1 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

El tráfico se detuvo, el tráfico peatonal se volvió lento y largas filas congestionaron las aceras del centro de Monterey. Bernie Sanders estaba en la ciudad.

La visita a Monterey del candidato demócrata a la presidencia el martes por la noche atrajo a 7,800 personas, muchos de los cuales son sus partidarios.

Sanders, lleno de energía a sus 74 años, se vio rodeado de una entusiasta muchedumbre que llenó por completo el jardín frontal del histórico Colton Hall. El público aclamó con frecuencia al senador a lo largo de su discurso.

Durante la presentación que duró una hora, los electores enarbolaron diversos carteles con el eslogan de la campaña de Sanders, desde “A future to belive in” (Un futuro para creer), hasta “You are my boy Bernie” (Tú eres mi chico Bernie).

“Quiero abrir las puertas del Partido Demócrata para que todos sientan la libertad de venir”, dijo Sanders ante el público que le dio una bienvenida como si fuera una celebridad.

En su discurso en Monterey, Sanders habló de una gran variedad de plataformas como la economía, los empleos, el cambio climático, la atención de la salud, la fracturación hidráulica, la clase trabajadora, los inmigrantes, las madres que trabajan y los matrimonios gay, y expresó su apoyo a los grupos étnicos, incluidos los latinos, afroamericanos y nativoamericanos.

Sin embargo, el punto más importante del discurso de Sanders quedó claro. Al centrarse en los aspectos clave de su plataforma, subrayó que está dirigiendo una campaña que va contra lo establecido. Ha decidido alejarse del apoyo de Wall Street, de las grandes farmacéuticas y de las corporaciones.

“El establishment ha traicionado al pueblo americano, y ahora es el momento de lograr un verdadero cambio”, dijo Sanders. “Nuestro trabajo es crear una economía que funcione para todos, no sólo para el 1 por ciento, una economía que funcione para la clase media, para los niños, para los ancianos y para los pobres. Esa es nuestra economía”.

El cambio es un tema que se repite en su discurso, aunque no es central. Su campaña, dijo, ha unido a la gente “para luchar por un verdadero cambio en este país”.

En el tema del cambio, “necesitamos un partido político y un movimiento de millones de personas trabajadoras y jóvenes que participen activamente. No debemos aceptar dinero de Wall Street, sino que debemos enfrentar a Wall Street”.

Le recordó al público que lo que comenzó como una campaña al margen se ha extendido rápidamente.

Mientras hablaba de diversos asuntos, repetidamente argumentó en contra de un “sistema corrupto de financiamiento de campañas”. Agregó que su campaña ha permanecido alejada de la recaudación de fondos de multimillonarios y grandes corporaciones, apuntando al hecho de que su oponente Hillary Clinton, quien va a la cabeza, ha recaudado millones de dólares a través de los canales que él ha evitado.

Sanders dijo que hasta la fecha su campaña ha recibido $8 millones de dólares, la mayoría de ellos provenientes de contribuciones individuales que promedian $27 dólares.

Durante todo su discurso atacó a las grandes corporaciones por lo que define como una “economía amañada”. Durante una entrevista justamente antes de su discurso, Sanders dijo que cree que ganará el voto de California.

En busca del voto de California

Sanders dijo que el estado es fundamental para su campaña y que se siente confiado de que obtendrá el voto.

Agregó: “Creo que vamos a ganar aquí en California, y si ganamos aquí y en Dakota del Sur, Dakota del Norte, Montana, Nuevo México, Nueva Jersey, Puerto Rico y Washington D.C., iremos a la convención nacional demócrata a finales de julio... Creo que saldremos de esta convención con la nominación demócrata”.

“Pienso que los habitantes del Condado de Monterey y de California entienden que algo anda mal en nuestro país cuando tenemos un sistema de financiamiento de campañas en el cual los multimillonarios están comprando elecciones, en el cual tenemos una economía amañada donde los ricos se vuelven más ricos y todos los demás se vuelven más pobres”.

Agregó que piensa que el salario mínimo universal debe ser de $15 dólares para que las familias puedan pagar servicios como los de guardería.

“Un sueldo igual por un trabajo igual es lo que necesitamos para este país”, informó.

A diferencia del discurso que dio Clinton en Salinas el 25 de mayo en la universidad cmunitaria Hartnell, el discurso de Sanders fue más largo, habló de mayor cantidad de plataformas clave y sólo hizo alusión al candidato republicano Donald J. Trump en pocas ocasiones.

A diferencia de Clinton, Sanders habló del cambio climático y dijo que si resulta electo reemplazará el combustible fósil con energía sustentable. También está en contra de la fracturación hidráulica, que ha sido un asunto candente aquí en el Condado de Monterey.

“Este es el momento de poner fin a la fracturación hidráulica”, informó.

Dentro del contexto de los valores familiares, Sanders dijo que también apoya los matrimonios de gays y lesbianas.

Al igual que Clinton, Sanders dijo que es un firme creyente en que la educación superior y la capacitación llevan a una economía más basada en el conocimiento, y que hará que los americanos sean más competitivos en una economía global y fomenten una economía saludable. Apoya la matrícula gratuita en colegios y universidades, así como el hecho de encontrar formas de reducir de manera significativa la deuda de los estudiantes.

También apoya la reforma migratoria que pondría fin a la política de deportación actual, y la obtención de ciudadanía.

“La función de la reforma migratoria debe ser unir a las familias, no dividirlas”, dijo. Apoya un “sistema de atención médica para todos por medio de Medicare”.

Aunque Sanders exuda confianza, dijo que más allá de atraer votos para su campaña, es importante apoyar al Partido Demócrata. Agregó que es importante “que tengamos un candidato que desafíe a Donald Trump”.

1 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/1t3BHUr