LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Parece que el imperio empresarial de Donald Trump no es tan resistente como su peinado.

Trump fue víctima de la frase que hizo famosa en el reality “The Apprentice”: “¡Estás despedido!”, cuando NBC terminó su relación comercial con el magnate de los bienes raíces por sus comentarios sobre los inmigrantes mexicanos durante su primer discurso como precandidato republicano a la presidencia.

Trump, famoso por su pelo pelirrojo esponjado y su gusto por las declaraciones provocativas, nunca le ha temido a la controversia. Pero al lanzar su campaña presidencial para 2016, sus comentarios sobre que los inmigrantes mexicanos llevan drogas y crimen a Estados Unidos, además de que son violadores, ofendieron a muchos, fueron criticados por grupos mexicano-estadounidenses y llevaron a que NBC se desvinculara de él abruptamente.

La cadena mexicana Televisa y la empresa de televisión Ora TV, que es apoyada por el multimillonario mexicano Carlos Slim, dijeron que no harán más negocios con Trump.

Este revés ha hecho que varios se pregunten si los efectos negativos llegarán hasta su imperio mundial de bienes raíces. Pero otros expertos señalan que la decisión radical de NBC simplemente le da a “el Donald” más de la atención y la publicidad que ansía.

“Creo que la gente se ha acostumbrado a esperar este tipo de comportamiento de Trump”, dijo Robert Passikoff, presidente de Brand Keys Inc., una firma que monitorea el valor de marcas. “No tienes que estar de acuerdo con él, pero es una de las pocas marcas humanas que nos quedan”.

Otras marcas basadas en personalidades han caído por declaraciones controvertidas, como Paula Deen, la célebre chef que perdió su programa y sus acuerdos de promoción de productos en 2013 por hacer declaraciones racistas. Sin embargo, el imperio de Trump —y su marca personal— es mucho más grande que el de Deen, e incluye hoteles y propiedades.

Trump ha dicho que el valor de su fortuna asciende a 8.700 millones de dólares, aunque la revista Forbes la calcula en 4.100 millones. A continuación, una revisión a sus empresas y cómo podrían ser afectadas por la controversia.

TELEVISIÓN

Aunque los ingresos por televisión son sólo una parte pequeña de los miles de millones de Trump, la decisión que tomó NBC el lunes sobre no presentar los concursos anuales Miss USA y Miss Universo marcó un final repentino a una larga relación. Cuando “The Apprentice” debutó en 2004 fue un éxito, y convirtió a Trump en una persona conocida para millones de espectadores dentro y fuera de Estados Unidos.

En años recientes, el programa derivado, “Celebrity Apprentice”, tuvo un éxito moderado, pero era rentable para NBC cuando el canal luchaba por mejorar su posición en los ratings. El canal planea mantener “Celebrity Apprentice”, pero sin Trump como su presentador. Está por verse si lo logrará. En 2005, “The Apprentice: Martha Stewart”, no consiguió atraer al público y duró poco.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Copyright 2015 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Read or Share this story: http://bit.ly/1M0Ss6x