha participado en la campaña de su esposa. Con frecuencia, sus anuncios aparecen juntos, utilizan la misma firma de consultoría política para sus campañas y llevan a cabo mítines juntos. El 13 de mayo, Alejo llamó a una conferencia de prensa en la que denunció a grupos de intereses especiales, incluidos grupos que están en contra de los sindicatos y los trabajadores y que están financiando la campaña de la rival Anna Caballero, ya que estaban enviando lo que los Alejo denominaron ataques de campaña.

En julio, Alejo asistió a la Convención Nacional Demócrata (DNC) en Filadelfia en su función de delegado Líder del Partido y Funcionario Electo (PLEO) para apoyar a Hillary Clinton.

Los formularios informativos de campaña muestran que utilizó dinero del fondo “Luis Alejo para el Senado en 2018” para pagar un boleto de avión a la DNC. Los formularios también muestran que se adquirió un boleto de avión para un miembro de su familia, pero Alejo dijo que fue solo.

A finales de diciembre de 2015, el comité Luis Alejo para el Senado en 2018 también donó $4,000 dólares para la campaña de Cervantez Alejo para la Asamblea. Alejo dijo que este año no contribuirá a la campaña de su esposa ya que “el año pasado contribuí con el máximo y este año ya no puedo contribuir a su campaña”.

La Comisión de Prácticas Políticas Justas (FPPC), una comisión independiente y no partisana con sede en Sacramento que supervisa la Ley de Reforma Política, informó que el límite estatal actual que un candidato puede donar para otro candidato es de $4,200 dólares.

Jay Wierenga, director de comunicaciones de la FPPC, dijo que aunque los candidatos pueden usar dinero de sus fondos para donarle a otro candidato, “generalmente gastan el dinero en la campaña en la que contienden”.

“La gente le da a un candidato y a una causa porque esa es la persona a la que están apoyando”, agregó.

Alejo dijo que está comprometido tan solo con un trabajo, que es el de fungir como supervisor del condado por el distrito 1. Él solo está “enfocado en servir a mi distrito y a la gente del condado de Monterrey como supervisor”, informó.

Cuando se le preguntó si hay situaciones que pudieran cambiar eso, Alejo escribió que “mucha gente continúa alentándome a postularme para un puesto más alto. Algunos siguen diciéndome que debí haberme postulado para el Congreso o para un puesto estatal. Pero yo les digo que estoy interesado en fungir como supervisor del condado, donde sé que puedo lograr mucho y servir mejor a la gente del distrito 1 y del condado de Monterrey”.

Armenta, quien ha sido supervisor del distrito 1 desde el año 2000, dijo que el tiempo lo dirá. Alejo y Armenta tienen un polémico historial que incluye acusaciones mutuas esporádicas acerca de anuncios de campaña desaparecidos.

“Aunque no les caiga bien”, dijo Armenta, “denle el beneficio de la duda hasta ver qué es lo que hace”.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2deqvko