LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Según el Censo de Personas sin Hogar publicado recientemente, el total de personas sin hogar que se contó en el condado de Monterey fue de 2,308. En el condado de San Benito se contó a 651 personas sin hogar. Para fines del censo, el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (Department of Housing and Urban Development, HUD) de EE. UU. define la falta de vivienda como "personas que viven en refugios y lugares que no están diseñados para ser habitables", pero excluye la circunstancia común de múltiples familias que viven juntas debido a dificultades económicas.

El Censo de Personas sin Hogar nos proporciona números, estadísticas e información demográfica. Sin embargo, las personas que están detrás de esos números con frecuencia son nuestros vecinos, seres queridos, amigos y compañeros de trabajo.

Él sirvió a su país con tres períodos de combate en Irak. Experimentó muerte, guerra y batallas. Volvió a casa con una baja honorable, síndrome de estrés postraumático y pocas oportunidades de empleo. Un poco de mala suerte le siguió a otro poco, hasta que se encontró durmiendo en el callejón de un centro comercial. Solo quiere obtener un trabajo y la oportunidad de recuperar su vida.

Ella es una mujer de cierta edad, ama de casa casada durante 30 años antes de que su compañero la abandonara. Lo último que haría sería volverse una carga para sus hijos adultos que viven en diferentes estados. Ellos piensan que su mamá está bien, pero no es así. Perdió su casa hace ocho meses y ha estado durmiendo en su auto cada noche desde entonces; durante el día visita bibliotecas y hace su mejor esfuerzo por pasar desapercibida.

La falta de vivienda representa un costo muy elevado para las personas, las comunidades y los sistemas de atención. Numerosos estudios demuestran que las comunidades ahorran dinero al ofrecer una vivienda de apoyo permanente a las personas que se encuentran sin hogar. Las personas sin hogar tienen más probabilidades de sufrir padecimientos médicos crónicos y complicaciones debido a la inestabilidad de su vivienda. Las personas sin hogar utilizan las salas de emergencias, los sistemas de respuesta a las crisis y los sistemas de seguridad pública con una frecuencia mucho mayor. En resumen, está demostrado que es más barato proporcionar una vivienda de apoyo permanente que dejar a alguien en las calles o en refugios.

El problema de la falta de vivienda es complejo y exige respuestas individuales y de toda la comunidad. El apoyo a los programas sin fines de lucro para las personas sin hogar ayuda a ofrecer servicios a quienes los necesitan. Los gobiernos locales deben hacer esfuerzos coordinados por aumentar el inventario de vivienda segura y costeable para las personas y familias con ingresos extremadamente bajos. Es esencial que todos nosotros, las comunidades basadas en la fe, los residentes locales, las organizaciones sin fines de lucro, el gobierno, las constructoras de vivienda, las empresas, el sector educativo y las entidades dedicadas al financiamiento, trabajemos juntos y realicemos el esfuerzo necesario para poner fin a la falta de vivienda en nuestra comunidad.

Esta es la forma en que puede ayudar: Firme la petición por Internet para apoyar la vivienda costeable u obtenga más información acerca de los programas para arrendadores que proporcionan subsidios de renta en www.chspmontereycounty.org. Apoye el trabajo de la Coalición de Proveedores de Servicios a las Personas sin Hogar, cuyas dependencias afiliadas son expertos locales y establecidos con antecedentes demostrados. Lea el informe del Censo de Personas sin Hogar de 2015 y comparta los hallazgos.

Katherine Thoeni es la directora ejecutiva de la Coalición de Proveedores de Servicios a las Personas sin Hogar.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/1MLoTpU