LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

¡El verano está a sólo unos días por venir! El clima más cálido significa más tiempo para jugar al aire libre, visitas al patio de juegos o participar en los parques y actividades recreativas. Con toda la actividad y la diversión, los niños necesitan mantenerse hidratados. Seleccionar la bebida correcta es importante para el crecimiento del cuerpo de un niño. Algunas bebidas comunes de la infancia, como el jugo, contienen una sorprendente cantidad de azúcar. Teniendo en cuenta que el niño en edad preescolar consume un promedio de 65 libras por año - más que su propio peso corporal, lo que su hijo bebe afecta su desarrollo saludable. Bebidas azucaradas están vinculadas a una serie de problemas de salud como la diabetes tipo 2, la obesidad y las caries dentales. A continuación se presentan algunas maneras de ayudar a sentar las bases para que su hijo elija bebidas saludables.

Alimente a su bebé sólo con leche materna o de fórmula durante el primer año de vida. Aunque la lactancia materna a su bebé es la mejor nutrición, si no se puede, la fórmula todavía proporciona nutrientes para el crecimiento y el desarrollo. No sustituya la leche materna o fórmula con jugo o diluirlo con agua adicional.

Después del primer cumpleaños de un niño, ofrezca sólo leche y agua para beber durante todo el día. Para niños de 12 a 24 meses, de 16 a 24 onzas de leche entera cada día deben saciar su sed y no llenarlos demasiado. A esta edad, todavía necesitan la grasa y las calorías que provienen de la leche entera para el crecimiento y desarrollo del cerebro. Después de 2 años de edad, es el momento de reducir la ingesta de grasas. Hable con su médico, proveedor médico o educador de los padres acerca de cuál leche reducida en grasa es mejor.

Limite el jugo 100% de fruta a pequeñas cantidades y evite los refrescos por completo. ¡Dos pequeñas cajas de jugo contienen más azúcar que una lata de refresco! Los médicos recomiendan que los niños de uno a cinco no beban más de cuatro a seis onzas de jugo de fruta al día. Trate de diluir jugo de frutas con agua para limitar el azúcar y ayudar a ahorrar dinero. Y evite los refrescos por completo. ¡Es caro y una lata de refresco contiene más azúcar que seis galletas Oreo!

Reemplace el jugo con agua de frutas. Dele a su hijo la opción de añadir las fresas, naranjas, o rodajas de melón a una jarra de agua. No agregue azúcar. Refrigere hasta que esté frío. Ofrezca esta sabrosa alternativa en lugar de jugo.

Tenga una botella de agua a la mano donde quiera que vaya. Llene las botellas de agua reutilizables con agua del grifo de su casa (si el agua potable es segura) para ayudar a ahorrar dinero.

Evite las bebidas deportivas y aguas con vitaminas. Cuando su hijo esté activo o el día es caluroso, agarre agua helada. Los médicos recomiendan agua como la mejor manera para que los niños pequeños se rehidraten.

Evite las bebidas de dieta. Las bebidas dietéticas no contienen el azúcar y calorías que las bebidas regulares tienen, pero estas no han sido probadas como saludables para los niños.

Sea un modelo a seguir. Su hijo quiere ser como usted y observa lo que hace. Al decir no a un refresco y tener agua en su lugar, él o ella verá que usted está tomando una opción saludable.

Es importante recordar que cambiar a bebidas más saludables a veces puede ser difícil. Sea paciente y flexible durante esta transición. Esto podría incluir permitir a su hijo tener un pequeño vaso de jugo cada día. Ofrezca opciones para que su hijo pueda decidir lo que bebe, "¿Quieres agua o leche?" Si se niega a tomar algo saludable, no lo obligue a beberlo. En cambio, cuando él esté listo para escuchar, hable de cómo las bebidas saludables dan a su cuerpo el poder que necesita para jugar, saltar y correr. Hable de cómo los adultos que admira beben agua o leche para mantenerse fuertes, "Los bomberos necesitan beber mucha agua para apagar incendios.”

Lo que usted elija para que los niños beban es tan importante como lo que comen. Ofrecer a los niños bebidas saludables como el agua y la leche cuando son jóvenes les da los nutrientes que necesitan para un desarrollo óptimo. Comenzar estos hábitos temprano les dará una base sólida para tomar decisiones saludables a medida que crecen. Para obtener más información sobre los programas de los Primeros 5 del Condado de Monterey para niños pequeños y sus familias, visite www.First5Monterey.org o llame 2-1-1.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/1SczQEi