LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

A pesar de un fuerte cabildeo por parte del sector privado, el distrito escolar Salinas Union High (SUHSD) procederá a construir su siguiente preparatoria usando un contrato laboral de proyecto (Project Labor Agreement, PLA) pro-sindicatos.

El consejo escolar del distrito votó 5-1 el martes por la noche en favor del proceso con PLA. La consejera Evamarie Martínez fue quien votó en contra. La presidenta del consejo Lila Cann, Patty Padilla-Salsberg, Kathryn Ramírez, Phillip Tabera y Carlos Rubio votaron a favor.

Lo que esto significa es que el distrito buscará acuerdos con contratistas locales que le den prioridad a la mano de obra sindicalizada.

La quinta preparatoria del distrito se construirá en un sitio de 29 acres que se encuentra en la calle Rogge al norte de Salinas. El costo estimado del proyecto alcanza los $90 millones de dólares.

Los votantes de Salinas aprobaron la medida B en noviembre, que consiste en un bono de $128 millones de dólares, para financiar la construcción de la nueva escuela y hacer renovaciones en las escuelas existentes.

Cann, quien apoyó el PLA, dijo el miércoles que esto mantiene las negociaciones contractuales del proyecto en manos locales. Agregó que se presentará una versión final del PLA ante el consejo en su próxima junta. Esta contendrá algunas modificaciones que solidificarán los deseos de la mayoría del consejo de utilizar contratistas y subcontratistas locales y sindicalizados, incluidos veteranos discapacitados y empresas propiedad de minorías y de mujeres.

La fecha límite para las solicitudes del PLA será el 1° de agosto.

El PLA deja de hecho fuera de la competencia para obtener trabajo como subcontratistas para el proyecto a contratistas locales como Don Chapin y a otros contratistas no sindicalizados.

El miércoles, Chapin dijo que la votación del consejo era un “día triste para Salinas”. Agregó que como el 87 por ciento de la fuerza laboral de los tres condados no es sindicalizada, el PLA hace lo opuesto a lo que el consejo quiere hacer, que es contratar a contratistas locales y darle empleo a la diversa fuerza laboral de la región.

“Es injusto”, dijo Chapin. “Veo que en nuestra comunidad toda la gente está pagando por este bono (escolar), apoyando al distrito y ellos (el consejo) emprenden acciones que eliminan a la mayoría de la fuerza laboral local... en lugar de proporcionar una competencia justa”.

Cann describió la junta del martes como civilizada. Ambos lados se mostraron educados y respetuosos durante el período de comentarios del público, dijo.

Sin embargo, días antes de la votación, los consejeros y otros se vieron sometidos a llamadas telefónicas automáticas de la industria que estaba cabildeando para rechazar el PLA, informó Cann.

Los líderes de la industria de la construcción se han opuesto durante largo tiempo a los PLA argumentando que estos contratos atan los proyectos públicos a las demandas laborales, con frecuencia provienen de fuera de una comunidad y tienen un costo más alto para los contribuyentes.

Los sindicatos han contraatacado diciendo que los PLA garantizan que esos proyectos atraerán a contratistas que contraten mano de obra certificada y sindicalizada de una fuerza laboral más diversa.

El uso de los PLA se ha debatido ampliamente en la industria de la construcción siempre que surgen proyectos grandes con financiamiento público para licitación.

El año pasado, el uso de los PLA en la construcción de un nuevo edificio de ciencias en Hartnell College provocó una disputa política. El consejo de administración aprobó inicialmente el uso de los PLA para el proyecto de $28 millones de dólares, pero posteriormente rescindió el voto después de encontrar fallas en parte de la información en la que basó su decisión.

En otros asuntos de la construcción de la escuela, el consejo:

Pospuso las acciones acerca de una propuesta de “arrendamiento y retroarrendamiento”.

Adoptó una resolución acerca de los procedimientos de precalificación y el sistema de clasificación de contratistas y subcontratistas que buscan empleos en la construcción de la preparatoria.

Adoptó una resolución en la que declara que el proyecto de construcción de la preparatoria es “sustancialmente complejo y por lo tanto la retención en el proyecto debe aumentarse al 10 por ciento”.

En otras acciones, el consejo votó en favor de hacer un nombramiento provisional para ocupar el puesto del consejero del área 6 que quedó vacante por la muerte de Cheryl Larison. Están aceptando solicitudes y planean ocupar el puesto para el 23 de junio.

El consejo decidió no hacer una elección especial para ocupar el puesto. Eso tendría un costo de entre $4 y $20 dólares por votante, o entre $25,992 y $129,960 para los 6,498 votantes del distrito 6.

“No tiene sentido hacer el gasto de una elección por un puesto que solo estaría ocupado durante cuatro meses”, dijo Cann. Las elecciones del consejo están programadas para noviembre.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/1M67Mi2