LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Los empresarios argentinos Hugo y Mariano Jinkis se entregaron a la justicia el jueves tras permanecer prófugos tres semanas en el marco de la causa de corrupción en la FIFA.

A fines de mayo, la justicia de Estados Unidos había reclamado el arresto con fines de extradición de Hugo y Mariano Jinkis, padre e hijo respectivamente y dueños de la empresa de marketing deportivo Full Play, por supuestamente haber aceptado pagar junto con otro empresario 110 millones de dólares en sobornos a cambio de los derechos de cuatro ediciones de la Copa América.

Ambos imputados llegaron a los tribunales federales de Buenos Aires junto a sus abogados y se dirigieron al juzgado de Claudio Bonadio, donde se pusieron a su disposición.

Después los empresarios salieron del edificio donde está el juzgado escoltados por personal de Interpol, con sus manos esposadas y cubiertas por prendas con el fin de ocultarlas de las miradas de los periodistas y fotógrafos que estaban presentes. Los Jinkis fueron introducidos en sendos automóviles para ser llevados a un lugar de detención del cual no se informó.

A la salida del juzgado, Jorge Anzorreguy, abogado del mayor de los Jinkis pero quien se refirió a la situación de ambos, dijo a los periodistas que a los acusados se les leyó “un acta en el que se les comunica que se ha solicitado su detención y que se va a estar a la espera de la documentación que remita Estados Unidos”.

Posteriormente, el abogado dijo a The Associated Press que “hay que esperar” que Estados Unidos “envíe la documentación necesaria para que las autoridades argentinas evalúen si es procedente o no (el pedido de) la extradición”, para lo cual éste debe cumplir con las garantías procesales pertinentes.

El juez decidirá donde quedarán detenidos los empresarios mientras llega la documentación legal.

Anzorreguy pidió para su defendido la prisión domiciliaria por tener 70 años y supuestos problemas de salud.

Los Jinkis deberán decidir si desean someterse a un juicio de extradición en Argentina o aceptan ser enviados a Estados Unidos. Según la agencia oficial de noticias Télam, abogados estadounidenses viajarán al país sudamericano para entrevistarse con ambos de manera informal.

Un tribunal federal de apelaciones de Buenos Aires había rechazado el martes un pedido de los empresarios para quedar eximidos de prisión mientras se define el requerimiento de extradición.

Junto con Alejandro Burzaco, ex presidente de Torneos y Competencias, los Jinkis están acusados en Estados Unidos por sobornos, lavado de dinero y crimen organizado.

Días atrás, Burzaco se entregó a la justicia en Italia, donde sufre detención domiciliaria, y ha manifestado su voluntad de ser extraditado.

Los Jinkis y Burzaco fueron denunciados por las autoridades fiscales argentinas por evasión tributaria, asociación ilícita fiscal y lavado de dinero. La denuncia recayó en el juez argentino Diego García Berro.

Por el escándalo de la FIFA hay catorce acusados por distintos delitos de corrupción.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Copyright 2015 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Read or Share this story: http://bit.ly/1Ll5KNW