LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Una de las peores humillaciones de la indigencia es tener que enfrentar una simple función corporal natural: ir al baño.

La mayoría de nosotros que contamos con refugio y empleo vivimos nuestras vidas sin pensar realmente en cómo y dónde tendremos que ir al baño, Simplemente vamos. Siempre tenemos un baño a tan sólo unos pies de distancia.

Pero si uno es indigente, encontrar un baño limpio y seguro representa con frecuencia un desafío y un ritual diario embarazoso, ya que a la mayoría de las personas indigentes se les impide utilizar los baños de tiendas, oficinas y restaurantes.

Sin embargo, aquí en Salinas, la ciudad más grande del Condado de Monterrey y epicentro reconocido de la indigencia de la Costa Central, una sociedad entre organismos públicos y privados está a punto de abrir lo que eventualmente se convertirá en un centro de baños y regaderas públicas en el 115 de la Calle Lake Este, en el área del Barrio Chino de la ciudad.

El denominado Centro de Servicios para la Salud del Barrio Chino, financiado de manera conjunta por Dorothy’s Place, una organización sin fines de lucro que ofrece servicios para los indigentes, la ciudad de Salinas y organizaciones de servicio como los Clubs Rotarios y otros contribuyentes privados, tiene programado abrir sus puertas al público el 3 de octubre.

Se espera que el centro, en gran medida, ayude a combatir la excesiva cantidad de excremento y orina que se acumula en lugares públicos del Barrio Chino y de la cercana Calle Main, donde muchos indigentes buscan la relativa privacidad de las puertas de las tiendas o las oficinas para ir al baño.

Pero además de proporcionar instalaciones para ayudar a los indigentes de Salinas a ir al baño y mantener su higiene, el centro también contará con oficinas y profesionales en salud pública y mental para ayudar a canalizar a los indigentes hacia los servicios gratuitos, informó Jill Allen, directora ejecutiva de Dorothy’s Place.

“Esperamos que el centro sirva como un portal para la gente del Barrio Chino”, dijo Allen. “Sí, proporcionará algunos servicios básicos, pero más allá de eso ayudará a las personas que necesitan resolver sus problemas de salud física y mental”.

El centro incluirá dos inodoros regulares y uno aprobado por la Ley para Estadounidenses con Discapacidades (ADA) para mujeres. También contará con dos inodoros regulares y uno aprobado por la ADA para hombres. Además, incluirá tres regaderas unisex y una regadera unisex aprobada por la ADA.

“Todavía necesitamos fondos operativos, y tenemos un déficit de $50,000 dólares en costos de renovación y construcción”, dijo Allen. “Tenemos esperanzas de que la conferencia de prensa (y visita) del 6 de septiembre aumente la concientización acerca de la importancia de los servicios de salud para los indigentes, y nos permita recaudar algo de dinero para recursos también”.

Gary Petersen, director de obras públicas de Salinas y uno de los líderes de la ciudad en el asunto de la indigencia, dijo que la ciudad firmó un acuerdo de arrendamiento de una década con los propietarios del edificio del 115 de la Calle Lake Este, y que a su vez se lo subarrendó a Dorothy’s Place.

En total, dijo Petersen, la ciudad ha contribuido con unos $250,000 de los aproximadamente $398,000 dólares del proyecto, que tanto él como los administradores de la ciudad dicen que es fundamental para poder controlar la creciente y problemática situación de los indigentes.

“Es un complejo problema a largo plazo, pero hay más gente trabajando en este asunto que nunca antes y estamos logrando movimiento”, dijo Petersen, y agregó que su jefe, el administrador de la ciudad Ray Corpuz Jr., le informó al ayuntamiento que para poder resolver una buena parte del problema de la indigencia en la ciudad en forma duradera, es necesario reunir tres elementos “predominantes”:

  • Lograr la “alineación” de los departamentos de salud y servicios sociales del Condado de Monterrey con los esfuerzos de la ciudad y de las organizaciones privadas y basadas en la fe. En efecto, esto incluiría la necesidad de actualizar por completo el programa “Lead Me Home” del condado.

  • Asegurarse de que las limpiezas de salud y seguridad de la ciudad se implementen de manera uniforme y transparente en todas las áreas de la ciudad.
  • Avanzar en los esfuerzos por construir proyectos de vivienda rápidos, costeables y de transición para los indigentes dentro de la ciudad.

Mientras tanto, continúa la construcción de acabados menores en el centro de salud de la Calle Lake Este, y Allen y su personal dijeron que están enfocados en prepararse para un evento a puertas abiertas y visita de los medios al lugar el 6 de septiembre.

Allen agregó que espera que el centro sea tan sólo la primera parte de lo que se convierta en un campus de servicios completos para los indigentes, en el que todos los programas estén dirigidos a ayudar a la gente a dejar las calles en forma permanente.

“Queremos que la comunidad vea lo que estamos haciendo aquí”, informó. “Queremos que las personas vean lo que se puede lograr cuando la gente buena trabaja junta para crear algo positivo”.

¿PUEDE AYUDAR?

· Los funcionarios del consorcio público y privado que operará el nuevo Centro de Servicios para la Salud del Barrio Chino en el 115 de la calle Lake Este informaron que les faltan como $100,000 dólares en fondos necesarios, la mitad de los cuales representan costos de la construcción restante, mientras que el resto se necesita para el presupuesto operativo del centro de baños y regaderas. Puede enviar sus donativos por cheque o giro postal a Dorothy’s Place c/o Jill Allen, Executive Director, PO Box 2027, Salinas, CA 93902-2027. Para obtener más información, llame a Allen al 831-757-3838.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2c0vNMb