LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

No todos los niños de tres años de edad pueden permanecer tranquilos mientras un San Bernardo de 200 libras se mete en sus fotos en la biblioteca.

Sin embargo, para la joven Penélope Virgen, que se lo tomó con calma, esto forma parte de una relajada atmósfera familiar que le permite practicar su lectura ante atentos perros de terapia.

De acuerdo con el personal de la biblioteca Steinbeck, quien cuenta con un montón de libros adecuados para la edad, esto realmente ayuda a que los niños se sientan como en casa.

Después del éxito que tuvo su primer libro de mascotas, ¿qué seleccionó Penélope para leerle a Stormy Blue Bailey? Pues “La noche de las narices frías” (101 Dalmatians), por supuesto.

Para obtener más información acerca de este y otros programas de la biblioteca pública de Salinas, visite http://www.salinaspubliclibrary.org/

Read or Share this story: http://bit.ly/2cUrNRj