Retrasan audiencia de hombre golpeado por la policía

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

La audiencia de libertad condicional de José Velasco, el hombre que aparece en un video mientras la policía de Salinas lo golpea a bastonazos durante su detención el 5 de junio, fue pospuesta hasta el 8 de julio.

Mientras tanto, sus familiares dijeron que ponen en duda la historia de la policía acerca del incidente, y se quejaron de que se les ha negado acceso a Velasco desde que ha estado detenido en la cárcel del Condado de Monterey.

Velasco, de 28 años, fue detenido el viernes por la noche, después de que la policía respondió a llamadas al 911, incluida una de su madre, acerca de un hombre que corría y actuaba erráticamente frente al tráfico en la esquina de las calles Main Norte y Bernal.

Se requirieron cinco oficiales, dos de ellos golpeándolo a bastonazos mientras lo mantenían en el suelo, para detenerlo. Un transeúnte utilizó un teléfono celular para grabar el incidente y publicó el video en YouTube, el cual ha atraído la cobertura de los medios internacionales.

La policía dijo que cuando llegaron al lugar de los hechos, Velasco estaba golpeando a su madre contra el pavimento. Sin embargo, Rita Acosta, la madre de Velasco, negó enfáticamente esa versión del incidente ante los reporteros afuera del tribunal el miércoles.

En una breve presentación ante el tribunal superior del Condado de Monterey, Velasco, vestido con el traje anaranjado y blanco de la cárcel y con el cabello recogido en una cola de caballo, permaneció sentado en silencio. Pocos segundos después de que su abogado llegara al tribunal, la presentación se dio por terminada. La juez Lydia Villarreal retrasó la audiencia de libertad condicional de Velasco hasta el 8 de julio. Inmediatamente lo sacaron del tribunal. Velasco pareció tener problemas para levantarse de su asiento. Un funcionario de custodia le entregó un par de muletas, las cuales utilizó para salir caminando.

Velasco también enfrenta numerosos cargos relacionados con su detención, que incluyen asalto y lesiones, quitarle su arma a un oficial, estar bajo la influencia de una sustancia ilegal y otros.

El miércoles, su madre y sus hermanas salieron del tribunal quejándose en forma audible de que "ni siquiera nos dejaron verlo". También informaron que la atención debería estar puesta en la conducta brutal de la policía y no en su familiar.

"No estamos diciendo que mi hermano sea un ángel. Lo único que estamos diciendo es que no se merecía esa golpiza", dijo Antoinette Ramírez. "Y no queremos que le pase a nadie más".

Acosta narró una historia diferente de lo que sucedió el viernes a las 7:14 P.M. cuando la policía llegó al lugar. La policía informó que Velasco estaba tratando de arrojar a su madre al tráfico.

Acosta dijo que ella y Velasco habían estado jugando bingo al otro lado de la calle, y que él salió del lugar. Cuando ella fue a buscarlo, lo vio en problemas en la calle. "Estaba pidiendo ayuda. Me estaba llamando", dijo.

Acosta agregó que trató de sacarlo de la calle pero que no pudo hacerlo, así que llamó al 911, al igual que muchas personas que estaban en el lugar.

Velasco sujetó a su madre y la abrazó, dijo ella. "Él no me lastimó ni lo intentó. Él me abrazó", agregó.

Acosta les dijo a los reporteros que su hijo padece una enfermedad mental. Agregó que en el pasado han llamado a la policía por su hijo, y que uno de ellos le dijo: "Algo anda mal con su hijo. Debería hacer que lo revisaran".

Acosta no proporcionó ningún detalle específico acerca de alguna enfermedad o de si Velasco había buscado ayuda médica.

El lunes, el jefe de la policía Kelly McMillin dijo que Velasco había admitido que había usado metanfetaminas y tomado alcohol el viernes 5.

Desde que fue detenido, Ramírez y la familia no han visto a Velasco, a pesar de numerosas llamadas a las autoridades de la cárcel. Ramírez dijo que ni siquiera le han dado a la familia información acerca del estado de salud de Velasco.

Afuera del tribunal el miércoles, unos 30 manifestantes mostraron carteles que decían "Desarmen a la policía", "Las enfermedades mentales no son un delito" y "Pongan fin a la brutalidad policiaca".

El martes, el jefe de la policía Kelly McMillin dijo que el uso de bastones por parte de la policía es raro, pero que cuando los usan, los oficiales están entrenados para evitar golpear la cabeza y otras partes vitales del cuerpo. El viernes, uno de los bastonazos golpeó por accidente a Velasco en la cabeza, dijo McMillin.

El jefe dijo que Velasco tenía moretones en la zona de las espinillas y en la parte posterior de las piernas, donde se supone que los bastones deben golpear.

El caso de Velasco representa otro incidente en los últimos dos años que están poniendo en duda el uso de la fuerza por parte de la policía de Salinas. Las investigaciones continúan en los cuatro casos de tiroteos fatales en los que participó la policía.

En uno de ellos, una demanda por homicidio culposo contra la ciudad, McMillin y dos oficiales de la policía se presentaron en el tribunal federal el martes.

El jueves, McMillin convocó a una conferencia de prensa en la cual se revelaron 15 llamadas hechas al 911, incluyendo una de la madre de Velasco al momento de los hechos.

El jefe de la policía reunió a los medios de comunicación para dar una actualización del caso. McMillin proporcionó varias actualizaciones.

Expresando preocupación por la "Confianza del público", ha llamado al fiscal del distrito del Condado de Monterey para investigar el caso.

Un reporte toxicológico mostró que Velasco no había tomado alcohol el día del arresto pero había usado metanfetaminas.

Velasco ha sido diagnosticado con "Desorden Psicótico Inducido por una droga específica", de acuerdo con un reporte médico compartido con el departamento de policía.

Uno de los cinco policías involucrados en el arresto – uno de los dos que usaron los bastones – ha sido puesto en una asignación restringida. Su nombre no fue revelado, pero es un veterano de 10 a 13 años en el departamento de policía

Ningún policía, de los involucrados, fue puesto en ausencia administrativa.

El jefe de policía pidió que las personas que grabaron video lo compartan, ya sea con el departamento de policía o en las redes sociales.

En referencia a la decisión del uso de fuerza en los hechos, el jefe de la policía comentó que "es importante entender, que cuando la policía se enfrenta en un acto de violencia en progreso, ellos no atienden la causa de la violencia en sí. Su objetivo y el de la política (del departamento) es usar solo la fuerza necesaria para detener la violencia y hacer el arresto. En el momento en el que el acto violento está ocurriendo, los oficiales no tienen el lujo de determinar si es un evento inducido por el consumo de metanfetaminas, o es un ataque psicótico, o un evento de enojo. Su responsabilidad es proteger a la víctima, proteger al público y detener la violencia".

McMillin también describió un evento el 15 de abril en el cual Velasco estuvo involucrado, cuando llamo la atención de policías para decirles que gente trataba de matarlo. Los oficiales notaron una actitud extraña en él y llamaron a paramédicos y una ambulancia. McMillin dijo que en ese momento Velasco estaba alterado pero no estaba bajo la influencia de sustancias. Le preguntaron si sentía que sería una amenaza para él mismo o para alguien más, y contestó que no. Él dijo que solo quería ayuda para obtener sus medicamentos. Los policías arreglaron todo para llevarlo al hospital, donde recibió atención médica, dijo McMillin.

"Cuando la policía de Salinas fue llamada para una situación no violenta, pudo ayudar al Sr. Velasco", dijo él.

Qué sigue

José Velasco tiene programada una audiencia de libertad condicional el 8 de julio a las 10:00 A.M. en el tribunal superior del Condado de Monterey.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/1MI1BRx