LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Los miembros de la comunidad de Salinas disfrutaron de una noche pacífica en la que obtuvieron información de dependencias de seguridad pública, diversos recursos comunitarios y otros habitantes durante la celebración de la National Night Out que se llevó a cabo el martes en el Complejo de Fútbol de Salinas.

“Se trata de que la comunidad de Salinas salga, se una y obtenga la oportunidad de platicar con nosotros y de hacernos preguntas que normalmente no pueden hacer”, dijo el asistente del jefe de la policía de Salinas Terry Gerhardstein. “Existe una sensación de desconfianza en la comunidad que no es posible reparar ignorándola”.

Aproximadamente una docena de oficiales de la policía de Salinas llevaron diversos equipos que utilizan los grupos de SWAT y CSI, así como la unidad de K9, para que los residentes los exploraran y se familiarizaran con ellos.

Por lo general, la gente solo ve un camión de SWAT durante una situación tensa que nunca les permitiría ver el interior, observó Gerhardstein, así que los eventos como la National Night Out proporcionan una oportunidad única para que las personas entiendan mejor a las fuerzas de la ley.

El evento fue organizado por la ciudad de Salinas con apoyo de más de 50 dependencias de la Alianza Comunitaria para la Seguridad y la Paz.

La National Night Out se lleva a cabo en todo el país; en ella, las dependencias de seguridad pública y los grupos de vigilancia de vecindarios colaboran para ayudar a promover las relaciones con la comunidad.

El evento que se llevó a cabo el martes para las familias incluyó entretenimiento en vivo, una pista de obstáculos inflables, rifas, una feria de recursos y la presencia de representantes del Departamento de Policía de Salinas, el Departamento de Bomberos de Salinas, la Patrulla de Carreteras de California y la Oficina del Alguacil del Condado de Monterey.

Toby Carbajal, de 11 años, revisó emocionado los aparatos de CSI del Departamento de Policía de Salinas durante el evento.

“Esto es increíble”, dijo. “Simplemente ver cómo actúan, cómo va la policía en sus autos y qué es lo que llevan ahí.”

Carbajal dijo que quiere ser oficial de policía cuando crezca.

“Quiero ayudar a la comunidad retirando a la gente mala de las calles para que nadie resulte lesionado, especialmente los niños”, dijo.

Su padre, el residente de Salinas Raúl Carbajal, dijo que piensa que los eventos como la National Night Out son una buena forma de alertar a la gente acerca de los programas de la comunidad y de las “cosas buenas que suceden aquí en Salinas”.

“También es el simple hecho de estar aquí para mostrar apoyo por lo que están haciendo”, agregó. “Es para nuestros hijos, para que vean que las fuerzas de la ley están aquí para ayudar a la comunidad, para que puedan aprender y hacer que nuestra comunidad sea un mejor lugar para trabajar, vivir y sobrevivir”.

Hacia el final del evento, las personas que participaron en la marcha de A Time for Grieving and Healing llegaron al campo cantando por la paz y honrando a los seres queridos que han perdido a manos de la violencia.

Debbie Aguilar, fundadora de A Time for Grieving and Healing, dijo que este año agregaron a su estandarte 27 fotografías nuevas de personas asesinadas, incluido su sobrino Paul Gilbert Morales Jr., quien murió en enero a la edad de 25 años.

“Nos estamos asociando con la ciudad y queremos establecer nuestra paz con ellos, sin importar los problemas que tengamos que enfrentar. Hay que asociarse con la ciudad y con las personas que tienen autoridad”, agregó. “Queremos poner fin a esta violencia. Tiene que acabar, pero solo se detendrá con la participación de la comunidad”.

Debbie Sorto es la abuela de Morales Jr. y también participó en la marcha del martes. Sorto dijo que la National Night Out es una oportunidad de educar al público acerca de la policía, y de “informarle a la comunidad que ellos no son los malos”.

La madre de Morales Jr, Melissa Garner, estuvo de acuerdo y observó que “necesitamos ser esa voz, unirnos como comunidad y no ceder ante el espíritu del miedo”.

Margarita Covarrubias, originaria de Salinas, exploró alegremente el evento el martes por primera vez con su hija Emma, de 2 años.

Dijo que es una buena oportunidad para que Emma se familiarice con algunos de los vehículos de emergencias, ya que a veces se asusta cuando escucha las sirenas.

Además, “esto como que nos une a todos”, agregó. “Me siento segura y llena de inspiración al ver a los niños aquí. Es ese sentido de comunidad, y yo creo que hemos perdido algo de eso debido a la violencia, así que esto también nos llena de posibilidades”.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/1NgOiYL