2 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Mientras algunos recolectan juguetes para poner debajo del árbol, entrenadores voluntarios dan el don de su tiempo a nuestra comunidad. Mientras que la mayoría de nosotros está de compras o disfruta de unas vacaciones cálidas, un grupo de chicos jóvenes dedicados al deporte están recibiendo el regalo que reciben durante todo el año, el del fútbol.

"No sé cómo lo hace, sé que yo no podría, se necesita una gran cantidad de tiempo y compromiso", dijo un padre de jugador, José Amezcua.

En los últimos meses, El Camino Real ha sorprendido a la comunidad al asistir a torneos nacionales y participar en los partidos de competitivos. Ellos han superado las expectativas de muchos y han recibido el reconocimiento de una temporada invicta.

"No hemos perdido desde el verano, es como recompensamos al entrenador por su tiempo que nos da", dice el miembro del equipo, Abraham García.

García, es uno de los 18 miembros del equipo de El Camino Real quienes han entrenado para ganar el éxito que han logrado, lo que se le atribuye en general a José Moreno.

"[Moreno] ha ganado el respeto de los padres y los niños”, dijo Amezcua.

Un respeto que Moreno agradece y lo mantiene como entrenador del equipo.

"Me gusta dedicar el tiempo a los chicos, me preocupo por ellos", dijo Moreno, "no hay mucho que hacer durante las vacaciones de invierno, así que entrenamos durante las vacaciones para mantener al equipo en buena condición física y estar en al nivel que han trabajado tan duro para lograr”.

Moreno ha sido entrenador voluntario durante unos 10 años, y más de seis años con el equipo de El Camino Real. Comenzó porque su hijo era parte del equipo, pero después de todos estos años, ya no puede, ni desea retirarse.

"Yo digo que es mi último año", dijo Moreno, "pero no puedo dejarlo, estos chicos son ahora parte de mi familia, dejar al equipo seria defraudarlos, además haría que yo me preocupe por ellos aún más, estaría muy preocupado de que se involucraran en las actividades equivocadas”.

Con la violencia y las pandillas siendo una preocupación en nuestra comunidad, Moreno insiste en llevar a los jóvenes por un buen camino. Al ser un ingeniero civil, es consciente de la importancia de una educación y el objetivo de promover la a los chicos.

"La mayoría de los niños provienen de familias donde hay una falta de una trayectoria educativa", dijo Moreno, "por lo tanto, me aseguro de que ellos entreguen sus boletas de calificaciones y constantemente les recuerdo que un título universitario no es una opción, sino un requisito en la vida”.

Entrenadores voluntarios dedican su tiempo y se comprometen a grupos de jugadores de fútbol durante todo el año, quitando tiempo de sus propias familias. Estos individuos, como Moreno, dan la Navidad a los jóvenes durante todo el año, dándoles el don de habilidades para lograr el éxito en el campo y morales para toda la vida. Ellos donan horas a la semana y en ocasiones se puede convertir en un trabajo de tiempo completo, o en este caso, una familia.

"Somos una familia, cuando me siento mal, me hacen sentir mejor”, dijo García.

“El entrenamiento es siempre divertido, nuestro entrenador nos recuerda que debemos mantener la cabeza en alto cuando estamos jugando mal y eso nos motiva".

Motivación que Moreno regala a los jóvenes a diario, convirtiéndose en un modelo a seguir y mentor para nuestra comunidad. Moreno es sólo uno de los voluntarios que nunca dejan de dar y quien enseña a nuestra juventud: responsabilidad, compromiso, caminos hacia el éxito y les entrega confianza.

"Yo soy estricto con ellos, no jugueteamos", dice Moreno, "hay una línea muy fina entre un entrenador y un jugador que no cruzo, y siento que eso me ayuda a mantener el respeto entre todos nosotros. Los trato como personas y, a cambio, ellos confían en mí”.

Los últimos años han confiado en Moreno y su esfuerzo ha llevado al equipo a coronarse campeones. A medida que la temporada está en pleno descanso, El Camino Real continua entrenando. Los jóvenes tienen un compromiso con la excelencia, la cual es reconocida por su entrenador.

Agradeciendo a todos los entrenadores voluntarios durante la temporada de dar y felicitando al Club El Camino Real, esperemos que su don del tiempo continúe por muchos años más. ​

Mayra Letisia Gómez es una graduada de la Universidad de Carolina del Norte Wesleyan y la Institución de José Ramón Fernández en periodismo deportivo. Puede contactarla para eventos de fútbol al correo de my.l.gomez@gmail.com o a través de Facebook. Sígala en Instagram (mayralgomez) o Twitter (@mygomez12).

2 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/1QYck07