LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Tres empresarios argentinos, uno de ellos clave en la industria del fútbol, cumplen una semana prófugos de la justicia y la presión sobre ellos se intensificó el miércoles, cuando la Interpol los incluyó entre las personas más buscadas del planeta por estar involucrados en el escándalo que sacude a la FIFA.

Alejandro Burzaco, cuya influencia en el balompié sudamericano es tanta que suele decirse que es un presidente paralelo en la Conmebol, es la cabeza más visible de ese trío que completan Hugo Jinkis y su hijo Mariano.

Burzaco, de 50 años, es presidente de Torneos y Competencias, mientras los Jinkis son dueños de Full Play SA. Ambas empresas argentinas, principalmente la primera de ellas, tienen su fuerte en la televisación de partidos internacionales tanto a nivel de clubes como de selecciones. Hugo Jinkis tiene 70 años y su hijo 40.

Los tres figuran en una lista de seis personas vinculadas con el escándalo de la FIFA y sobre las cuales pesa el alerta roja de la policía internacional acusados de crimen organizado, sobornos y otros delitos. Eso significa que pueden ser arrestadas si viajan a cualquier lugar.

Sobre Burzaco no está claro si se encuentra fuera o dentro de Argentina y sus abogados no han hablado públicamente sobre el tema.

Copyright 2015 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Read or Share this story: http://bit.ly/1Iqt8J4