LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Los líderes de la industria agrícola del Valle de Salinas respondieron firmemente el martes en contra de un proyecto de ley estatal que modificaría las políticas para el pago de tiempo extra de los trabajadores del campo de California.

Aunque los defensores de los trabajadores agrícolas elogiaron la aprobación del proyecto de ley (AB) 1066 de la asamblea, Norm Groot, presidente del Buró Agrícola del Condado de Monterey, dijo que los cambios podrían llevar a menos salario para menos trabajadores del campo, en una región que emplea hasta a 45,000 trabajadores regulares.

“El resultado final, si esto se convierte en ley, es que las operaciones agrícolas se verán empujadas hacia una mayor mecanización y a tener a menos trabajadores del campo, lo cual podría cambiar la mezcla de cosechas que se producen aquí en el Valle de Salinas.

“En lugar de poner más dinero en los cheques de sueldo de los trabajadores del campo, esto produciría menos horas de trabajo y la correspondiente reducción en el ingreso que ganan estos trabajadores; por lo tanto, gastarían menos en los negocios de nuestras comunidades”.

El proyecto de ley pasó la asamblea el lunes con un voto de 44 a 32, después de dos horas de debate acerca de si el aumento en los salarios provocaría que los productores redujeran la cantidad de horas o de empleos.

Anteriormente, el Senado estatal había aprobado el proyecto de ley con una votación de 21 a 14.

El AB 1066 se dirigirá ahora al escritorio del gobernador Jerry Brown. La vocera Deborah Hoffman dijo que el gobernador aún no ha definido su posición al respecto.

Si se aprueba, el proyecto de ley requeriría que el estado introdujera en fases el pago de 1.5 veces el salario de los trabajadores del campo que trabajen más de ocho horas en un día, para 2022 en las granjas grandes y para 2025 en las granjas con menos de 25 empleados.

En la actualidad, se requiere que los productores de California paguen 1.5 veces el salario de los trabajadores del campo después de 10 horas en un día o de 60 horas por semana. Eso representa más tiempo que el pago de tiempo extra de todos los demás trabajadores del estado, quienes reciben tiempo extra después de ocho horas de trabajo en un día o 40 horas por semana.

El Sindicato Unido de Trabajadores del Campo (UFW) fue uno de los principales cabilderos que logró la aprobación del AB 1066. El sindicato organizó manifestaciones de trabajadores del campo que la semana pasada perdieron el salario de un día para presentarse en el Capitolio. El UFW también se unió a los legisladores que iniciaron una huelga de hambre de 24 horas para apoyar el proyecto de ley.

“La aprobación del AB 1066 es decepcionante y coloca a los trabajadores de California en una desventaja competitiva aún mayor en el mercado nacional y global”, dijo Jim Bogart, presidente y asesor jurídico de la Asociación de Productores y Transportistas de California Central.

“Temo que este proyecto de ley de hecho lesione a los trabajadores del campo, la misma gente que esta legislación supuestamente está diseñada para beneficiar”, informó. “Se reducirá la cantidad de horas de trabajo y, en consecuencia, también los cheques de sueldo de los trabajadores. Lo que es irónico es que California es el único estado que actualmente proporciona compensación diaria por tiempo extra a los trabajadores agrícolas. Es correcto, California ya tiene los estándares más altos de salario y por hora del país, y nosotros acabamos de elevar la barra aún más”.

Restringir a los trabajadores del campo a un día o a una semana de trabajo más cortos no garantizará el pago del tiempo extra, dijo Groot.

“En contraste, lo más probable es que esto asegure que los empleadores limiten el horario de trabajo a ocho horas en lugar de 10 para evitar el pago del tiempo extra tan caro”.

El proyecto de ley le asignaría una carga adicional a los productores que ya se ven desafiados con el aumento en las tarifas del salario mínimo, los costos del cumplimiento con los reglamentos, los mandatos para el pago de licencias y las disposiciones de atención para la salud, agregó.

Al escribir en su columna mensual en la página Ag Wednesday de The Californian, Groot explicó la forma en que el tiempo extra y una semana de trabajo más larga se aplican a la industria agrícola.

Como la cosecha es por temporadas y no dura todo el año, “los trabajadores del campo pueden ganar hasta 33 por ciento más de sueldo en una semana que los empleados no agrícolas, ya que pueden trabajar hasta 60 horas por semana durante el pico de la cosecha. Aunque los sindicatos están presentando una imagen de que los trabajadores del campo se están viendo de alguna manera obligados a trabajar en esos horarios, la verdad es que muchos de ellos prefieren el trabajo de cosecha por esta misma razón”.

“Las reglas que se aplican a los negocios típicos que trabajan de 9 a 5 no se pueden aplicar al negocio del cultivo de las uvas debido a su naturaleza cíclica, que requiere mucha mano de obra”, dijo Kim Stemler, directora ejecutiva de la Asociación de Vitivinicultores y Agricultores del Condado de Monterrey.

“A veces, con buenas intenciones, la legislatura estatal aprueba un proyecto de ley que parece ser bueno en la superficie, pero al promulgarlo acaba teniendo un impacto muy negativo”, agregó. “El AB 1066 afectará de manera negativa a nuestros viñedos de familias y lesionará tanto a los productores de uvas para vinos como a los trabajadores de los viñedos, precisamente la gente a la que se supone que debe proteger”.

Groot también analizó las políticas pro mano de obra que jugaron un papel en la aprobación del AB 1006.

“Es decepcionante que los miembros de la asamblea que representan a la comunidad agrícola del condado de Monterrey hayan votado en favor del cambio a esta regla, conociendo los impactos económicos que esto tendría en los salarios de los trabajadores del campo”, dijo Groot.

“Los trabajadores del campo se encuentran entre las personas más trabajadoras que yo conozco y merecen recibir tiempo extra después de ocho horas de trabajo en un día o de 40 horas por semana”, dijo el senador estatal Bill Monning, demócrata por Carmel. “El proyecto de ley implementará paulatinamente el tiempo extra, y el hecho de que tanto el Senado como la asamblea hayan apoyado el AB 1066 es un testamento al respeto que tenemos por los trabajadores del campo y a la importancia de trabajar para alcanzar la igualdad en los sueldos de todos los trabajadores de California”.

El asunto del pago de tiempo extra para los trabajadores del campo había sido derrotado en un proyecto de ley anterior, pero regresó incluido en otro proyecto de ley que ya había sido aprobado por una de las cámaras de la legislatura. Este “ juego de manos”, como le llamó Groot, se conoce como “borrar y corregir”.

La autora del proyecto de ley Lorena González, demócrata por San Diego, lo revivió y esquivó las reglas de la legislatura al reinsertar la propuesta en otro proyecto de ley, lo cual molestó a los republicanos que presentaron sus objeciones a la violación del procedimiento.

González entonces lanzó una campaña de medios sociales para presionar a los demócratas para que apoyaran el AB 1066; llegó a acuerdos para obtener votos, que incluyeron darles a las granjas pequeñas tres años adicionales para comenzar a pagar más tiempo extra, y dirigió a un escuadrón de aliados demócratas en una huelga de hambre de 24 horas para rendirle homenaje a los ayunos de semanas que organizó el legendario líder de los trabajadores del campo César Chávez cuando fracasó inicialmente la huelga del “Tazón de Ensalada” de 1970 en el Valle de Salinas.

Los legisladores de California aprobaron un proyecto de ley similar en 2010 que habría eliminado la exención de los empleados agrícolas de los requisitos de tiempo extra. El anterior gobernador republicano Arnold Schwarzenegger la vetó.

“Podría haber situaciones en que la gente crea que perderán algo en cuanto a la economía, pero mi padre me enseñó que las cosas iban más allá del dinero, que se trataba de quién era él como hombre y de que todos lo respetaran como a todos los demás”, dijo la asambleísta Shirley Weber, demócrata por San Diego, cuyo padre era aparcero. “A veces, por esa razón, uno hace ese sacrificio económico”.

“Estamos pidiendo igualdad”, dijo González. “Eso comienza hoy”.

Cómo votaron por el AB 1006

  • Asamblea: Luis Alejo, demócrata por Salinas, sí; Mark Stone, demócrata por Santa Cruz, sí.
  • Senado: Anthony Cannella, republicano por Ceres, no; Bill Monning, demócrata por Monterrey, sí.
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2c0xcT1